Cómo establecer tus objetivos

Sigue estos consejos para plantear tus metas y objetivos correctamente

Si podemos encontrar una forma de entender la vida, podríamos pensar que es como un viaje. En nuestro camino veremos y viviremos todo tipo de experiencias, pero no iremos a ningún sitio si no tenemos un lugar donde llegar. Por eso, las metas que nos planteamos en la vida son tan importantes. Cuestiones como tener un objetivo en nuestra vida son complejas de formular pero a la vez esenciales.

Lo que pasa es que no todos tenemos metas personales, o no todos tenemos la suficiente motivación para seguirlas. Necesitamos algo más que nos lleve hasta ese punto. Suele pasar que ni siquiera sabemos lo que queremos. Existen ciertas normas establecidas en la sociedad que nos hacen pensar que deseamos ciertas cosas, y ni si quiera nos paramos a pensar en qué queremos de verdad. Por eso, un primer paso para plantear nuestras metas correctamente es conocernos a nosotros mismos, un proceso lento, pero que conviene ir formulándolo con el paso del tiempo. Sólo tenemos que escucharnos un poco más.

Qué puedes hacer para fijar tus objetivos personales

Es importante que entendamos que definir nuestras metas y objetivos nos tomará tiempo. No basta con pensar que es lo que has querido de pequeño, sino que tienes que tomarte un tiempo al día para pensarlo, para planear cómo conseguir cada meta y para darte cuenta de que esto es lo que quieres en realidad. Para fomentar esta parte de nuestro desarrollo personal, hoy te damos algunos consejos para fijar los objetivos personales que todos en el fondo tenemos, pero nos cuesta sacarlos de nuestro interior.

Lluvia de ideas

Seguramente has oído hablar de la lluvia de ideas, como un método que utilizan los creativos para su trabajo. Consiste en coger lápiz y papel y apuntar todo lo que se te ocurra. Pues bien, a la hora de definir nuestras metas, si andamos algo perdidos, podemos hacer lo mismo. Además, nos sorprenderemos cómo este proceso puede fortalecer nuestra autoestima y actuar de lleno en lo que buscamos. Por eso, te recomendamos que apuntes 20 metas en tu vida laboral y otras tantas en tu vida personal. Después, solo tienes que mirar el papel y ver qué es lo que realmente quieres, dónde quieres llegar, y luego, podremos dar el siguiente paso.

Traza un plan

Una vez has encontrado cuáles son tus metas personales, es importante no abandonarlas ni pensarlas como sueños imposibles. Ha llegado el momento de trazar un plan y ponerte manos a la obra hasta que lo consigas. Es la parte más emocionante, pues el principio de tu camino debe ser alentador y motivador, así que tenemos vía libre para dejarnos llevar por nuestras emociones y comienza a ponernos en marcha.

Está bien tener metas a largo plazo, pero no te olvides de los pequeños pasos. Toda gran meta se tiene que desmenuzar en pequeños objetivos esas ideas que nos aporten esa satisfacción personal que necesitamos para seguir motivados y no perdernos por el camino.

¿Cómo quieres que se te recuerde?

Otra de las grandes preguntas que podemos hacernos para saber hacia dónde dirigirnos en la vida es pensar en qué te gustaría haber hecho o cuál es el sitio donde quieres dejar huella en este mundo. No te preocupes si te faltan las ideas, puedes salir a caminar y relajarte. Así, conseguirás desconectar, conectar con tu yo interior y podrás observar el mundo desde otro punto de vista. Esta será la forma de entender hacia donde quieres ir.

Adaptáte a los cambios

Date cuenta que, durante el camino, encontrarás más de una piedra. Puede que alguna te bloquee durante un tiempo, puede que otra te haga tropezar y te duela más de la cuenta, pero estas piedras te harán más fuerte y te darán seguridad hacia tu meta. Es posible que en algún momento te desvíes, pero no te desmoralices. La clave para fijar nuestros objetivos reside en nuestra resistencia, así sigue caminando y no pares hasta que lo consigas. Todos tenemos miedo al cambio pero este se supera, así que a pesar de los obstáculos, como bien dice la frase disfruta de las vistas en todo momento y reflexiona todo lo que puedas. La vida es aprendizaje.

Practica la meditación

Como hemos dicho, es importante que el autoconocimiento esté avanzado para definir nuestras metas de la mejor manera posible. Una de las mejores formas de conocernos a nosotros mismos es practicar la meditación y despertar nuestro sentido más espiritual. Se trata de un momento de desconexión de todo lo que nos rodea y de centrarnos en nosotros mismos. Esto no quiere decir que tengamos que definir nuestras metas mientras meditamos, sino que con el tiempo y con la práctica, podremos encontrar la forma de saber mejor a dónde nos dirigimos.

Estas pautas te ayudarán a definir tus objetivos, a trazar a un plan. Pon cada una de ellas en marcha y recuerda: lo único imposible es aquello que no intentas.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios