Qué significa la motivación intrínseca

La motivación intrínseca, cuando te dejas llevar

La motivación es un arma fundamental en nuestra vida. Gracias a su fuerza podemos encontrar las ganas de vencer cualquier obstáculo, de trabajar y de aprender. Se trata de un motor que nos da las claves para triunfar en la vida. Pero en la psicología, cuando hablamos de motivación podemos hablar de dos grandes clases. La motivación intrínseca y por otro lado la motivación extrínseca. Se trata de dos partes de un todo que sigue siendo altamente necesario.

Estar motivado

KieferPix || Shutterstock

Si te viene a la cabeza la palabra motivación y el conseguir objetivos, seguramente pensarás en una motivación consciente, en la fuerza de un mantra o del placer de estar trabajando para conseguir aquello que deseas. Pero esto es solo una parte de la motivación. ¿Qué es aquello que nos da la fuerza para levantarnos por las mañanas? ¿Por qué una persona realiza un voluntariado? La motivación intrínseca es la que nos lleva a realizar cosas por el simple placer de hacerlo, ¿sorprendente verdad?

¿Qué es la motivación intrínseca?

Durante años se han estudiado las diferencias entre la motivación extrínseca e intrínseca, dos tipos de motivación muy diferentes entre sí pero que a la vez son complementarias. En este caso, el significado de la motivación intrínseca supone un acto inconsciente, por lo que hablamos de satisfacción, de superación personal y de la ausencia de incentivos adicionales. De este modo si queremos saber qué es la motivación extrínseca debemos de pensar al mismo tiempo en la autoestima alta y en deseo de superarse.

Desarrollar tu crecimiento personal

Anton Watman || Shutterstock

Para que lo entendamos de una forma más sencilla, podemos poner el ejemplo de una afición. Muchas personas pueden realizar una labor por el simple placer de hacerlo, como por ejemplo tocar el piano. Se trata de una tarea que produce placer por sí misma y no se hace buscando ningún fin determinado. Ese es el verdadero significado de la motivación intrínseca: lo que nosotros damos de nosotros mismos. Otra cuestión sería la de la persona que estudia matemáticas para poder conseguir el graduado escolar. Puede que no disfrute con las mismas, pero las necesita para conseguir su objetivo. En este caso la motivación sería extrínseca.

El poder de la motivación intrínseca

Cuando estamos motivados somos muy efectivos porque tenemos interés en algo, y si bien es cierto que un objetivo puede ser muy poderoso para darnos esa fuerza para trabajar duro, lo cierto es que la motivación intrínseca nos da un poder del que ni siquiera somos conscientes.

Una de las ventajas que tiene la motivación intrínseca es que las personas aprenden de los errores y no los ven como fracasos, sino como una forma de aprendizaje. Se trata de una forma de trabajar que no decae, y con la que se aprende constantemente. Además, cuando estamos motivados intrínsecamente, nos esforzamos al máximo, aumentamos la seguridad en nosotros mismos y nunca intentaremos tomar atajos y siempre estaremos mucho más concentrados, ya que es algo que hacemos porque nos apetece.

Cómo aumentar la seguridad en uno mismo

Eso sí, hemos de ir con cuidado, porque si añadimos premios a nuestra motivación intrínseca puede que la misma desaparezca. Es decir, imaginemos a un músico que toca por placer. Si el mismo comienza a cobrar por ello, puede que la motivación pase de ser intrínseca a extrínseca, y las canciones que componga se basen solo en la recompensa. Resulta curioso, pero el poder de la motivación intrínseca puede desaparecer, y el rendimiento se puede ver afectado por una retribución económica.

Cómo influir sobre tu motivación intrínseca

Y una vez visto que se trata de un arma poderosa, que nos permite, no solo crecer, sino también aprender y conseguir cosas asombrosas, podemos señalar algunos aspectos que pueden influir directamente en nuestra motivación intrínseca.

Así como hemos visto que las retribuciones económicas pueden hacer que la motivación intrínseca desaparezca, hay algunas recompensas que tienen el efecto contrario, como las muestras de admiración o de gratitud. Además, siempre podremos encontrar tareas que hagan que nuestra motivación intrínseca se despierte. Solo tenemos que encontrar algo con lo que disfrutemos. Se trata de una forma de despertar nuestra motivación.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios