El origen de los sueños eróticos

¿Por qué tenemos sueños eróticos?

Es probable que sean los que más te cuesta compartir, pero, los sueños eróticos son algo muy habitual y, además, te va a sorprender saber por qué los tenemos. Eso sí, hay que empezar a analizarlos con una mirada distinta, porque no todo es lo que parece. Intentaremos dar respuestas a todas tus curiosidades sobre este asunto.

¿Quiénes tienen sueños eróticos?

Según estudios de reputadas instituciones internacionales:

el 75% de los hombres y el 85% de las mujeres recuerdan haber tenido algún sueño erótico a lo largo de su vida.

Así que, ya ves, es tan común que no debería sorprendernos. También habría que decir, para poner los datos en su justa medida, que realmente solo representan un 1% de nuestros sueños. Y que, la etapa en la que son más frecuentes los sueños eróticos es la adolescencia.

Lo que realmente son los sueños eróticos

Pero, más allá de estadísticas, seguro que te interesa mucho más saber por qué tienes sueños eróticos. Vamos por partes. A menudo, el problema de recordar sueños sexuales no es tanto su contenido, como la persona que aparece en los mismos. Y eso porque todos relacionamos este contenido erótico con la infidelidad.

Sin embargo, a partir de ahora, te recomendamos que analices tus sueños eróticos pensando que es una conversación contigo mismo. Con ellos, la mente intenta dar salida a conflictos o situaciones no resueltas satisfactoriamente en el mundo consciente. ¡Ahora entiendes mejor por qué soñaste con tu jefe o con tu mejor amigo sin sonrojarte!


Eso sí, también hay sueños eróticos que surgen como un escape para liberarte sexualmente, piensa que la líbido se puede disparar mientras dormimos porque aumenta el riego sanguíneo en los genitales. Y, en muchas ocasiones, más que una salida a pulsiones sexuales, es una manera de reubicar sentimientos, una forma de entender nuestras relaciones afectivas de cualquier naturaleza.

¿Cuáles son los sueños eróticos más comunes?

De nuevo, es complicado establecer generalidades cuando hablamos de algo tan personal como el mundo onírico. Sin embargo, algunos detalles comunes se pueden extraer de los diferentes estudios que se van realizando. Entre las personas que relatan recuerdos sobre sueños eróticos, estos son los argumentos que más se repiten:

  • Infidelidades: Son más habituales las relaciones con alguien que no es la pareja habitual, pero esto no tiene nada que ver con un deseo de ser infiel. De hecho, parece que tiene mucho más que ver con los celos. Es un sueño frecuente en personas celosas.
  • Sueños eróticos con un ex: También son muy habituales, pero más que indicar una necesidad de volver, lo que está haciendo tu mente es cerrar una etapa o que han quedado temas pendientes por resolver.
  • Te lías con tu jefe: Este es todo un clásico dentro de los sueños eróticos y uno de los que peor nos hace sentirnos al recordarlo. Pero, como ya hemos explicado, no parece que tengas que preocuparte porque sientes una atracción sexual hacia tu jefe. Más bien tendrías que pensar si tienes algún tipo de inclinación por el poder, si aspiras a protagonizar puestos de autoridad, bien en el trabajo o en otros ámbitos de tu vida.
  • Te enrollas con alguien de tu mismo sexo: sobre todo si es una persona conocida, lo que implica es un deseo de profundizar en esa relación o, a lo mejor, simplemente tu mente ha asimilado que es una persona con la que pasas mucho tiempo.

En definitiva, tener cualquier tipo de sueño, incluidos los de índole sexual, entra dentro de lo normal. Siempre tienes que analizar los sueños como un mecanismo de procesamiento de información. Y, por supuesto, tener en cuenta que no tienes ningún control sobre lo que sueñas, al menos en principio.

Gemma

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. No recuerdo un momento de mi vida que no esté ligado a la lectura y la escritura, una pasión que me ha llevado a realizar distintos cursos de Técnicas Narrativas. He desarrollado una carrera profesional diversificada, tanto en medios escritos como en Internet, dando prioridad a mi vocación por entender la complejidad del ser humano en todas sus facetas. Así, me he especializado en temas de Psicología, crecimiento personal, gestión emocional y nuevas formas de aprendizaje. Siempre intentando aportar desde mi visión y experiencia como mujer comprometida con la igualdad.

Comentarios

comentarios