Qué significan las leyes espirituales del universo

Las 7 leyes espirituales del universo

Para muchos, su objetivo en la vida es tener dinero y poder. El éxito se asocia a las riquezas, a los súbditos y a los bienes materiales. Sin embargo, si todo lo demás se pierde, si se está solo sin complicidad, tan solo con la compañía de personas que te desprecian y solo te quieren por tu dinero, la perspectiva cambia. Habrán muchas leyes para conseguir lo que se desea, para triunfar en el ámbito laboral o para ser el más rico de todos, pero para tener éxito, podemos basarnos en las leyes espirituales del universo que nos darán la energía que necesitamos para seguir nuestro camino.

Conoce el significado de cada una de las leyes espirituales

A continuación vamos a descubrir cuáles son las 7 leyes espirituales que conforman el universo y las conoceremos con todas sus características. ¡Toma nota!

1. Ley de la potencialidad pura

La primera ley espiritual es la Ley de la potencialidad pura: saber quiénes somos y ser fiel a nuestra esencia es algo clave para triunfar en el mundo espiritual. No importa el dinero que tengamos, que si no tenemos ideales, si no somos fieles a nosotros mismos, perderemos todo lo que importa. La Ley de potencialidad pura nos dice que es fundamental descubrir nuestra esencia natural y conocer quien realmente somos. ¿Y cómo se consigue esto? La meditación es una de las armas más completas para conseguirlo. Practicar la atención plena te ayudará a saber qué pasa dentro de nosotros y a aceptar las cosas tal y como vienen.

2. La ley de Dar

También conocida como la Ley de dar y recibir, se trata de una forma de vivir en armonía con los demás. Muchos preferirán recibir en lugar de dar, sobre todo los que piensan que el dinero es el mejor amigo de la felicidad y que hay que hacer todo lo posible por acumular el máximo que puedas. Pues bien, dar tiene su parte positiva, y es que, al dar mejoramos la autoestima, reducimos el estrés y conocemos más sobre nosotros mismos.

3. La ley del Karma


Todos hemos oído hablar del Karma, o dicho de otra forma, la Ley de causa efecto. Esto quiere decir que lo que hagas en la vida tendrá su consecuencia. De esta forma, si nuestros actos tienen malas intenciones, esa mala energía nos vendrá rebotada hacia nosotros. Gracias a esta ley, podemos ser mejores personas y podemos pensar que lo que hacemos tiene consecuencias, por lo que el karma nos ayuda a crecer.

4. La ley del mínimo esfuerzo

Dicho así, parece que se trate de una ley de vagos, pero la verdad es que es de las que más cuesta. Estamos acostumbrados a esforzarnos por cambiar las cosas, por controlarlo todo, cuando en realidad existen un sinfín de situaciones que escapan a nuestro control. Aceptar la vida como viene, sin cuestionarla ni quejarse, es la ley del mínimo esfuerzo. Si bien es cierto que para muchas cosas tenemos que esforzarnos, para otras tantas basta con hacerlas sin más, aceptar que no tenemos el control sobre todo y disfrutarlo.

5. La ley de la intención y el deseo

Esta Ley de la intención y el deseo nos viene a explicar que somos nosotros los que influimos en nuestro destino. No hay nada escrito, sino que lo vamos haciendo nosotros, atrayendo lo que queremos a nuestra vida y moviéndonos hacia esa dirección. Es importante añadir que esta intención y este deseo debe estar aquí y ahora, ya que solo el presente es la realidad.

6. La ley del desapego

¿Te imaginas cómo sería poder aceptar las cosas sin sufrir? La Ley del desapego nos dice que podemos ver las cosas desde otra perspectiva, que nos ayude más. Incluso, como hemos comentado en alguna ocasión el desapego emocional puede tener sus beneficios. Contactar con la naturaleza y con nosotros mismos nos ayudará a superar las circunstancias que nos presenta la vida y a mejorar cada situación a base de gratitud y de respeto.

7. La ley de Dharma

Según esta ley todos tenemos un don que podemos expresar de una forma diferente. Este don nos completa y nos permite ayudar a los demás, es algo que nos distingue porque lo hacemos mejor que nadie. Para saberlo debemos conocer nuestro yo espiritual, practicar nuestro talento y ponerlo a disposición del universo.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios