Mindfulness en pacientes con cáncer

4 beneficios que tiene la meditación para pacientes con cáncer

Cada vez son más las personas que se lanzan a practicar la meditación, y no es para menos, ya que los enormes beneficios que tiene la práctica de la meditación están comprobados para una gran cantidad de enfermedades. Conocida por ser el remedio más eficaz para apaciguar el estrés y la ansiedad, la meditación también tiene grandes beneficios para las personas que sufren cáncer en el acompañamiento de su tratamiento.

Además, ciertos estudios psicológicos han comprobado que la meditación es uno de los remedios alternativos más efectivos para tratar el cáncer. Y es que, según las estadísticas, los pacientes con cáncer que practican la meditación se curan antes y también tienen menos recaídas.

La meditación refuerza el sistema inmunológico

Una de las consecuencias más favorables de la meditación es que nuestras defensas aumentan, y se trata de un hecho que está científicamente probado. Si conseguimos meditar cada día notaremos cómo somos más fuertes antes las adversidades y tendremos más energía para luchar contra agentes externos y maliciosos que se instalen en nuestro cuerpo, como puede ser un cáncer.

La quimioterapia suele ser muy agresiva, y en muchos casos acaba resultando perjudicial para el paciente por destrozar sus defensas. Si la quimioterapia se combina con la meditación, los efectos negativos pueden contrarrestarse, de modo que el paciente de quimio que practica la meditación, puede soportarla mucho mejor y la clave se encuentra en la relación que existe entre la mente y el cerebro, que proporciona grandes mejoras en su conciencia.

La importancia de la relajación

Como hemos dicho, la meditación aleja el estrés de nuestra vida, lo que hace que nos encontremos más relajados. Se ha encontrado que es más sencillo curar el cáncer si nos encontramos relajados, algo que, para una persona que se enfrenta a esta enfermedad, no suele resultar muy fácil. La meditación y algunas prácticas como el Mindfulness pueden ayudarnos en este sentido. Con la meditación podemos encontrar un equilibrio entre nuestro sistema simpático y parasimpático, de modo que sustituyamos el modo de lucha o huida típico del estrés por una respuesta relajada. De este modo, será más fácil acortar la duración de la enfermedad.

Los pensamientos positivos

Una de las cosas que nos enseña la meditación es que por nuestra mente corren todo tipo de pensamientos. Uno de los grandes problemas de los individuos es que no somos conscientes de lo que pensamos, y eso que es el antecedente directo de lo que hacemos. Al meditar podemos distinguir los pensamientos positivos de los negativos, y deshacernos de todo lo que nos cause dolor. En el caso del cáncer, la meditación nos puede ayudar a aceptar la enfermedad y a luchar contra ella con toda nuestra energía posible, energía que solo podemos encontrar en una mente positiva.

Bienestar físico y mental

Además, gracias a la meditación, los pacientes con cáncer se encuentran mejor con ellos mismos, ya que consiguen alejar el estrés y estar más relajados, lo que les permite aumentar su capacidad cognitiva y sentirse más útiles y más vivos en su existencia. Y es que no hay nada peor para el cáncer que sentirse vencido.

Además, también mejora la calidad de su sueño, por lo que la energía que le puede quitar esa horrible enfermedad, la encontrará en otros lugares. De este modo, poco a poco nos haremos más fuertes para vencer al cáncer que se ha instalado sin preguntar en nuestra vida.

Share this post

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios