Cómo gestionar una ruptura de pareja

Ruptura de pareja a la vista: formas de dejar a esa persona

No es fácil y siempre es un momento doloroso pero, en ocasiones, romper con la pareja es lo mejor para ambos y la manera de que dos personas dejen atrás una situación que les hace infelices. Cuando la relación de pareja ya no funciona cómo gestionar la inminente ruptura es la clave para no herir a nadie y que la relación quede en el respeto. Puede haber una causa concreta, un fuerte desengaño, una infidelidad, o bien un desgaste progresivo que ha hecho que, poco a poco, se imponga la falta de comunicación en la pareja, haciendo que vuestra vida en común ya no tenga demasiado sentido. Pero, cuando la decisión está clara y comienzas a pensar que en realidad quieres dejar a tu pareja, la cosa parece llegar a un punto de no retorno. Así que para ello, será necesario poner en práctica ciertas medidas para dejar a esa persona y ante todo, sin hacerle daño.

En cualquier relación de pareja es normal que se sucedan momentos de felicidad con otros de crisis en la pareja, más o menos profundas, que se superan cuando prevalece lo bueno: el cariño, el amor y las ilusiones comunes. Por eso, romper con tu pareja requiere, en primer lugar, un ejercicio de reflexión e introspección para tener muy claro que no se trata de una crisis pasajera sino de una ruptura definitiva, que será dura para los dos y tendrá consecuencias.

Ese momento, en el que piensas cómo dejar a una persona causándole el menor daño posible, es complicado y genera estrés, miedo, ansiedad… pero si estás decidida, debes superar tus temores y hacerlo, porque una relación de pareja no se sostiene sin que ambos estéis convencidos e implicados al máximo en ella.

Cómo gestionar una ruptura de pareja

Lo normal es que antes de la ruptura se sucedan situaciones que dejan claro que lo vuestro no va bien. Cuando esto ocurra, intentad hablar de lo que está sucediendo. Si empieza a rondar por tu cabeza la idea de romper, expón tus pensamientos y tus dudas con sinceridad. Si vuestra relación ha sido buena durante un tiempo considerable es porque habéis sabido comunicaros y si conseguís seguir haciéndolo en esta crisis previa a la ruptura, todo resultará más sencillo. Además, a la hora de romper con tu pareja, algunos consejos que pueden ayudarte son:

El momento y el lugar


El primer consejo para dejar a tu pareja y gestionar la ruptura es elegir el momento oportuno. Aun dando “pistas” a la otra persona sobre la posibilidad de romper, es necesario una conversación definitiva que ponga el punto y final a vuestra relación. Planea el momento oportuno y busca un sitio donde podáis hablar con tranquilidad. Dejar a alguien con un mensaje de texto, un whassap o unas palabras por teléfono es hiriente y humillante. Debe evitarse siempre porque los dos os merecéis respeto. Aunque parezca oscuro para esa persona ser feliz sin pareja es posible, así que todo es cuestión de tiempo. Y esto nos lleva al siguiente paso.

Sé clara

Si has tomado la decisión de dejar a tu pareja y está meditada, hay que decirlo con todo el cariño posible, con delicadeza, pero con firmeza. Romper, sobre todo si la otra persona no quiere hacerlo, exige exponer lo que sientes dejando claro que no hay vuelta atrás. Señala tus motivos, porque tu pareja se merece una explicación, e intenta que los comprenda pero sin esperar aprobación alguna. No hablamos de superar una crisis, sino de romper para que cada uno pueda continuar su vida y encontrar su felicidad. Toda relajación de pareja tiene sus fases y si te encuentras en esta lo mejor será que seáis ambos lo más honestos posibles.

No busques culpables

Los reproches solo consiguen prolongar una situación estresante y hacerla más desagradable. Si decides romper con tu pareja, intenta recordar los buenos momentos compartidos y considera vuestra relación como una etapa de tu vida enriquecedora que, simplemente, se termina. Nadie fue “culpable” de vuestra unión y tampoco tiene que serlo de la ruptura.

No confundas tus sentimientos

Tras la necesaria conversación, no hay necesidad en seguir dando vueltas a algo que tienes claro que se ha terminado. Habla a la que será a partir de ahora tu ex pareja desde el cariño pero no prolongues lo inevitable. Es normal que te sientas mal por causar dolor a alguien a quien has querido. Procura que el mal momento pase cuanto antes y no te equivoques confundiendo el cariño y el respeto con el amor.

Una vez decidida y comunicada la ruptura, daros a cada uno de vosotros vuestro tiempo y espacio para recuperar vuestra vida y vuestra estabilidad emocional. Con algo de perspectiva, llegareis a la misma conclusión: si algo no funciona, mejor dejarlo a tiempo.

Share this post

Mariola Báez

Mariola Báez

Periodista, redactora especializada en temas de salud, psicología, nutrición, belleza y fitness, con más de 10 años de experiencia escribiendo sobre estos y otros temas.

Comentarios

comentarios