Síntomas de la angustia

Detecta los síntomas de la angustia y supérala con estos consejos

No es extraño que suframos angustia, de hecho, rara es la persona que hoy en día no haya sufrido alguna vez esta sensación. Y es que, en la época en la que vivimos, la ansiedad y el estrés están a la orden del día, y se trata de emociones negativas que van de la mano de la angustia. Algunos factores como la inestabilidad emocional, laboral o de otros planos es algo habitual hoy en día. Todo ello causa una incertidumbre de lo que será de nosotros en un futuro que puede causar la angustia. Existen diferentes grados de angustia que pueden ir de un simple malestar a un ataque de pánico.

La angustia se puede definir como un estado emocional en el que la persona que lo sufre se siente muy mal y es provocado por un miedo al cambio o a lo desconocido. No podemos confundir la angustia con el miedo ya que, mientras la angustia se basa en un miedo indeterminado, el miedo en sí, se puede relacionar con un objeto en cuestión.

Síntomas de la angustia

Si no sabes si padeces angustia, te podemos dar algunos tips que te ayudarán a identificar la angustia mucho mejor. Es importante que sepamos que nos está pasando, pues en cualquier caso, es el primer paso para poder superar lo que nos está pasando.

Si tienes angustia, seguramente te sentirás triste y verás como la pena te invade, de tal forma que no puedas pensar en nada más. Cualquier cosa que antes te proporcionaba placer dejará de hacerlo y no tendrás ganas de nada ni motivación para hacer cualquiera de las cosas que antes te movían.

Por otro lado, otro síntoma de la angustia  lo podrás notar en el trabajo, por ejemplo que baja tu rendimiento y tu humor se verá trastocado. Además, el sentimiento de culpa te acompañará y la ansiedad formará parte de tu día a día. También es habitual que todo esto influya en tu alimentación y se den ciertos trastornos, que te pueden llevar a comer mucho o a eliminar el hambre por completo.

¿Qué cosas nos causan tanta angustia?

No podemos dar unas causas concretas que originen este estado emocional de la angustia tan poco apetecible, pero sí que es cierto que, ciertas circunstancias que se nos presentan en la vida pueden dar lugar a que sintamos angustia.

Por una parte, viene siendo habitual entrar en este estado si sufrimos algunos accidentes que hayan puesto en peligro nuestra vida. Un accidente de tráfico, de avión o incluso un accidente laboral pueden hacer que desarrollemos ese miedo intenso. También por violaciones, secuestros o abusos la persona puede sufrir angustia. Ante todo esto, es fundamental aprender a gestionar las emociones para evitar que ciertas situaciones nos dominen.

Otros de los motivos que pueden desencadenar en angustia es la muerte de un familiar, haber perdido el trabajo o ciertos problemas emocionales. Y es que, cualquier situación que se nos presente como desastrosa puede dar lugar a que sintamos esta angustia.

Cómo superar la angustia

Es importante saber que la angustia es un estado que se nos presenta de forma habitual. No debemos dejarnos llevar por ella ni tampoco obsesionarnos por salir de la misma. El secreto está en identificar qué nos está pasando y aprender a controlarlo.

Una de la parte más importante que causa la angustia son los pensamientos negativos. Las rumiaciones y los pensamientos obsesivos o la negatividad en nuestra cabeza es muy peligrosa, por lo que controlar esos pensamientos será el primer paso para superar la angustia poco a poco.

Si vemos que no podemos solos, acudir a un profesional psicológico para saber cómo desechar los pensamientos negativos de nuestra cabeza será una buena opción. Solo tenemos que aprender tácticas para desacreditarlos y así, poder seguir con nuestra vida.

Otras técnicas para superar la angustia son por ejemplo, practicar la respiración, relajarse o practicar meditación, nos ayudará a terminar con la angustia. En la medida de lo posible debemos intentar hacer cosas que nos gusten y nos distraigan de la negatividad alojada en nuestra cabeza.

Share this post

Comentarios

comentarios