Estrategias para salir de la zona de confort

Las claves para salir de la zona de confort

Últimamente se habla a menudo de la zona de confort y de cómo salir de ella. Y es que, como su propio nombre indica, en la psicología la zona de confort es un lugar que nos protege de nuestros miedos e inseguridades y nos da abrigo. Se trata de un lugar que nos resulta familiar, del que nos cuesta salir, pero ¿por qué salir?

Al mismo tiempo que nuestra zona de confort nos protege, la zona de confort nos hace más débiles. Como se trata de un lugar donde nos sentimos cómodos, ya no buscamos nuevos estímulos ni encontramos motivación e interés para perseguir lo que queremos. Nos quedamos estancados.

Los peligros de la zona de confort

WindNight || Shutterstock

Además, en la zona de confort también se encierran también cosas incómodas. Cosas que forman parte de nuestro día a día y que no nos benefician. Puede tratarse de un trabajo que nos angustia, de una relación de pareja que nos deprime o de una amiga que nos manipula.

El caso es que salir de tu zona de confort no hará que pierdas nada valioso, al contrario, se trata de una forma de crecer como persona, de conocer nuevos amigos, nuevos lugares y nuevas culturas. La zona de confort te hace libre y te invita a madurar en lo relacionado a tus emociones y en general, estimula tu bienestar.

¿Cómo salir de la zona de confort?

Si salir de tu zona de confort te da miedo debes saber que no significa hacer un cambio radical en tu vida. No tienes que dejar a tu familia ni tu trabajo. Aunque es un concepto que asusta, podemos darte algunas claves para salir de la zona de confort para que consigas dar pequeños pasos hacia el mundo exterior. Y al contrario de lo que parece, tienes mucho que ganar, sobre todo en tu autoestima y seguridad.

Pasa tiempo contigo mismo

A veces lo más difícil de salir de la zona de confort es saber hacia donde dirigirnos. Vivimos con una rutina tan marcada que apenas tenemos tiempo para pensar en nosotros mismos. Nos levantamos, vamos a trabajar, intentamos ahorrar para irnos de vacaciones, para comprar regalos, para cuidar a nuestros hijos o para estar con nuestra pareja. Pero, ¿qué nos gustaría hacer en realidad? La sociedad nos dice que tenemos que ser productivos, ganar dinero y formar una familia. ¿Es lo que te apetece?¿Te gustaría hacer algo más? Hacerte estas preguntas te ayudará a saber qué es lo que quieres en verdad. Así que esto te ayudará a aumentar tu motivación efectivamente porque este es el mejor para salir de la zona de confort el hecho de conocerte a ti mismo, pensar un rato al día, relajarte y tomarte tu tiempo te ayudará a saber hacia donde quieres ir.

Estar motivado

KieferPix || Shutterstock

Trabaja duro

Salir de la zona de confort no se consigue siguiendo nuestra rutina de siempre, sino que cuesta trabajo. Marcarse un objetivo y trabajar para conseguirlo forma parte del plan, y esto requiere algo más de esfuerzo que el del día a día. Seguramente tendrás que sacrificar algo de tiempo que dedicas a otras cosas, pero si es lo que realmente quieres, seguro que vale la pena. Se trata de una inversión de tu tiempo que te dará muchas herramientas para crecer en tu vida. Estudiar, viajar, leer… nunca es demasiado tarde y tendrás que pensar en lo necesario para conseguir aquello que deseas. Lo importante es no quedarse quieto.

Cómo aumentar la motivación

Antonio Guillem || Shutterstock

Busca compañía

Salir de la zona de confort puede ser muy complicado a veces, nos requiere un esfuerzo y una motivación que, en un principio, cuesta mucho conseguir. Caminar solos se hace más difícil, por eso, otra de las cosas que puedes hacer para salir de la zona de confort es encontrar a alguien que te acompañe en tu objetivo puede serte de gran ayuda, puede ser una amistad verdadera en la que confíes o familiares, no necesariamente tu pareja. Puede ser una persona que tenga el mismo objetivo que tú, alguien que hayas conocido en un curso al que te has apuntado para seguir tus intereses, o un terapeuta piscológico con el que vayas comentando los pasos que das. Lo importante es que tengas compañía y sientas el apoyo que necesitas.

Así que apuesta por cambiar la palabra nervios por ilusión y no dudes en lanzarte en una aventura. Todo lo que salga de ahí será algo bueno, y si te equivocas, siempre te quedará lo bueno de haber intentado algo.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios