La guía definitiva para expresar una emoción negativa

Las emociones forman una parte fundamental en nuestras vidas. Las emociones positivas como la alegría, nos hacen sentirnos más fuertes, capaces de todo y dotarnos de una energía extra que nos viene muy bien para el día a día.

Por otra parte, las emociones negativas se relacionan más con el malestar. Un punto importante a aclarar cuando hablamos de emociones negativas como el miedo o la ira, no estamos hablando de emociones que son malas, sino que se llaman así porque se asocian al malestar.

El caso es que todas las emociones son importantes y necesarias. Todas forman parte de la esencia del ser humano y todas están pensadas para que nuestra supervivencia sea más eficaz. Es por eso que, aprender a comunicar una emoción negativa no es nada malo, sino de lo más necesario.

Si crees que pierdes a menudo los papeles y no sabes como expresar tu enfado, tu ira o tu agresividad, lo mejor será que tengas en cuenta estos consejos y consigas de esta forma, el efecto deseado para expresar aquello que sientes de la mejor manera posible.

La importancia de expresar tus emociones

En cualquier tipo de relación es fundamental que expreses las cosas que te hacen sentir mal, que te enfadan o te molestan. Es bastante habitual que haya personas que no quieran comunicar sus sentimientos, a veces porque no saben cómo, o a veces porque no quieren molestar.

Es importante que sepamos que se trata de un error, pues guardarse las emociones negativas puede desembocar en una pérdida de papeles que puede traer malas consecuencias. Y es que, como se suele decir, nos guardamos tanto las cosas que al final explotamos.

Piensa en cómo te sientes

Un primer paso para aprender a comunicarte correctamente es comprenderte a ti mismo. Si quieres expresarle a alguien tu malestar, lo primero que tienes que hacer es pensar en cómo te sientes exactamente.

Saber qué es lo que te pasa es fundamental para poder comunicar a los demás cómo te sientes. Por eso, te recomendamos que te tomes tu tiempo para poder identificar bien tus emociones. Además de saber cómo te sientes, también deberás averiguar cuánto te afecta. Si estás muy enfadado o poco.

Si no sabes qué te pasa o no puedes comunicarlo, te recomendamos que busques ayuda. Lo importante es no quedártelo dentro, pues puede explotar de formas desastrosas, para los demás o para ti mismo.

Busca una forma de expresión

A menudo, cuando nos sentimos mal buscamos una salida que no encontramos. Se trata de una gran cantidad de sensaciones que tenemos en la cabeza, sentimos en el estómago y son tan fuertes que nos acompañan siempre. Una forma de sacarlas sana es realizando alguna actividad artística, como pintar o escribir.

No se busca reconocimiento artístico, pero ayudarte con la pintura o la escritura, puede ser una forma de entender mejor cómo te sientes. Además, darás rienda suelta a tus emociones y te servirá para desahogarte.

No tengas miedo a llorar

Comunicar tus emociones no significa que tengas que responder al segundo ante aquello que te causa malestar. Para contestar de una forma sana e inteligente, será mejor que te tomes tu tiempo en saber exactamente que te pasa y cómo lo vas a expresar.

Por eso, una buena idea es que te intentes desahogar antes de dicha conversación. Llorar o gritar puede ayudarte a sacar tus emociones fuera y a poder afrontar la conversación de una forma más pausada. Por otra parte, el ejercicio físico también puede ayudarte a liberar cierta ira y ansiedad.

Las formas de liberar son variadas y cada uno puede escoger la que mejor le convenga.

Share this post

Comentarios

comentarios