Personalidad asertiva

Los rasgos de la personalidad asertiva que debes conocer

Una persona asertiva tiene una actitud positiva ante la vida. Es capaz de expresar y defender sus opiniones respetando las de los demás y posee un equilibrio interior que hace que sus emociones se puedan contagiar. Fíjate en los rasgos de la personalidad asertiva. Si conoces a alguien así, no lo dejes escapar y si eres tú ¡enhorabuena!

Especialmente en el ámbito laboral, se habla cada vez más de la importancia de la comunicación asertiva. Con este término, se está trasladando a los términos del desarrollo personal, una manera de ser específica, a un campo muy concreto: el de la comunicación. Es un valor al alza, porque efectivamente expresarte de manera asertiva implica ser capaz de transmitir, con firmeza, las propias ideas pero sin intentar imponerlas a toda costa, sino escuchando a los otros y respetando sus puntos de vista aunque no los compartas.

Efectivamente, la manera de comunicarse con los demás es uno de los rasgos más destacables de la personalidad asertiva pero no el único. Esa característica visible no es algo casual y espontáneo. Es la consecuencia de una serie de sentimientos y emociones complejas que hacen que una persona asertiva se manifieste de esa manera tan saludable a nivel mental y espiritual.

Características de las personas asertivas

La comunicación asertiva se puede aprender y trabajar pero el hecho de tener una personalidad asertiva es algo innato, igual que hay personas más negativas, personas más agresivas, personas autodestructivas o pasivas ante la vida… ¿Cómo es realmente alguien asertivo? Estos son los rasgos que le caracterizan:

Alta autoestima

El respeto hacia los demás que desprenden las personas asertivas tienen una alta autoestima porque siempre empiezan por ellos mismos. Son conscientes de sus valores y también de sus limitaciones, aceptándose en todo momento como son. Tienen una autoestima alta porque confían en sí mismos y por eso, transmiten seguridad en sí mismos y a los que les rodean.

Cómo es una persona con autoestima alta

(Fotovika) || Shutterstock

Capacidad de decisión


Expresan sus ideas porque realmente creen en ellas y no les cuesta decir claramente “sí” o “no”. Ante una situación determinada, hacen su propia valoración partiendo de las propias convicciones y escuchado las sugerencias que puedan hacer otros. Al final, no les supone un problema tomar la decisión que creen conveniente: “acepto la propuesta” de manera positiva, o “la asumo” pero expresando y dejando constancia de mi disconformidad.

Serenidad y equilibrio interior

Tal vez sea esa facilidad para expresar lo que piensan y también lo que sienten lo que consigue que estas personas, por lo general, no guarden ni alimenten emociones negativas como el rencor, la envidia o el deseo de venganza. Aprenden con cada experiencia y asumen tanto sus éxitos como sus fracasos como parte de la vida que son. Controlan bien el estrés incluso en situaciones difíciles. Su tranquilidad de espíritu les ayuda a atraer las energías positivas y resulta envidiable.

Extrovertidas

Es una consecuencia de todo lo anterior. Una persona asertiva está siempre abierta a comunicarse con los demás. No le cuesta abrirse a su entorno y conocer gente nueva. Escucha con verdadero interés teniendo muy claro que su opinión también merece ser oída. Por eso, en general, son gente muy valorada en su entorno familiar, social y laboral.

¿Quieres saber si eres una persona asertiva y qué es todo lo que implica? Prueba la calculadora de asertividad y demuestra en qué grado puedes tener esta habilidad social.

¿Son perfectas las personas asertivas?

Hay que dejar claro que la personalidad es algo muy complejo. Los rasgos descritos son los que suelen prevalecer en alguien asertivo, pero no quiere decir que todos se den a la vez ni en el mismo grado (nadie es perfecto). Por otra parte, algunos de esos rasgos pueden, en ocasiones, tener su lado no tan positivo, por ejemplo:

Precisamente su seguridad y el hecho de ser una persona con alta autoestima pueden provocar cierto rechazo en personas que se sienten “avasalladas” ante tanta auto confianza en las propias afirmaciones (o negaciones). Una persona asertiva escucha y respeta, pero es difícil hacerle cambiar de opinión.

Otro rasgo característico que puede tener una doble cara es el hecho de ser relativamente exigentes a la hora de seleccionar a sus amigos. No se trata de un sentimiento de superioridad frente a los demás, simplemente alguien de carácter asertivo, huye de las personas con sentimientos “tóxicos” si comprueba que no puede hacer nada por cambiar sus ideas y su actitud.

Mariola Báez

Mariola Báez

Periodista, redactora especializada en temas de salud, psicología, nutrición, belleza y fitness, con más de 10 años de experiencia escribiendo sobre estos y otros temas.

Comentarios

comentarios