La turmalina es una de las piedras energéticas tradicionalmente empleadas con un fin protector. Las propiedades energéticas de la turmalina hacen que sea utilizada como un método de sanación y, tradicionalmente, fue empleada por nuestros ancestros en tiempos turbulentos. Al mismo tiempo, la turmalina puede ser una piedra chamánica perfecta para ayudarnos en la toma de decisiones. Los beneficios de la turmalina se centran en el interior de la persona y ayudan a vencer los miedos que uno siente.


La extracción de la turmalina se consigue a través de procesos manuales de minería y es fácil de encontrar por normal general.

Turmalina piedra energética

Propiedades y beneficios de la Turmalina

La turmalina es una piedra que purifica, limpia y transforma la energía densa hacia una energía más ligera. De esta manera tus chacras se equilibran y forman un escudo protector sobre tu cuerpo.

Las varas naturales de turmalina son ideales para la sanación. Estas se encargan de limpiar tu aura y tu alma, desbloquearte y acabar con la energía negativa. Además son perfectas para equilibrar y conectar los chacras. También las energías dévicas están relacionadas con las turmalinas, siendo beneficiosas para el jardín o las plantas, por lo que actúan como buen insecticida natural.

El uso de la turmalina hará que seas capaz de comprenderte a ti mismo y a los demás. Psicológicamente conseguirás potenciarás tu automestima, llegando a lo más profundo de ti. La turmalina tiene propiedades sanadoras y mentales, por lo que se encarga de cambiar los pensamientos negativos en positivos, y alinear los procesos mentales. En cuanto a las emociones generadas por la turmalina, las turmalinas marrones, rojas y amarillas mejorarán la sexualidad de la persona. Además, físicamente liberarás tensiones y equilibrarás tu energía. En función del color de tu turmalina, los beneficios podrían amplificarse hacia aspectos determinados.

Rarezas

  • Comunes
  • fáciles de conseguir
  • la Turmalina y sus propiedades curativas

    Las propiedades curativas de la turmalina residen en sus estrías laterales a la hora de potenciar el flujo sanguíneo. Además, las turmalinas tienen propiedades terapéuticas que sirven para acabar con los bloqueos e incrementar tu energía. En función del color de tu turmalina también podrás aliviar el dolor, acabar con dolores crónicos, el insomnio, trata los problemas de corazón, o los digestivos, entre otros.

    Usos de la Turmalina

    La posición ideal de las turmalinas variará en función del beneficio que quieras obtener. Para estimular los meridianos deberás poner el extremo apuntando a una dirección fija del flujo. Otro uso de la piedra es preparar esencias de gema. Estás aplicarán sus beneficios de forma rápida y eficaz.