Los tipos de felicidad y su significado

Los 5 tipos de felicidad que debes conocer

La felicidad puede presentarse de muchas formas, y nosotros también la podemos enfocar desde dos puntos de vista distintos: el positivo y el negativo. Ser feliz es algo beneficioso, permitirá que nos sintamos mucho mejor con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea, nos elevará la autoestima, etc., así que la enfocaremos desde este punto de vista positivo. Y a la hora de hablar de la felicidad y tipos de felicidad desde un punto de vista positivo hay que detenerse en un nombre, el de Martin Seligman.

Los tipos de felicidad según Martin Seligman

Martin Seligman es un psicólogo estadounidense que lleva años estudiando la felicidad desde el punto de vista positivo, y una de sus principales conclusiones es que las personas felices son mucho más sociales que las infelices. El secreto de ser feliz no está en la religión, la forma física, la belleza o el dinero, sino que está en el hecho de ser una persona que disfruta de las relaciones sociales, que disfruta de la vida. Además, el responsable del Departamento de Psicología de la Universidad de Pensilvania, habla de 5 tipos de felicidad.

La vida placentera

También conocida como emociones positivas, la vida placentera es uno de los tipos de felicidad más elementales que existen. A grandes rasgos consiste en ser feliz experimentando solo emociones positivas, ya sean sensoriales o emocionales. Pueden ser emociones muy breves o fugaces, y entre los ejemplos de esta felicidad, en la que no caben las emociones negativas, están la comida, una ducha caliente o disfrutar de la compañía de alguien que nos guste. Sin embargo, las circunstancias exteriores pueden controlar a estas personas.

Qué significa la vida placentera

La vida comprometida

Esta particular versión del compromiso, que se puede incluir en la vida placentera, se caracteriza porque el individuo disfruta de los placeres del exterior y utiliza su fuerza interior para implicarse al máximo en la actividad que desempeña. Así, no solo se basa en las circunstancias externas sino que también presta atención a las actitudes internas, produciendo una mayor satisfacción personal. Leer un libro, aprender a tocar la guitarra o enseñarle algo a alguien son buenos ejemplos de esta vida comprometida y feliz.


Qué significa la vida comprometida

Alena Ozerova || Shutterstock

La vida significativa

En el tercer tipo de felicidad ya no nos guiamos por las circunstancias exteriores, sino que el sujeto centra sus virtudes y fortalezas al servicio de algo exterior a él y que le da sentido a su vida. Esto hace que ese “algo” pueda cambiar radicalmente de una persona a otra, ya que no todos tenemos las mismas metas y objetivos en esta vida. Un buen ejemplo de esta felicidad significativa sería lo felices que somos al contribuir a un mundo más justo a través de acciones como el voluntariado.

 

Qué significa la vida significativa

Los éxitos y logros de la vida

Muchas veces hemos hablado en Refugio del Alma de la importancia de fijarnos unos objetivos que cumpliremos para aumentar nuestra autoestima. Pues bien, el hecho de alcanzar estas metas es otra forma de seguir creciendo personal y profesionalmente, y a partir de la confianza que ganemos al hacerlo nos acercaremos un poco más a la felicidad. Este es el cuarto tipo de felicidad de Seligman, que defiende que todas nuestras acciones deben tener una motivación.

Las relaciones: las mejores personas

Hay gente que solo es feliz cuando comparte su tiempo junto a otras personas, en general ayudando o haciendo cualquier otra actividad junto a ellas. El hecho de crear unos vínculos positivos con quienes nos rodean es otra forma de ser feliz, ya que todas las personas necesitamos ser parte de esta vida comunitaria y sentirnos queridos y apoyados para alcanzar la felicidad. Unas necesidades que implican dedicar un tiempo a ello.

Share this post

Comentarios

comentarios