Miedo extremo a caerse

¿Tienes miedo a caerte? Supéralo con estos consejos 

Perder el equilibrio y caerse es algo bastante habitual. No obstante, cuando alguien siente un miedo desproporcionado a caerse, entonces hablamos de basofobia. Sí, el miedo natural de caerse existe, pero, como en todas las fobias, la basofobia es un trastorno completamente irracional en el que las personas desarrollan una obsesión insana a perder el equilibrio y terminar en el suelo. Algo que puede alterar su día a día.

¿Cuáles son los síntomas de la basofobia?

Los síntomas que una persona con basofobia experimenta, suelen estar asociados a reacciones y respuestas fisiológicas. La ansiedad por caerse y romperse algo o hacerse cualquier otro tipo de lesión, es tal, que el individuo comienza a sentir, entre otros:

  • Una potente sensación de angustia. Es completamente incontrolable. Un temor exagerado que está directamente asociado a cualquier situación en la que pueda perder el equilibrio y caer.
  • Un aumento del ritmo cardiaco. Ante este miedo, el corazón comenzará a bombear mucha más sangre. Los latidos serán más constantes y las palpitaciones aparecerán.

Cuando una persona está en este estado de alteración, es normal que su respiración se descontrole. Comenzará a hiperventilar, por lo que el cuerpo no puede responder a esos niveles de oxígeno. Esto causará una clara deficiencia respiratoria. Una persona con basofobia, ante una situación de estrés vinculada a esta fobia, sentirá también debilidad en sus extremidades. Es posible que incluso experimente un desequilibrio generalizado en el cuerpo, algo que limitará sus movimientos y su capacidad de reacción.

También son frecuentes los problemas de visión. Es posible que, en un momento dado, la persona tenga la visión nublada o borrosa, algo causado por el aumento de la tensión arterial y la tensión muscular. La situación de tensión que vive el individuo puede derivar en un repentino dolor de cabeza, que se ocasiona por inflamarse las venas del cerebro por el incremento del flujo sanguíneo. También es posible que se experimente una sudoración excesiva, algo relacionado con las glándulas de la piel, que secretan más sudor como respuesta al aumento de temperatura corporal.

Cómo superar la basofobia

La basofobia debe ser evaluada y tratada por un especialista. Los métodos más efectivos que se utilizan para poder controlar estas fobias son las terapias cognitivo-conductuales.

Estas terapias se centran en modificar los patrones de pensamiento que producen el pánico a las tormentas en los individuos. Es decir, se intenta reprogramar la neurolingüística del cerebro. Algo así como intentar cambiar los pensamientos irracionales y negativos (catastrofistas hasta el extremo), por otros pensamientos más realistas.

La programación neurolingüística o PNL, es una técnica que intentará conocer y ahondar en el miedo en sí. Hay veces que la hipnosis puede ser una opción con resultados sorprendentes. La hipnosis intenta modificar los esquemas de la mente del paciente ahondando en ellos. Su finalidad es lograr que el individuo vea que ese miedo es completamente irracional. Una ilusión obsesiva que no responde a ninguna lógica.

Otra forma de afrontar la basofobia es exponiendo a la persona a la situación de miedo. Este tipo de métodos son muy usados en las fobias en general. Al principio, se debe medir el grado de afectación en las personas. No todo el mundo tiene el mismo nivel de basofobia. Además, también es necesario realizar una lista detallada de las situaciones que más estrés generan en el paciente. Así, se podrá exponer al mismo poco a poco, sin empezar por el escenario que más miedo y ansiedad le producen.

Para terminar, si hay alguna lesión anterior (muchas veces la basofobia está relacionada precisamente con experiencias pasadas), la fisioterapia puede ayudar mucho. Esta solución suele darse en personas que han perdido la movilidad parcial de algunas zonas de su cuerpo. Las sesiones de fisioterapia intentarán aliviar el dolor y ayudar a una pronta recuperación. Esta recuperación será esencial para que la basofobia remita.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios