Interés: una emoción positiva asociada a la motivación

Seguramente has oído hablar de la motivación en numerosas ocasiones. Sabes que es importante tener algo de motivación para realizar cualquier tarea, incluso para vivir. Se trata de una parte fundamental de la vida. Y siendo tan importante, a veces no nos paramos a pensar de dónde sale estas ganas, este interés. Cuando queremos hacer algo tenemos que buscar la motivación. Conocer más acerca de esto puede ayudarnos a darle más emoción a nuestra vida. Y aquí es donde encontramos la clave: el interés es una emoción fundamental que juega un papel realmente importante en la motivación. Y es que, es precisamente en la emoción donde debemos buscar la motivación.

A las emociones corresponde la fase previa a la acción. Siempre que actuamos lo hacemos movidos por una emoción. Esa es la principal diferencia que existe entre las emociones y los sentimientos, nos encontramos ante algo de carácter primitivo y que nace desde nuestro interior. Las llamadas emociones positivas hacen que tengamos la motivación para realizar la acción de una forma entusiasta. Por el contrario, las emociones negativas nos hacen querer abandonar.

Lo malo viene cuando nos preocupamos más por las emociones negativas, es decir, las que se asocian con una malestar, y dejamos atrás las positivas. Y es que, deternerse en disfrutar lo placentero que resultan las principales emociones positivas, resulta esencial para poder disfrutar de nuestra vida.

¿Cómo nos ayuda el interés?

El interés es la emoción responsable de estar centrado en algo. Es el motor que nos lleva a completar aquello que queremos, a movernos, a darle forma. Sin interés es muy poco posible que la acción que realicemos esté bien hecha. Y es que, cuando hay interés, hay mucho camino hecho. Por eso, existe una poderosa relación entre una emoción positiva como el interés y en nuestro estado emocional, pero más específicamente en cómo se encuentra nuestra autoestima, si está en un momento fuerte o por el contrario débil.

(Fotovika) || Shutterstock

Si tenemos un proyecto y perdemos el interés, seguramente caerá en picado. Cuando no tenemos interés en algo nos bloqueamos y nos estancamos. Por eso, dependiendo de en qué situación estemos, si creemos que nuestra autoestima es baja o se puede ver resentida, entonces tal vez lo que debemos hacer es reflexionar para buscar un modo de encontrar ese interés que nos falta. Esa motivación que hará que lo que consigamos esté bien hecho.

El caso es que, el interés no es algo que viene porque sí. Si estamos sentados esperando tener interés en algo nunca llegará. El interés hay que cuidarlo, y se cuida precisamente con ciertas actitudes, como la búsqueda, la investigación… tenemos que ganar seguridad en nosotros mismos para superarnos, es decir, proponernos nuevos retos y que vayan tomando forma con el interés por delante.

Cómo lograr la superación personal

Es importante ser consciente de que, si nos faltan emociones positivas como el interés, las emociones negativas pueden hacerse con el control. Por eso es tan importante saber expresar emociones negativas como lo son la tristeza, la ira, el miedo… son emociones necesarias, pero si las que nos generan bienestar no están, corremos el riesgo de caer en la depresión.

¿Cómo puedo fomentar mi interés?

Es importante mantener la motivación de las cosas que hacemos, y por eso, tenemos que cuidar el interés cuando vemos que está desapareciendo. En cuestiones como estudios, trabajo, o incluso pareja, tener interés es fundamental, y si queremos seguir con nuestro proyecto, sea cual sea, tenemos que cuidar algunas cosas que nos llevarán a recuperar ese interés que tanta falta nos hace.

tomertu || Shutterstock

Existen varias cosas que puedes hacer para mantener tu interés y tu motivación a la orden del día. Para empezar, realizar ejercicios de meditación e incluso de relajación puede serte muy útil. Sabemos que la meditación puede ayudarnos a controlar nuestras emociones y cuando estamos sumergidos en un mundo de estrés que nos hace decaer poco a poco, tener interés, ganas y encontrar la motivación es la clave.

A la hora de hacer una tarea, por ejemplo para recuperar el interés en el estudio, es importante que mantengas lejos los distractores y actúes sin pensar demasiado. A veces, la inactividad nos atrapa, y para conseguir recobrar el interés, simplemente tenemos que actuar. Existen otras veces en las que, la tarea o el proyecto en el que estamos involucrados no nos genera interés. Puede que sea el momento de intentar dejarlo atrás y comenzar con otras cosas que pueda motivarnos mejor.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios