Los gestos de la comunicación no verbal

El arte de la comunicación no verbal en las relaciones

Cuando aludimos a la comunicación, normalmente pensamos en el lenguaje. Sin embargo, ya hace años que se sabe que hablar no es la única forma de comunicarse, ya que el lenguaje corporal, es decir, nuestro gestos y expresiones, trasmiten información. Además, este tipo de información se trasmite normalmente, de forma inconsciente. Seguramente habrás podido comprobar cómo alguien afirma algo y la expresión de su cara dice totalmente lo contrario. Se trata del poder del lenguaje no verbal, que aunque se puede llegar a manipular, lo normal es que nos cueste más modificarlo que las palabras y esto es algo que sucede en todas las relaciones por igual.

La comunicación no verbal en las relaciones es muy importante, porque en ocasiones hasta la mínima gesticulación o el simple hecho de no hablar también es una forma de comunicar o expresar algo. Todo esto forma parte de nuestra personalidad y nuestra forma de actuar.

Secretos y mentiras

Una de las joyas del lenguaje corporal reside en su complicidad para mentir. Se trata de la forma que expresa naturalmente nuestros deseos y emociones, por lo que en ocasiones, las palabras y el lenguaje no verbal se contradicen incluso sin que ni siquiera podamos darnos cuenta.

Lo malo es que, no podemos darle total fiabilidad al lenguaje no verbal en las relaciones ni fiarnos simplemente de los gestos de una persona cuando habla, ya que estos se pueden fingir. No es sencillo, pero todos aprendemos a reprimir ciertos gestos. Algunas veces se hace por educación, y es que, desde pequeños nos enseñan a esconder ciertos deseos, porque se considera más correcto así.

Además, un gesto solo no se puede interpretar, sino que para hallar el significado de este tipo de comunicación, es preciso tratar todos los gestos de la comunicación no verbal en su conjunto. Por eso, aunque la expresión corporal nos puede decir mucho, el hecho de que se pueda entrenar y de que, muchas veces se reprime, también debemos andarnos con ojo.

Los principales componente de la comunicación no verbal


La comunicación no verbal está formada por todos los gestos y expresiones que trasmite nuestro cuerpo. Los ojos, la boca, los brazos... algunos elementos son más importantes que otros, y todos nos servirán para aprender a leer lo que la otra persona nos quiere decir.

Nuestra mirada

Dicen que los ojos son el espejo del alma, y es que, cuando alguien nos mira podemos deducir muchas cosas por su forma de hacerlo. A muchas personas se les nota en los ojos cuando están tristes o incluso podemos ver ese brillo cuando están enamoradas. Algunos son más expresivos que otros, pero en la mirada encontramos un componente fundamental de la expresión no verbal y por eso, hay que prestarle atención.

Cuando alguien nos mira a los ojos al hablar nos parece más agradable, y nos hace confiar en la persona. Por otra parte, una mirada sostenida puede interpretarse como hostil. Además, en los ojos residen más significados, por ejemplo, la dilatación popular tiende a significar el interés que tiene uno por la persona que está mirando.

Lo que dice el rostro

No hay nada como la cara para expresar sentimientos y emociones, y es que, al estudiar las emociones, podemos definirlas por su expresión. El fruncido de la frente, el brillo de los ojos y la sonrisa falsa... son todo conceptos que analizamos cuando tratamos de descifrar el lenguaje no verbal de la persona con la que nos estamos relacionado.

Así, todo el rostro interviene en la comunicación no verbal de la relación por ejemplo, con la sonrisa, porque se trata de una expresión que dispone de múltiples matices. Por una parte, podemos sonreír como gesto de aprobación, para transmitir seguridad o un gesto de paz. El caso es que no hace falta que algo te haga gracia para sonreír, ya que la sonrisa puede cumplir simplemente, la función de un gesto amigable.

Hay una forma muy sencilla de distinguir una sonrisa verdadera de otra falsa. La sonrisa real, tiene otros efectos en la cara, y son esas arrugas que se forman al lado de los ojos. Si quieres saber si alguien sonríe con sinceridad, deberás fijarte si se le forman estas rayitas en los ojos.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios