Relajación

En la sociedad que vivimos cada día es mayor el nivel de estrés que sufrimos y como consecuencia de ello a veces es prácticamente imposible reducir nuestra tensión física y mental. Para ello la relajación se han convertido en uno de nuestros mayores aliados para combatir el estrés. La relajación es despertar, un proceso en el que entramos en calma en el que tomamos conciencia de lo que sucede a nuestro alrededor hasta encontrar la paz interior.

Técnicas de relajación

La relajación mental es la clave para conseguir un equilibrio en nuestro cuerpo y alma. A través de ella encontramos las verdades y respuestas que la mente nos está pidiendo. Es nuestro subconsciente el que nos hace ver a través de los sueños y el estado emocional qué es la paz y cómo recordar nuestra esencia para volver al estado de equilibrio. Son distintas las técnicas de relajación que encontramos a nuestra disposición para dar forma a nuestro metabolismo y la respiración:

  • Relajación muscular progresiva de Jacobson: es una de las técnicas más sencillas. A través de ella establecemos dos pasos diferenciados. Por una parte deliberamos la tensión a una pequeña parte de nuestros músculos para posteriormente liberar la tensión previamente inducida y dirigir la atención mientras que los músculos van relajándose.
  • Meditación: es la forma idónea para conectar con nuestros sentimientos y pensamientos, pero sobre todo, con nuestro ser superior. Pues en ella, nuestra atención es liberada a través de la recitación o respiración. Esta técnica se focaliza en el Dios de las religiones teístas, como el budismo o el hinduismo.
  • Relajación autógena de Schultz: esta técnica basada en la autosugestión se basa en la concentración pasiva de las sensaciones físicas.
  • Sonoterapia: los sonidos son la vía perfecta para generar una experiencia positiva a nivel físico, emocional, energético y espiritual. Los cuentos tibetanos son los grandes protagonistas de esta modalidad.
  • Visualización: descubre todas las imágenes que te resulten mentalmente agradables y repite ese proceso.

Cómo relajarse

Si hay una regla principal para aprender a relajarse son las vivencias y experiencias positivas. Ellas son las encargadas de traer paz a nuestro interior. Estos 4 consejos para relajarte te ayudarán a mantener tu cuerpo y mente en estado de equilibrio.

  • Meditación y mantra: dos veces al día bastarán. Unos minutos dedicados a la meditación y acompañados de un mantra poderoso permitirán aumentar tu nivel de concentración y sobre todo ascender a tu ser interior.
  • Desconexión: lo importante eres tú. Mantener un espacio de tiempo personal para cuidarte a ti mismo será la clave para tomar la vida desde otra perspectiva.
  • Rutina de ejercicio: el deporte te permitirá liberar endorfinas con las que mantener activo tus estados sensoriales. Si practicas yoga tendrás la oportunidad de sentir el aire por dentro y por fuera, una experiencia con filosofía.
  • Elimina los pensamientos negativos: soluciona paso a paso los problemas del día a día y evita todo lo que sea tóxico o desagradable.

Y recuerda, si quieres vivir una vida plena, vive el día a día, el presente. Identifica tus preguntas, tus necesidades y podrás conocerte a ti mismo. Céntrate en el aquí y ahora.

Abre tus sentidos para no perderte nada de lo bello y hermoso que te rodea.
Pablo Picasso.