Desarrollar la conciencia emocional

Qué es la conciencia emocional y cómo se desarrolla

Todos identificamos esa parte de nosotros mismos que es la conciencia. Se trata de esos pensamientos que se instalan en nuestra cabeza y no nos dejan dormir. Esa responsabilidad que no hemos cumplido, esa ira que no hemos controlado o esas palabras que han hecho daño a otra persona y que ahora nos martirizan. Y por este camino, nos encontramos con el concepto de conciencia emocional, del que vamos a hablar en profundidad en las siguientes líneas, ¡sigue leyendo!

El término conciencia emocional significa algo más que el pensar si hemos hecho bien o mal nuestros actos, la conciencia emocional es aquella que nos dice qué hay detrás de lo que hacemos, por qué nos sentimos de una determinada forma o qué es lo que nos lleva a comportarnos de determinada manera. La conciencia emocional es aquella que se desarrolla cuando somos capaces de gestionar nuestras emociones y controlamos en la medida de lo posible esas situaciones más complicadas de afrontar. No es algo que todos tenemos, ni siquiera es fácil de conseguir. Todos nos hemos sentido alguna vez perdidos, nuestro ánimo decae y nuestras emociones se difuminan. Por ello, adquirir esa conciencia emocional requiere un trabajo firme y constante, por eso es tan importante conocerla y desarrollarla.

¿Para qué sirve la conciencia emocional?

Existen un sinfín de tipos de emociones, de hecho, hay tantas que seguro que una persona normal no podría identificarlas todas. De pequeños no suelen enseñarnos cómo nos afectan las emociones, no nos explican de dónde vienen ni para que están ahí. De hecho, muchas personas adultas huyen de la tristeza, como si fuera algo malo, cuando no entienden lo necesario que es. Las emociones nos remueven todo por dentro, y muchas veces llegan sin avisar. Si no las identificamos pueden provocar un auténtico huracán en nuestro interior, pero si desarrollamos la conciencia emocional, podemos gestionar cualquier emoción, conocer de dónde vienen y lo que es mejor, para qué. Identificar las emociones nos ayudará a sobrevivir y a tener más éxito en nuestra vida.

Desarrollar una buena conciencia emocional nos puede servir para no reprimir nuestras emociones, para mejorar nuestro bienestar psicológico, nuestros estados de ánimo y tomar con ello, mejores decisiones. Además, también podemos reconocer las emociones de los demás y establecer mejores relaciones. Además, si ponemos en práctica ciertas actividades para desarrollar una buena conciencia emocional, también podremos evitar algunos problemas como la depresión o la ansiedad entre otros.

¿Cómo se desarrolla la conciencia emocional?

Existen algunos métodos para conseguir desarrollar la conciencia emocional. Si estás interesado en tu desarrollo personal y quieres hacer todo lo posible por conseguir una buena conciencia emocional, te damos algunos consejos para que puedas crecer en este sentido.

Descubre qué quieres

El primer consejo para desarrollar tu conciencia emocional es descubrir lo que te produce motivación y lo que no. Son muchas las ocasiones en las que actuamos sin pensar en lo que queremos, simplemente dirigiéndonos hacia lo que nos han marcado desde pequeños. Reflexionar en este punto nos puede servir para desarrollar la conciencia emocional. Ignorar porqué hacemos lo que hacemos y no seguir los deseos de nuestro ser puede llevarnos a vivir en un equívoco. Es necesario pararse a pensar en qué hacemos y por qué lo hacemos, de modo que encontremos ese equilibrio que necesitamos.

Identifica tus emociones

Conocernos a nosotros mismos es un paso fundamental para desarrollar nuestra conciencia emocional. A veces, no prestamos atención a lo que sentimos, simplemente dejamos que pasen las emociones sin prestarles atención. Sin embargo, saber qué nos provoca miedo, ira o alegría, puede sernos muy útil para nuestro trayecto por la vida. Si sientes algo no lo dejes pasar, párate a pensar en cómo ha venido ese sentimiento y qué te lo ha provocado. De esa forma, podremos prevenir y provocar toda una serie de sensaciones y también sabremos como calmarlas. Se trata de un ejercicio de lo más efectivo para desarrollar nuestra conciencia emocional.

Fuentes consultadas:

  • Goleman, D. (2002). Inteligencia Emocional. España, Barcelona. Editorial Kairós.

Share this post

Comentarios

comentarios