Aprender a confiar: ¿cuándo es posible?

Cuando has sido víctima de una traición, confiar de nuevo en esa persona es misión casi imposible. Sin embargo, tarde o temprano tendrás que aprender a confiar de nuevo en otra persona, alguien que te demuestre ser merecedor de esa confianza. Pero también hay que aprender a confiar como parte del crecimiento y el desarrollo de cada uno. De pequeños acostumbramos a confiar en todo el mundo, pero a medida que nos hacemos mayores la confianza se va difuminando, y en la vida adulta hay que aprender a confiar.

Aprender a confiar después de una decepción

Cuando alguien a quien creíamos merecedor de nuestra confianza nos decepciona, tendemos a encerrarnos en nosotros mismos y a creer que nunca podremos confiar en nadie más. Ahí es cuando hay que aprender a confiar de nuevo, pero se trata de un proceso largo. Poco a poco la tristeza se irá apartando de nuestro camino y reharemos nuestra vida. Ese es el momento en el que aprenderemos a confiar de nuevo en la gente, pero es difícil fijar un margen de tiempo ya que el carácter de cada uno determinará cuándo está preparado para aprender a confiar de nuevo, de ahí a la importancia de saber gestionar nuestras emociones correctamente para seguir avanzando en nuestro camino.

(mimagephotography) || Shutterstock

Al principio es fácil que andemos con pies de plomo para asegurarnos de que no volvemos a ceder nuestra confianza en vano. Al fin y al cabo, la confianza no se puede regalar, es algo nuestro que se va generando a lo largo del tiempo, a través de la experiencia y las buenas relaciones; y tras una experiencia traumática nos costará reforzar esas relaciones. Es más, las emociones guardan un papel fundamental en este momento y quizá tengas que revisarlas porque durante ese periodo de tristeza algunas de tus relaciones se habrán reforzado y otras habrán perdido intensidad.

Aprender a confiar en uno mismo

No son pocas las ocasiones en que la desconfianza en los demás se basa en la falta de confianza que tenemos en nosotros mismos, así que si estás intentando aprender a confiar en tu pareja u otras personas, primero quizá deberías plantearte antes aprender a confiar en ti mismo. Se trata de algo que deberías aprender cuanto antes, ya que es un elemento básico a la hora de tejer relaciones con el resto del mundo y es la clave para tener una autoestima alta y consolidada. De lo contrario podrías acabar boicoteándote a ti mismo, lo que hará muy difícil que aprendas a confiar en nadie.

(Bohbeh) || Shutterstock

El primer paso para aprender a confiar en uno mismo es creer en ello y además, aprender a confiar en el universo que te rodea. Si te lo propones es porque confías en que lograrás el objetivo, algo perfectamente extrapolable a la confianza en el otro. Si no crees que puedas aprender a confiar en nadie probablemente fracases, pero si crees que ofrecer tu confianza a otras personas es posible al menos deberías intentarlo. También es cierto que confiar tiene sus fases y en este proceso de confiar de nuevo tanto en ti mismo como en otras personas requiere directamente se que seamos capaces de enfrentarnos al yo negativo que todos llevamos dentro y si no lo somos puede que estemos ante una de los riesgos más evidentes de tener la autoestima baja que, en este caso iría directamente vinculado con una carencia de estabilidad emocional.

Aprender a confiar desde cero

Ese mismo yo puede ser uno de los grandes hándicaps a los que nos enfrentamos al alcanzar la madurez y vernos obligados a aprender a confiar. Como decíamos anteriormente, la confianza no es algo que aparezca de repente, sino el fruto de una serie de relaciones con la gente que nos rodea que pueden ser más o menos intensas. A mayor intensidad, más confianza habrá, aunque el otro tendrá que demostrarnos ser valedor de nuestra confianza. Para ello, vencer nuestros miedos y temores, así como vencer al yo negativo, recuerdo de experiencias tóxicas, es elemental.

(Rawpixel.com) || Shutterstock

¿Cuándo llega el momento de convertirnos en adultos? Y surge la duda, ¿cuándo y cómo confiar en alguien? Una vez más, depende de cada uno. Nuestra infancia y nuestra adolescencia nos habrán marcado, tenemos un bagaje y una serie de experiencias, algunas positivas y otras tóxicas, que nos harán alcanzar el punto de madurez necesario para abrirnos ante el otro y ofrecer nuestra confianza antes o después.

Pau Sisternas

Graduado en Periodismo y comunicación por la Universitat de València. Postgrado en formación del profesorado de Español como Lengua Extranjera. Periodista, blogger, community manager, apasionado del deporte y atleta en mi tiempo libre. De Valencia, intento vivir de lo que más me gusta escribiendo en blogs. Aficionado a cualquier deporte, adicto a las series, creo que las películas se disfrutan más con palomitas. Aunque suene a tópico, a mi también me gusta leer, viajar y la buena comida.

Comentarios

comentarios