Para qué sirven los cuencos tibetanos

Descubre qué son los cuencos tibetanos y cómo se usan

No es ningún secreto que la música tiene propiedades que pueden ayudarnos a sanar tanto nuestro cuerpo como nuestra mente, y es que, el uso de los cuencos tibetanos está precisamente basado en el poder de estos sonidos y vibraciones. Seguro que alguna vez has visto uno de estos cuencos, puede que incluso lo hayas tocado o hay quien tiene alguno en casa, pero ¿sabes cuáles son los beneficios de estos cuencos tibetanos y cómo se usan? ¿Cómo nos ayudan en la meditación y qué función tienen? Ha llegado la hora de resolver todas las dudas.

Todos conocemos el aspecto de uno de estos cuencos tibetanos. Se trata de recipientes ovalados de metal, que hace siglos que los magos del Tibet los utilizan tanto para la relajación como para la meditación. Así, la función de los cuencos tibetanos es la de sanar dolencias físicas o psicológicas de nuestro cuerpo. Para conseguir estos efectos, es preciso que golpeemos el cuenco con un mazo de madera, lo que hará que se reproduzcan ciertos sonidos que serán la clave para lograr una buena conciencia emocional que en el fondo, todos buscamos.

Tal es el poder sanador de estos cuencos tibetanos que hace años que se utilizan en medicina alternativa, ya que son capaces de eliminar el estrés, conseguir un efecto revitalizante y aumentar el bienestar tanto emocional como físico, al tiempo que puede combatir diversas enfermedades. Eso sí, debemos saber cómo usar los cuencos tibetanos para saber sacar provecho de su poder.

Cómo usar los cuencos tibetanos

Para empezar, lo único que necesitamos para comenzar a usar uno de estos cuencos tibetanos, además del cuenco y la maza, es encontrar un lugar tranquilo. No servirá de nada que lo utilicemos en un lugar lleno de bullicio, donde no podamos apreciar el sonido y la vibración que estos artefactos producen. Hay que buscar un lugar que tenga buenas energías, que nos aporte paz y tranquilidad.

Para manejar, tocar y sostener el cuenco tibetano lo colocaremos en la palma de la mano izquierda ylo situaremos cerca del pecho. A continuación, con la mano derecha, intenta frotar las paredes del cuenco lentamente, puedes golpearlo, pero lo mejor es que consigas esa vibración e incluso ese sonido deseado, tan solo frotando suavemente el cuenco.

Poderes terapéuticos de los cuencos tibetanos

GingerKitten || Shutterstock


No te preocupes si no consigues hacer vibrar el cuenco tibetano a la primera, poco a poco le cogerás el truco y conseguirás notar la vibración de la que hablábamos. No debes mover la muñeca, sino que para hacer sonar el cuenco, lo mejor es que realices un movimiento con el brazo completo. Por otra parte, recuerda no ir demasiado rápido con los movimientos, frota el cuenco despacio hasta que se almacene la vibración.

No es sencillo utilizar de forma correcta el cuenco tibetano, por lo que si quieres aprender a usar bien un cuenco tibetano, te recomendamos que en primer lugar te armes de paciencia. De esta forma, conseguirás ese sonido tan armonioso y relajante que nos ofrecen los cuencos tibetanos. Recuerda que ser un maestro requiere de práctica y que, una vez hayas ensayado, conseguirás mejorarla para poder recrearte en las cualidades de esta música reparadora.

Beneficios de los cuencos tibetanos

Como ya hemos dicho, hacer sonar estos cuencos nos ayuda a encontrarnos mejor. A continuación repasamos cuáles son los beneficios de los cuencos tibetanos, de modo que tengamos una mayor aproximación a su mundo y a todo lo que nos pueden ofrecer.

  • Armonía en la mente. Hoy en día solemos estar cansados y descentrados. El ritmo de vida acelerado en una vida sedentaria, hacer que nuestra mente se disperse y se encuentre más cansada que nunca. La melodía de los cuencos puede ayudarnos a sentirnos mejor, a encontrar ese equilibrio entre cuerpo, mente y alma gracias a que nos conecta con nuestro subconsciente y nos permite sonreír a la vida.
  • Meditación. Uno de los usos más frecuentes de estos cuencos es el inicio de la meditación. Gracias a la música conseguimos entrar en un estado de paz interior que nos permite concentrarnos y también relajarnos.
  • Tratar el insomnio. Una persona que no duerme bien puede recurrir a la melodía de los cuencos tibetanos para conseguir dormir toda la noche de un tirón.

Ahora ya conoces más sobre los cuencos tibetanos. No dudes en comenzar a practicar con ellos y podrás encontrar el equilibrio que te ayuda a sentirte mejor cuando no te sientes al 100%.

Share this post

Comentarios

comentarios