Rituales para época de exámenes

7 rituales perfectos para la época de exámenes

La época de exámenes es, sin duda, la peor que le puede ocurrir a un estudiante, ya que la responsabilidad y agobio que asume en ese periodo es mayor que el resto del año. Es por este motivo que muchas tienden a hacer una serie de rituales para que los exámenes se les hagan más amenos y sobrellevarlos.

¿Son válidos todos los tipos de rituales? ¿Son efectivos aquellos que intentan atraer a la buena suerte mediante técnicas? Repasamos los mejores consejos a continuación.

¿Qué rituales SÍ tenemos que hacer en época de exámenes?

Antes de nada queremos dejar claro que no sabemos a ciencia cierta la viabilidad y efectividad de las técnicas que utilizan ciertas personas para realizar un ritual. Por este motivo, tenemos que tener en cuenta que quienes hacen rituales con amuletos, que intentan atraer a la buena suerte o empleando cierta simbología hay probabilidades bajas de que salgan bien y, por tanto, tener éxito de cara al examen y a estudiar.

En cambio, lo que sí recomendamos son aquellos rituales o rutinas que tengan que ver con la conexión con nosotros mismos, siendo conscientes de nuestro potencial y sacando provecho del tiempo que tenemos. De todo esto es lo que te hablaremos a continuación gracias a las recomendaciones que te daremos.

Los 7 mejores rituales para sobrevivir en época de exámenes

A continuación, te damos una serie de ideas de rituales que te ayudarán a aprobar los exámenes organizándote bien y confiando en ti misma.

1. Prepara tu día con antelación y con la mente en blanco

Antes de ponerte a estudiar recomendamos que empieces con la mente en blanco. Para ello puedes hacer un pequeño ritual de meditación o yoga mañanero para despertarte, también puedes empezar el día haciendo ejercicio y haciéndote un desayuno.

Por otro lado, deberás también preparar lo que vas a estudiar. Para ello te recomendamos que planifiques tus jornadas, temas y asignaturas a repasar con tiempo. Dedica tiempo a dividirlo según el tiempo del que dispones al día. Este ritual de estudio es fundamental, recuerda planificarte.

2. Date un pequeño capricho inicial en la mañana

Si necesitas un pequeño empujón por la mañana, ¡pégate un capricho si lo ves necesario! Y no hablamos de uno cualquiera, sino de hacerte un buen desayuno con frutas y tostadas, ir a dar un paseo, dedicar un tiempo a tu serie o libro favorito, etc.

Es decir, empieza el día como más te gusta antes de ponerte a hacer cosas.

3. Crea un ambiente de relajación idóneo

Deberás tener en cuenta diferentes aspectos básicos de relajación y ambiente:

  • Un sitio donde no te molesten y estés a gusto concentrándote adecuadamente.
  • Crear un ambiente estable, con buena iluminación y propenso para que te concentres.
  • Ponte música relajante que te ayude a concentrarte, como la música clásica.

4. Es fundamental que descanses lo suficiente

También es esencial que te tomes tiempo en crear un ritual de relajación para irte a dormir por la noche adecuadamente. Y sí, te advertimos que debes dormir unas 8 horas, ya que, en época de exámenes, es habitual que te sientas muy cansada. Ante esto, lo mejor que puedes hacer es dormir aunque suene contradictorio. Esto te dará más fuerzas y te ayudará a rendir efectivamente.

Por otro lado, planifica durante tu ritual de preparación para estudiar una rutina para que te tomes descansos de 5 minutos cada 30 ó 35 minutos de estudio. El método más idóneo para ello es la técnica pomodoro, que es estudiar 35 minutos y descansar 5.

5. Ponte en modo avión completamente

Deja a un lado tu móvil, ponlo en modo avión o desconéctalo si es necesario. Además, avisa a los demás de que no te molesten y durante qué horarios no está permitido hacer ruido en casa. Si esto no es posible, puedes acudir a alguna biblioteca o centro de estudios para concentrarte.

6. Rinde lo que puedas: márcate metas y objetivos

Un ritual y rutina a la vez que funciona perfectamente a muchas personas es el hecho de marcar objetivos al estudio. A la hora de marcar objetivos es importante que se puedan alcanzar, que sean medibles y realistas.

Por ejemplo, puedes establecer que de 10 a 12h te aprendas el tema 1, mientras que de 12h a 14h lo dediques a la parte práctica de ese tema. Si ves que al final del día lo consigues, es porque el objetivo está cumplido y es eficaz; mientras que si no se cumplen, deberás ser menos exigente contigo misma.

7. El arte de la sencillez y el minimalismo estudiando

Despeja todo lo que tengas en tu escritorio, sé limpia en tus apuntes y usa menos papel y boli para dejar paso a lo digital. El minimalismo en el estudio ha llegado para ser una tendencia que está cada vez más a la moda.

De hecho, que tengas la mente más despejada y memorices más, simplemente las cosas ayudará a retener más información y avanzar positivamente. Tener un cuarto desordenado, con muchos bolígrafos o papeles encima de la mesa, no ayuda a que te concentres. Este ritual de limpieza debe ser diario y deberás adaptarlo como modo de vida para así ser fructífera en tus resultados.

David

Graduado en Marketing e Investigación de Mercados por la Universidad de Sevilla. Máster en Marketing Digital, Analítica y UX. He trabajado como blogger, Community Manager y creador de contenido para diferentes portales y sectores. Me apasiona el mundo de la tecnología y nuevas tendencias. Me gusta leer en mis ratos libres, aunque mi verdadera pasión son las series. Mi favorita, sin duda, es Friends. No puede llegar el final del día sin encontrar un momento de paz en el que relajarme y encontrarme en plena tranquilidad. Cuando tengo más tiempo libre suelo viajar, conocer sitios nuevos y probar su gastronomía

Comentarios

comentarios