Cómo leer los registros akashicos

La guía definitiva para comprender todo sobre los registros akáshicos

Cada día es una nueva experiencia y una nueva oportunidad para afrontar lo que está por venir. Nuestra alma poco a poco va sumando nuestras aventuras. Pero de pronto llega un momento en el que reflexionamos y nos preguntamos cuál es nuestra razón de ser, si vamos por el camino correcto. Nos preguntamos miles y miles de cuestiones que sólo el tiempo nos puede revelar. Sin embargo, sí que podemos reflexionar en cierto modo sobre cómo es nuestra existencia, qué podemos hacer para mejorar por ejemplo. En todo este mar de dudas surge el concepto de los registros akáshicos y la forma en la que nos interpretamos a nosotros mismos.

¿Qué son los registros akáshicos?

Para comprender qué son los registros akáshicos tenemos que trasladarnos a la antigüedad. A la experiencia que el ser humano ha ido ganando a lo largo del tiempo. Al conjunto de emociones, sentimientos, pensamientos y vivencias que han marcado cada generación y por tanto, nuestra forma de proceder. De este modo, lo que hoy en día entendemos como registros akáshicos es algo que se ha formado con el paso de los siglos, es una mezcla entre la genética y la evolución del alma. Un punto de referencia en el que no sólo se ha sumado la experiencia directamente humana, sino que también la del resto de seres vivos y elementos.

Al mismo tiempo, se entiende que los registros akáshicos nos ayudan a conectar con un Ser Superior y es a través de ese ser superior con el que encontramos por fin nuestro guía espiritual. En este punto donde encontramos la funcionalidad de los registros akáshicos: la de darnos orientación. Por eso, se recurre a los registros akáshicos cuando se necesita ayuda para resolver nuestras preguntas.

¿Qué beneficios tienen los registros akáshicos?

Todos nosotros queremos canalizar nuestras energías. Cada lunes nos volvemos a preguntar qué podemos hacer para liberarnos del estrés, de la ansiedad del día a día. Los registros akáshicos, nos dan esta respuesta. Estos son los beneficios de los registros akáshicos a los que le debemos prestar atención por si todavía no nos hemos decidido a leer o abrir nuestros registros akásicos, ¡descúbrelos!

1. La liberación

Y cuando hablamos de liberación, hablamos de liberación emocional, espiritual, psicológica, una profunda sensación de bienestar, de encontrar el camino correcto. Esto es precisamente lo más importante de los registros akáshicos, el cómo nos puede ayudar a conectar con nuestras más profundas esencias.

2. La paz

Como consecuencia del punto anterior, los registros akáshicos nos ayudan a encontrar la sensación de paz, la sensación de estar haciendo bien las cosas. ¿El resultado? Tener una actitud más positiva ante la vida y ante lo que nos rodea.

3. Ser tú mismo

Desde el momento en el que abres tu registro, te invade una sensación de saber quién eres y cuál es tu razón para vivir, alejados de los prejuicios. Esto nos da seguridad y confianza en nosotros mismos, porque realmente los registros akáshicos iluminan nuestro camino y nos hacen vivir en el presente.

¿Cómo se pueden abrir los registros akáshicos?

Para abrir los registros akáshicos hay algunas preguntas que debemos hacernos. Por ejemplo, podemos preguntarnos sobre los proyectos que tenemos en mente, sobre el trabajo, sobre las creencias. Pero sobre todo podemos recurrir a la lectura de los registros akáshicos para preguntarnos sobre nuestras relaciones con los demás, sobre nuestros miedos, sobre las situaciones que nos bloquean, sobre aquello que somos incapaces de gestionar.

Preguntas para abrir los registros akáshicos

Las preguntas más importantes de los registros akáshicos, son aquellas que tienen que ver sobre nuestro aprendizaje, en torno a nuestra relación con nosotros mismos y en torno a nuestra relación con los demás. Por ejemplo, puedes preguntarle lo siguiente:

  • ¿Lo que estás haciendo en este momento, te hace feliz?
  • ¿Qué puedes hacer para mejorar como persona?
  • ¿Qué debes hacer para superarte en el trabajo?
  • ¿Cómo debería reflexionar en cada vivencia?
  • ¿Qué estoy haciendo mal en mi vida para estar estancado tanto tiempo?

Estas son solo algunas preguntas y posiblemente sólo tú sepas realmente qué otras preguntas puedes realizarte para desatar tus nudos emocionales y todo esto que llevas en tu interior y que en el fondo eres consciente de la necesidad de trabajarlo.

Consejos para abrir los registros akáshicos

Por último, estos son los consejos que necesitas para abrir los registros akáshicos correctamente y disfrutar de la plenitud:

  • Relájate: aprovecha este momento para desconectar de verdad, siéntete a ti y a tu cuerpo.
  • Elimina las expectativas: de ahora en adelante sólo importará lo que sientas, el resto mejor alejarlo de nuestra mente.
  • Déjate llevar: aprovecha de verdad esta actividad para crecer y para tomar el control. Si esa es la actitud, sólo te pasarán cosas buenas.

Ahora ya sabes todo lo que necesitas para conectar con tus registros akáshicos así que no dudes en poner en práctica esta técnica y no pares de crecer.

 

Tamara Gascó

Graduada en Comunicación Audiovisual por la UPV en la EPSG. Máster en Periodismo Digital y Multimedia por la UJI. Máster en Formación del Profesorado de Secundaria y Bachillerato. Actualmente trabajo como Social Media Manager. Me encontrarás leyendo una y otra vez libros de historia, pero la realidad es que en mis ratos libres me encanta aprender, formarme y comprender todo lo que tiene que ver con el proceso de desarrollo personal. Me inquieta y me apasiona este tema, sobre todo aquello que guarda relación con la gestión y la validación emocional, con el objetivo de fomentar nuestro aprendizaje para ser mejores seres humanos, valorando la importancia de cada creencia y proceso de aprendizaje.

Comentarios

comentarios