Significado de los sueños

¿Cuantas has veces tenido un sueño que has intentado descifrarlo? O, por el contrario, ¿has olvidado lo que has soñado? La interpretación de los sueños es fundamental para comprender nuestro estado emocional, pues mientras soñamos tenemos la oportunidad de responder a todas las cuestiones que nos planteamos a lo largo del día mientras estamos despiertos.

Tipos de sueños

Hay sueños comunes, sueños raros y extraños, sueños que tendremos frecuentemente y otros sueños que por el contrario sólo aparecerán una vez en nuestra vida. Ya lo dijo Sigmund Freud, la mente de las personas está preparada para asociar un sin fin de símbolos y elementos con los que reflejamos nuestras sensaciones.

rezo de agradecimiento

Soñar con agua

Los sueños con agua son el símbolo de la vida. Un sueño que aporta alegría y prosperidad, pero también es el reflejo de los miedos a tomar nuevas decisiones.
Soñar con agua

Rezos cristianos de Amor

Soñar con dientes

El hecho de soñar con dientes es interpretado como el crecimiento personal hecho realidad. Sin embargo, el significado de los sueños con dientes establece que el ser necesita madurar porque está atascado en la infancia.
Soñar con dientes

plegarias cristianas de proteccion

Soñar con animales

En los sueños con animales las connotaciones son positivas y negativas. Destacamos tanto el equilibrio emocional del ser como la lucha interna.Soñar con animales

Qué significan los sueños

El mundo onírico, gracias a la experiencia y a los distintos estudios ha podido clarificar qué significa cada sueño y descubrir qué hay detrás de cada uno de ellos. También sabemos que los sueños contribuyen en gran parte a reestructurar nuestro ser y nuestros pensamientos, pues nos dan las fuerzas y señales necesarias para afrontar los problemas de la vida, favoreciendo nuestro aprendizaje espiritual y tener la oportunidad de ser felices.

El significado de los sueños, nos permite acceder a nuestro subconsciente para expresar nuestros deseos y sensaciones. Y es que los sueños son producto de estímulos externos e incluso nuestros propios pensamientos: los temores, recuerdos, deseos y miedos. Por tanto, en el proceso del sueño nuestra mente, cuerpo y espíritu se unifican para formar un todo en el que conocemos todo lo relacionado con nuestra personalidad