El ágata es una piedra multicolor formada a partir de multitud de cristales de cuarzo. Entre las propiedades del ágata está su función del equilibrio físico, mental e intelectual. De manera que los beneficios del ágata van mucho más allá de lo que se ve y refleja en nuestro cuerpo, pues su impacto lo encontramos realmente en el fondo de nuestra alma. Esta piedra energética es capaz de actuar sobre tus estados de ánimo tranformándolos de negativos a positivos.




La extracción del ágata se produce a partir de las rocas volcánicas. Pese a ello no se trata de una piedra energética cara ni difícil de adquirir. Las ágatas son unas piedras llenas de simbolismos, puesto que dentro del significado de las piedras, el ágata es asociada por ejemplo con el matrimonio.

 

Ágata piedra energética

Propiedades y beneficios de el Ágata

El ágata es una piedra preciosa que aporta beneficios sobre la energía del organismo y aporta tanto equilibrio físico, como intelectual y emocional. El ágata estabiliza el ying y el yang. Su aplicación hace que las fuerzas positivas y negativas se equilibre para que la sensación de bienestar reine en tu organismo.

En cuanto a los beneficios psicológicos del ágata, su uso potencia la autoestima y la autoconfianza. Es capaz de favorecer el autoanálisis y eliminar las alteraciones que interfieren en tu bienestar. Asimismo esta piedra mejora tu percepción y concentración. Y en el aspecto amoroso, las ágatas con colores claros provocan una estimulación de tus recuerdos. En el aspecto emocional, llevar contigo las ágatas te ayudan a superar problemas sentimentales y te dan un impulso para volver a intentarlo. Por ello, en estos casos genera seguridad interna.

Por último, las ventajas espirituales del ágata conllevan a una estabilidad interna y un crecimiento espiritual que te haga asimilar positivamente nuevas experiencias de la vida. También existe una versión artificial de esta piedra que no aporta beneficios curativos.

Rarezas

  • Baratas
  • Comunes
  • Fáciles de encontrar
  • el Ágata y sus propiedades curativas

    Recurrir a las ágatas va a ayudarte a estabilizar tu aura, a la vez que eliminas energías negativas y las transformas en positivas.

    El efecto ‘limpiador’ del ágata es tal que, los beneficios los descubrirás tanto física como emocionalmente. Si colocas el ágata sobre tu corazón, la piedra curará aquellas enfermedades emocionales que impiden que disfrutes del amor. En cambio, si la colocas sobre tu barriga o la tomas como elixir, las ágatas ayudan al proceso digestivo y evitan el malestar.

    Otro de los tratamientos de esta piedra preciosa es que cura los ojos, el útero y el estómago. Además se encarga de limpiar el páncreas, fortalecer los vasos sanguíneos y curar problemas en la piel, entre otros.

    Usos de el Ágata

    Para conseguir los beneficios del ágata, debes sostener la piedra en tu mano, o colocarla sobre la parte del cuerpo que deseas tratar.