No tengas miedo y toma tus propias decisiones

La libertad es uno de los valores más ansiados del ser humano. Desde el principio de los tiempos, se viene reclamando el ser libres. Y es que no hay nada que deseemos más, que ser los dueños de nuestra propia vida. Y es que, nadie quiere estar en manos de otros, y de hecho, nadie se merece que alguien manipule u organice su vida. Sin embargo, a pesar de que ansiamos la libertad más que nada, en ocasiones la toma de nuestras propias decisiones se nos hace un mundo. Hay quien decide sin miedo, pero hay quien se paraliza, hay personas que tienen miedo a tomar sus propias deciones y las causas pueden ser muy variadas. Nos encontramos ante miedos e inseguridades que se han convertido en un bloqueo para gozar de esa libertad que se busca.

Hemos de ser consientes que el miedo es una emoción, pero aun así hemos de ser conscientes también de la suerte que tenemos de poder elegir, y también entender que nuestra tarea consiste en decidir, y que equivocarse es una parte de ese proceso. Es imposible vivir sin equivocarse, por lo que, en cuanto aceptemos esto, podremos tomar mejores decisiones y vivir sin miedo. Al final todo es cuestión de tener una actitud positiva y de dejarse llevar.

Autoestima y toma de decisiones

Tener una autoestima alta y por tanto una valoración positiva de nosotros mismos puede hacer que tomemos mejores decisiones. Y es que, quererse y valorarse no significa pensar que lo hacemos todo bien. Por eso, las personas que tienen una buena y sana autoestima, también sabe que equivocarse es una opción, pero no se lo toman como algo personal, sino que siguen intentándolo hasta que dejan de errar. A veces, de las decisiones que salen mal salen cosas buenas.

El caso es que, nunca podemos saber cómo van a ir las cosas, lo único que podemos hacer es trabajar por conseguirlas. Para una persona sin autoestima, le será más complicado decidir, y lo más habitual es que no haga nada, esperando que pase algo, que lo más normal es que nunca pase. Por eso, una de las mejores cosas que podemos hacer por nosotros mismos es trabajar nuestra autoestima. De este modo, confiaremos más en nosotros mismos, trabajaremos mejor por conseguir aquello que queremos, no tendremos miedo a tomar decisiones, y aceptaremos las consecuencias, sean cuales sean.

¿Por qué nos cuesta tomar decisiones?


Como humanos nos equivocamos, y como humanos suele pasarnos también que dudamos. Aunque tengamos una fuerte autoestima y una alta inteligencia emocional, tener dudas es normal y tener miedo a tomar decisiones es algo que puede pasarle a cualquiera. Pero, ¿por qué tenemos miedo a tomar decisiones? ¿Qué nos pasa?

Las razones por las que nos cuesta decidir, ante una situación complicada, vienen de varias ideas que se alojan en nuestra cabeza. En algunos casos creemos que no somos capaces de tomar decisiones porque creemos que estas serán para siempre y que no las podremos cambiar. Además, te sentirás agobiado por si decepcionas a otras personas o por si no tomas la mejor decisión.

¿Cómo nos enfrenamos al miedo a tomar decisiones?

Es importante que, cuando vayamos a tomar decisiones, deberemos ser sinceros con nosotros mismos. Se trata de una cuestión fundamental para hacer las cosas bien, y también para elegir el mejor camino. La posibilidad de equivocarnos siempre estará, pero si vamos de nuestro lado, podremos solucionarlo.

No te preocupes por cambiar de opinión, es algo que nos pasa a todos. La toma de decisiones puede generar mucha ansiedad, pero recuerda que no todo ha de ser de por vida. Hasta lo que parece más perdurable se puede cambiar, si es lo que queremos.

No te obsesiones con tomar la mejor decisión, sino que elige la opción que te haga crecer más como persona y que implique un mayor desarrollo. De esta forma, te sentirás más orgulloso de ti mismo y podrás ganar puntos para solucionar cualquier error. Recuerda que todos tenemos derecho a equivocarnos, y que de ello, depende también la vida.

Share this post

Comentarios

comentarios