¿Qué son las inseguridades?

El miedo, el mejor amigo de las inseguridades

A estas alturas ya sabrás que tenemos diferentes tipos de emociones, y que básicamente se dividen en positivas y negativas. Las negativas no siempre son malas, aunque en casos como el del miedo, nuestro protagonista de hoy, hay que superarlo para vencer a nuestras inseguridades. De hecho, los conceptos de miedo e inseguridad van muchas veces de la mano, generalmente relacionados con la baja autoestima de quienes lo padecen; y como hemos dicho muchas veces no debemos dejar que nuestras emociones nos venzan.

La falta de autoestima y las inseguridades

La baja autoestima, la falta de confianza en uno mismo, son las principales causas de las inseguridades, ese miedo muchas veces infundado a las situaciones que nos propone la vida. Y en el momento en el que aparecen las inseguridades perdemos el control, lo que tiene graves consecuencias en nuestra vida personal, social o profesional. Nos encerramos en nosotros mismos, nos limitamos a hacer lo que sabemos hacer bien, sin ir más allá de nuestra zona de confort, nos cuesta relacionarnos con el resto del mundo, etc.

Cuando se nos presenta la oportunidad para hacer algo la rechazamos por ese miedo, esa falta de confianza y seguridad. ¿Podemos hacerlo? Es posible, más cuando tenemos las herramientas en la mano; pero si el miedo y las inseguridades nos lo impiden no nos atreveremos a dar el paso. Por eso hay que hacer frente a las inseguridades y a la falta de autoestima, tratar de reforzar poco a poco nuestra autoestima y de esta manera ganar confianza y atrevernos a dar esos pasos que a veces nos impiden dar las inseguridades.

Trucos para vencer las inseguridades

Para acabar con esas inseguridades y vencer nuestros miedos es importante abrir paso a las emociones positivas. Y, como hemos visto infinidad de veces, el primer paso para vencer nuestras inseguridades es ir venciendo poco a poco esos miedos para después centrarnos en nuestros objetivos. Para ello nos fijaremos una serie de objetivos a corto, medio y largo plazo. Serán objetivos realistas, que podamos cumplir, y nos servirán para ganar confianza a medida que los logramos. Y si fallamos en el intento siempre podemos aprender de ese fallo de cara al futuro.


También debes tener claro que el miedo no hace nada más que paralizarnos. Si te detiene, te ha ganado la partida antes de empezar, así que nunca le dejes tomar el control. Puedes utilizarlo como un símbolo de alerta, un aviso de que algo podría complicarse, pero nunca dejar que te impida conseguir tus objetivos. En este sentido, las inseguridades  hace que demos por sentadas cosas que no lo son, convierten en ciertas nuestras suposiciones -al menos en nuestra cabeza- y así es muy gestionar nuestras emociones y seguir avanzando.

Otra clave para ganar en seguridad es estar bien informados y formados. Una cosa nos llevará a la otra. No podemos quedarnos con la primera opinión que encontremos, nos guste o no, hay que buscar en diferentes fuentes, contrastarlas, comparar informaciones y opiniones y entonces contaremos con los conocimientos necesarios para afrontar la situación. Los miedos y las dudas se reducen a medida que aumentan nuestros conocimientos sobre un tema determinado.

Por esa misma razón, no hay que tomar nunca decisiones a partir de nuestras dudas, ya que lo más seguro es equivocarnos. Muchas veces merece la pena atreverse a dar el paso y asumir riesgos que calentarnos la cabeza en busca de excusas inverosímiles para evitar hacer algo. Por último, recuerda que no hay nadie esperando tu fallo. El miedo al fracaso genera inseguridades, pero por norma general la gente no espera el fracaso sino que confía en que logres tus objetivos, y no dudarán en apoyarte a vencer esas inseguridades.

Share this post

Pau Sisternas

Pau Sisternas

Graduado en Periodismo y comunicación por la Universitat de València. Postgrado en formación del profesorado de Español como Lengua Extranjera. Periodista, blogger, community manager, apasionado del deporte y atleta en mi tiempo libre. De Valencia, intento vivir de lo que más me gusta escribiendo en blogs. Aficionado a cualquier deporte, adicto a las series, creo que las películas se disfrutan más con palomitas. Aunque suene a tópico, a mi también me gusta leer, viajar y la buena comida.

Comentarios

comentarios