No tener sueños

¿Por qué nunca tienes sueños?

Si estás preocupado porque nunca tienes sueños, empieza por rebajar tu nivel de angustia. Lo más probable es que sueñes, ya que al menos el 95% de las personas lo hacen. Y menos mal, porque los sueños cumplen un papel determinante en nuestro equilibrio emocional y mental. Por el contrario, no recordar los sueños no tiene repercusiones negativas, según los psicólogos.

Estas podrían ser las razones por las que no recuerdas tus sueños

Aun así, puede que quieras encontrar una respuesta a ese “vacío” mental sobre lo que sueñas. Estas son las principales razones que lo explican.

1. Freud y su teoría de la represión

¿Quién no relaciona a este famoso neurólogo austríaco con el universo onírico? La Teoría de la Interpretación de los Sueños de Freud cambió radicalmente la visión sobre el funcionamiento de la mente humana. El mundo del subconsciente es la parte del individuo dónde se expresan nuestras emociones y sentimientos reprimidos. Los sueños son la manifestación más evidente de ese subconsciente y no los recordamos como mecanismo de defensa, porque representan preocupaciones o problemas que no podemos afrontar en este momento.

2. La dinámica de los ciclos del sueño

El proceso del sueño es más complejo de lo que pensamos. En condiciones normales, cuando no se trata de una persona con insomnio, el ciclo del sueño se divide en varias etapas que van desde el adormecimiento y el sueño ligero hasta llegar a la fase de sueño profundo. En este punto, entramos en la fase REM, caracterizada por el movimiento rápido e inconsciente de los ojos. Aquí se generan la mayoría de los sueños y solo si te despiertas cerca de este momento, eres capaz de recordar tus sueños.

3. La naturaleza fantasiosa de los sueños

Los sueños son, por definición, incoherentes y pueden estar plagados de imágenes absurdas y surrealistas. Tanto que a nuestro racional cerebro le cuesta procesarlas y, como consecuencia, las ignora, no las traslada al plano de la consciencia. Es probable que los sueños que recuerdas sean solo aquellos que plasman historias con una cierta lógica, los que generalmente son menos habituales. Por eso, estás convencido de que no sueñas.

4. El descanso reparador

Para muchos expertos en materia de sueño y descanso, las personas que duermen mejor son las que menos probabilidades tienen de recordar sus sueños. Por el contrario, quienes tienen un sueño ligero y se despiertan varias veces por las noches son las que se acuerdan de lo que sueñan. Esta explicación está relacionada con las fases del sueño que antes explicábamos. Así que, si piensas que nunca tienes sueños, puede que sea porque eres de los afortunados que duermen a “pierna suelta”, con un descanso verdaderamente reparador.

5. Distintas actividades cerebrales

Hay estudios recientes que ponen el foco en la diferencia de actividad neuronal entre unas personas y otras. Según esta teoría, recuerdan más lo que sueñan quienes tienen más activa el área temporoparietal del cerebro. Esta zona está relacionada con una mayor atención hacia los estímulos externos, es decir, una mejor reacción a los sonidos o las luces, estés dormido o despierto. Esto explicaría que tengas más facilidad para despertarte a media noche ante cualquier ruido o cambio de iluminación y, como consecuencia de esa interrupción, te acordases de lo que estabas soñando. Por el contrario, si tienes menos desarrollada esa actividad, dormirás de un tirón.

6. La alarma del despertador

Finalmente, puede que nunca tengas sueños porque siempre te despiertas a toque de despertador. No es un acto voluntario y agradable, sino una molesta situación en la que salimos del sueño bruscamente, con prisas y sin ánimo ni tiempo para desperezarnos lentamente en la cama y pensar en lo que estábamos soñando. Eso hace casi imposible tomar conciencia del sueño.

Gemma

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. No recuerdo un momento de mi vida que no esté ligado a la lectura y la escritura, una pasión que me ha llevado a realizar distintos cursos de Técnicas Narrativas. He desarrollado una carrera profesional diversificada, tanto en medios escritos como en Internet, dando prioridad a mi vocación por entender la complejidad del ser humano en todas sus facetas. Así, me he especializado en temas de Psicología, crecimiento personal, gestión emocional y nuevas formas de aprendizaje. Siempre intentando aportar desde mi visión y experiencia como mujer comprometida con la igualdad.

Comentarios

comentarios