Consejos para aprender a estar solo

Cómo aprender a estar solo y ser feliz

La soledad es algo que asusta a muchas personas, y la verdad es que no es de extrañar. Para empezar, a todos nos gusta tener a alguien al lado. Alguien con quien hacer planes y disfrutar. Alguien que te cuide y a quien cuidar. Alguien para quien seas una prioridad y te haga sentirte importante. Además, el ser humano es un ser social, por lo que estar rodeado de gente es algo que necesita para su supervivencia. Por eso es tan importante saber estar solos, sin pareja, sin tener dependencias en los otros. La sociedad en la que vivimos no hace ningún favor a las personas solitarias. Por todas partes, con mensajes subliminales o directos te dicen que estar en pareja es la única opción, o más que una opción, un fin. Solterones los llaman y se quedan tan anchos, como si tu felicidad la tuviera que completar otra persona que no fueras tú. Y lejos de todo eso, se puede estar feliz y disfrutar de la vida estando solo, que no te engañen.

Tanto estar en pareja como soltero, son opciones perfectamente válidas para ser felices. La diferencia está en que, para ser feliz en pareja, primero tienes que haber aprendido a estar feliz solo. Es algo fundamental y que mucha gente pasa por alto. Por eso, con tal de tener pareja, se aguantan ciertas cosas que solo nos proporcionan malestar. Y es que, el temor a estar solo no nos deja ver que es mejor estar solo que mal acompañado.

La importancia del amor propio

Uno de los grandes problemas que tenemos y que hacen que no sepamos estar solos se debe precisamente a nuestra falta de amor propio. Necesitamos que alguien nos confirme que valemos, que alguien apueste por nosotros, que alguien crea precisamente, en aquello que nosotros no creemos. Así, es nuestra falta de amor propio lo que nos hace saltar de una relación a otra, cuando lo que deberíamos hacer aprender a estar solos antes de dar otro paso hacia otra relación después de una ruptura dolorosa.

No queremos estar solos porque nos nos acompañamos bien. No nos queremos como deberíamos querernos y sabemos cuidar a los demás pero no a nosotros mismos. Por eso, es importante que cada uno cultive su amor propio para que aprenda a estar solo, valorar esos momentos y aprender a acompañarse a sí mismo. Porque en el momento que consiga esto, nunca más volverá a sentirse solo.

Consejos para aprender a ser tu mejor compañía

Lo cierto es que saber estar solo tiene grandes beneficios y puede ser mejor de lo que imaginas, solo tienes que sacarle partido y ver la parte positiva de todo esto. Puede que al principio se te haga un mundo o se te caiga la casa encima, pero con algunos consejos, conocerás el placer de la soledad, y descubrirás cómo ser tu mejor compañía.

Pasa tiempo conociéndote

El primer consejo para disfrutar de la soledad es que te des tiempo a conocerte, a ir construyendo lo que se conoce como el proceso de autonocimiento. Hacerlo te da el regalo del tiempo para ti mismo. Puedes pensar en ti, en las cosas que te hacen feliz y en cómo conseguirlas. ¿Siempre quisiste estudiar una carrera universitaria? Puede que ahora que tengas tiempo para ti mismo sea el principio. Cualquier cosa, un sueño o una aspiración. Tener tiempo para sentirse realizado es una de las ventajas de estar solo. Así que no te la pierdas.

Rodéate de gente que valga la pena

Si bien hablamos de estar solo, no nos referimos a que te conviertas en un ermitaño. También debes cultivar las relaciones sociales es importante, por eso, cuidar a tus amigos, hacer planes con otras personas, puede ser muy interesante y enriquecedor. Puede que en pareja hayas descuidado ciertas amistades, pero ahora puedes retomarlas o incluso conocer gente nueva. Y si te cansas, siempre puedes volver a estar solo, o mejor dicho, contigo mismo. Y esa es la gran diferencia.

Lleva una vida sana

La forma en la que comemos y nos movemos tiene mucho que ver con nuestro estado de ánimo. Si no llevamos una alimentación equilibrada, seguramente nuestro interior esté desequilibrado. Y es que, comer con los nutrientes necesarios nos da la energía para afrontar el día de otra forma. Ya lo sabes, al final, como decíamos estar feliz depende de ti principalmente.

Share this post

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios