Se puede aumentar el nivel de felicidad

¿Crees que todo va mal? Esto es lo que puedes hacer para ser feliz

Existen muchos tipos de personas, cada una con sus particularidades, sus rarezas y sus deseos. Sin embargo, si hay algo que todos los individuos tenemos en común es el deseo de ser felices. Y es que, a pesar de que la vida puede ser maravillosa en ciertos momentos, también hay veces que se vuelve más gris de lo que nos gustaría, y nos parece que todo lo que nos puede salir mal, sale mal. Un buen pensamiento es considerar que en cada paso que demos siempre hay un motivo para sonreír, para ser fuertes, avanzar y en definitiva ser felices a pesar de cualquier circunstancia que nos haga sentir vulnerables o desanimados.

Uno de los principales problemas que encontramos en nuestra búsqueda de la felicidad es que la vemos como un objetivo, cuando en realidad la deberíamos ver como un camino. Ser feliz todo el tiempo no es posible, pero sí que podemos introducir algunos hábitos para sentirnos bien  y mejorar nuestro día a día, conseguiendo ser felices la mayor parte del tiempo.

3 hábitos que nos ayudarán a ser más felices

Si bien es cierto que obsesionarse con ser feliz no nos llevará a encontrar antes este ansiado estado, lo que sí que podemos hacer es practicar ciertas actividades e introducirlas en nuestro día a día de modo que, la felicidad vendrá cuando menos nos lo esperemos. Y es que, es muy fácil ver el lado bueno de las cosas cuando no tenemos muchos problemas, pero ser feliz cuando todo nos va mal, es más complicado, aunque no imposible. Hoy te enseñamos cómo hacerlo.

1. Cuida tu cuerpo

Para conseguir un estado mental en el que estemos en paz, cuidar nuestro cuerpo haciendo ejercicio será un paso fundamental para lograrlo. Al hacer ejercicio no solo mejoramos nuestra salud, lo que hace que nos encontremos de mejor humor, sino que además, también nos hace liberar unas sustancias llamadas endorfinas que también son conocidas como las hormonas de la felicidad.

Además, cuando hacemos ejercicios tendemos a regular otros hábitos, nos apetece comer de forma más sana y pasar de ciertas actividades perjudiciales para nuestra salud como pueden ser el tabaco y el alcohol. Y es que, al sentirnos mejor con nosotros mismos y con nuestro cuerpo, también nos sentimos más felices, por eso, siempre es una buena idea practicar algún tipo de ejercicio, por pequeño que sea. Una de las prácticas más completas es la meditación, puesto que en la medida que nos ayuda a encontrar la paz, nos ayuda a conocernos mejor y a relativizar.

2. Sal de tu zona de confort

Muchas veces cuando las cosas nos van mal, tendemos a preguntarnos por qué en lugar de hacer algo para solucionarlo. El caso es que, si queremos que nuestra vida cambie, tendremos que cambiar algo de nuestra vida, porque si seguimos siempre haciendo lo mismo, no podremos encontrar la forma de mejorar nuestro estado de ánimo. Esto no es otra cosa que abandonar nuestra zona de confort, es la mejor vía para dejarnos llevar y para crecer. El cambio empieza ahí.

Para cambiar algo tenemos que cambiar primero nosotros. Identificar las cosas que nos hacen daño y no nos aportan nada, será el primer paso para dejarlas atrás y optar por otras nuevas. Algo que nos puede ayudar es aprender algo diferente cada día, es una forma de enriquecer nuestra mente y de encontrar nuevas pasiones que puedan aportarnos más felicidad a nuestras vidas.

3. Quejarse no sirve de nada

Es un problema que tenemos todos, y es que, estamos siempre con la queja en la punta de la lengua. Nos quejamos por todo, pero especialmente nos quejamos por cosas que no podemos controlar ni cambiar, como que hoy está lloviendo o que nuestro compañero de trabajo nos cae mal. Las quejas no sirven para nada más que para avivar nuestro mal humor y hacernos sentir peor. La realidad es que dejar de quejarse por un tiempo es muy beneficioso para nosotros, puesto que nos ayuda a ver cada cosa que nos rodea desde otra perspectiva.

Si queremos vivir de un modo más felices es fundamental que evitemos, en la medida de lo posible, las quejas de nuestras vidas. Te asombraría darte cuenta de la cantidad de veces que nos quejamos cada día, así que, si simplemente intentamos ser conscientes y separar las quejas que no sirven de nada, verás como tu humor mejora y tu felicidad aumenta.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios