La esmeralda es una piedra energética destinada a neutralizar la energía negativa. Las propiedades energéticas de la esmeralda la convierten también en una piedra ideal para trabajar sobre el equilibrio y la regeneración. Al mismo tiempo, los beneficios de la esmeralda la convierten en un mineral perfecto para combatir la ansiedad y aliviar el estrés de la rutina diaria.


Igualmente, la esmeralda es una piedra preciosa verde conocida por ser la piedra de las hadas, de ahí a su sentido espiritual y a que sea empleada para meditar y favorecer la concentración, de modo que ayuda a conectarse con su propio ser. En este sentido, la esmeralda se corresponde con el cuarto chakra, el del corazón.

Propiedades y beneficios de la Esmeralda

Las propiedades de la esmeralda son conocidas por sus cualidades curativas. Tanto es así que ayuda a impartir la claridad mental, fortaleciendo la memoria. Así es como la esmeralda nos ayuda a dar fuerza al carácter para afrontar los reveses de la vida. Por tanto, entre los beneficios de la esmeralda destacamos su aporte al equilibrio físico, mental y emocional, pues tiene un efecto calmante en las emociones, ayudando a estimular la captación de la sabiduría de los planos mentales.

Rarezas

  • Caras
  • Fáciles de encontrar
  • la Esmeralda y sus propiedades curativas

    La esmeralda favorece la recuperación de las enfermedades infecciosas. Además las propiedades curativas de la esmeralda la convierten en perfecta para tratar los senos, pulmones, corazón, columna, músculos y alivia el dolor de los ojos. Incluso, la esmeralda es desintoxicante en el hígado, aliviando el reuma y la diabetes.

    Usos de la Esmeralda

    La esmeralda es conocida para tratar la epilepsia cuando la colocamos en el cuello, y es que su rayo ayuda a evitar enfermedades malignas. Generalmente, debemos ponernos la esmeralda en el dedo meñique, anular o en el brazo derecho. Pero cuidado, si la usamos con una alta frecuencia puede provocar emociones negativas.