Superar un divorcio no deseado

Todas las etapas del divorcio y cómo superarlas

El divorcio es un proceso que, para la mayoría de personas que lo sufren es muy doloroso. No se trata de firmar unos papeles, superar un divorcio es entender que que una parte de tu vida ha terminado. Por eso, no acaba cuando lo dice la ley, sino cuando tú has vencido esa parte de tu vida y te encuentras otra vez bien y dispuesto a seguir viviendo. Se trata de un proceso largo, para el que necesitaremos mucha fuerza y mucha actitud positiva. No te preocupes si no la encuentras ahora, tarde o temprano encontrarás la fuerza que necesitas. Si bien es cierto que cada persona vive las cosas de una forma diferente, también es verdad que podemos hablar de 4 fases por las que todo el mundo pasa en un divorcio. Conocerlas te ayudará a saber que lo que sientes después de la ruptura con tu pareja es normal y te ayudará en tu proceso de recuperación. No te preocupes si te dura más que a otro, pues como decíamos, cada uno vive las cosas de una forma diferente, y todas sin igual de válidas.

1. No podemos creer que todo se haya terminado

Durante esta primera etapa del divorcio comienza un profundo malestar, pues no entiendes qué ha pasado y cómo todo se ha ido al traste. Muchas personas pasan esta etapa durante el matrimonio. Saben que su relación no va bien pero se niegan a aceptar un fracaso Se han comprometido y siguen adelante, sin importar si se es o no feliz en el matrimonio hasta que se dan cuenta que ya está todo roto.

Por otra parte, esta etapa del divorcio no es muy larga, pero es dolorosa, pues la persona intenta recuperar por todos los métodos posibles esa relación que ya no tiene. En este momento, el dolor del divorcio acecha, pues nos vamos dando golpes una y otra vez hasta que nos damos cuenta que no podemos intentarlo más. Es una etapa que cuanto antes termine mejor, pues solo lleva a sentirse rechazado una y otra vez.

2. Una sensación de enfado nos invade todo el tiempo


Ahora viene el momento de darse cuenta de todo el dolor que estamos sufriendo a raíz del divorcio. Dejamos de intentar recuperar a la otra persona, porque empezamos a odiarla un poco. Tiene sentido, has sufrido mucho y necesitas un culpable, por lo que culpas a tu ex de todo lo que te pasa, y ¿para qué negarlo? te gustaría que él también sintiera dolor. Esta etapa del divorcio suele estar caracterizada por deseos de venganza y frustración por sentir que la persona en la que confiabas, te ha fallado. Debes saber que romper con tu pareja también tiene sus beneficios, así que intenta buscarlos porque lejos de lo que en este momento imaginas, superar un divorcio es posible.

3. Comienza la tristeza

En la tercera etapa del divorcio tras la ira llega el momento de la calma, y en esta fase, la calma viene en forma de tristeza. Sentirás un profundo malestar por haber terminado tu relación. Te sentirás solo y creerás haberte fallado a ti mismo. En esta fase puede que tengas sentimientos contradictorios. En algún momento, creerás tener la culpa de todo lo sucedido, y en otros momentos culparás a tu ex-pareja. Esta fase puede entrelazarse con la fase de enfado, y el caos emocional será el rey de esta etapa.

4. Aceptamos la situación y seguimos con nuestra vida

Esta es la mejor fase del divorcio, la que permite ver algo de luz en todo este oscuro bosque en el que se había convertido nuestra vida tras el divorcio. Pondrás carpetazo a ese desequilibrio emocional, y podrás tardar más o menos, pero llegarás a esta fase, en la que te darás cuenta que la vida sigue, que solo te necesitas a ti mismo para continuar, y que hay un mundo ahí afuera esperando a ser explorado.

Se trata del mejor momento de todos, pues a pesar de todo lo mal que lo hemos pasado, hemos aprendido mucho sobre nosotros y ahora somos una persona más fuerte, más decidida y con las cosas más claras.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios