Detectar las malas vibras

Las claves que demuestran si una persona tiene energías negativas

Cuando se habla de mala energía algunos piensan en espíritus o males de ojo. La verdad es que no tiene nada que ver con estas creencias, sino que, al referirnos a personas con energía negativa hablamos más bien de sus emociones. Una persona con estas características es una persona negativa, que con sus pensamientos crea un ambiente hostil a su alrededor, hasta el punto de atraer situaciones desagradables. El caso es que, somos nosotros los que creamos esas malas energías, y cuestión nuestra es también, protegernos de las mismas. Nuestros miedos, nuestros pensamientos negativos, nuestra inseguridad.... todo ello puede llevar a crear un ambiente de mala energía que vale la pena remediar. Y es que, el pensamiento positivo es la mejor arma contra las energías negativas.

Las claves para reconocer a las personas con energías negativas

Tristes, cansadas, quejicas... son algunas características de estas personas con energías negativas. Si quieres saber más, te damos algunas pistas sobre cómo detectar a una persona con mala energía para que puedas alejarla de tu vida.

Su apariencia

Aunque parezca extraño, las personas con energías negativas no engañan, sino que se ven venir de lejos. Seguro que puedes visualizar a esa persona de tu entorno que apenas sonríe. De hecho, la cara larga es su mejor atuendo y las quejas su forma de vida. Y es que, la persona con energía negativa se queja de todo, especialmente de lo que no tiene solución, como si quejarse sirviera de algo. Son personas cuyas energías les provocan tristeza, seriedad y amargura.

La tensión

Cuando estás cerca de una persona con energía negativa se puede notar la tensión. Se crea un clima hostil, que se hace evidente alrededor y del que quieres escapar enseguida. Los problemas comienzan a crearse alrededor y un aire de insatisfacción azota todo el ambiente. Las personas con mala energía suelen pensar que son gafes o tienen mala suerte, pero en realidad, ellos atraen, con su actitud, a los problemas.

Te roban tu energía

Seguramente alguna vez has quedado con alguien o has hablado con una persona que ha hecho que tu energía se esfumase. Puede que tú estuvieras contento hasta el momento de verla, pero después de tratar con esa persona te sientes algo más negativo y sobre todo mucho más cansado. Y es que, las personas con energías negativas absorven toda la energía de su alrededor convirtiéndola en pura negatividad. Esto les convierte en personas tóxicas de las que es mejor alejarse.

Cómo protegerse para que no absorban tus energías

Con estas características, seguro que has reconocido a más de una persona que se encuentra a tu alrededor y que está cubierta de energías negativas. A veces, pensamos que la solución más sencilla es alejarnos, sin embargo, esto no es siempre posible. Bien porque se trata de un compañero de trabajo o de un familiar del que no podemos escapar, o bien porque realmente queremos a esa persona y no nos planteamos como opción eliminarla de nuestra vida.

Las personas con energías negativas requieren más amor que nadie. Puede que esté pasando por un mal momento, y a nadie le gustaría que sus seres queridos le dejaran de lado por una época traumática. Lo que debemos hacer es darles más amor, aunque sea difícil, y no dejar que las energías negativas penetren en nosotros.

Como decíamos, el optimismo es la mejor arma que puedes utilizar contra la negatividad. Puede que la otra persona intente contagiar todo el ambiente con sus energías negativas, pero si tu positividad es fuerte, conseguirás vencer estas nocivas energías y no dejar que dejen huella en ti. Lo importante es evitar que te implique en los problemas o que la negatividad te contagie, por eso has de ser muy fuerte y muy positivo.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios