Cómo abrirse emocionalmente

Ábrete a los demás y disfruta de la vida

Vivimos en un mundo en el que la desconfianza es nuestro principal amigo. En ocasiones no nos fiamos de nadie, y cuando lo hacemos nos hieren y tenemos miedo a volver a hacerlo. Muchos de nosotros andamos con una coraza emocional que no permite que nadie ahonde en nuestro interior, sin embargo, no sabemos que esa coraza lo que hace realmente, es destruirnos. Todo esto es lo que nos impide abrirnos a los demás y dejarnos llevar.

Los humanos somos seres sociales por naturaleza, y por mucho que nos pese, necesitamos a los demás para sobrevivir. Juntos conseguimos más avances, somos capaces de construir, de pensar, pero sobre todo de amar. Y es que, no hace falta tener una pareja, o una familia numerosa, pero sí estar rodeado de personas, porque es algo que todo humano necesita. Porque el nosotros es una parte realmente importante del yo.

Por eso, abrirse a los demás puede ser algo doloroso en alguna ocasión. Todos sufrimos desengaños, observamos ese dolor producto de la traición, pero también aprendemos a salir adelante y salimos reforzados. No podemos escondernos por miedo a que nos rechacen, ya que de esta forma vivimos en una situación de rechazo constante. Así, aprender a vivir es aprender a abrirse, a disfrutar de la vida, a dejarse llevar. No obstante, esto también implica ser más selectivo con aquellas personas con las que nos rodeamos y en ello se encuentra la clave para abrirse a una persona y eliminar las barreras.

¿Qué nos impide abrirnos y mostrarnos como somos?

Existen algunas razones que hacen que no podamos abrirnos a los demás. Unos tendrán una de ellas, otros tendrán varias. Lo importante es saber qué es lo que te frena para poder luchar contra ello. A continuación, te damos algunos motivos para que reflexiones y encuentres el tuyo.

Baja autoestima

La autoestima baja es uno de los principales males de esta sociedad, y uno de los grandes obstáculos que nos frena a abrirnos a los demás y sufrirlo en nuestras carnes es doloroso. En este sentido, una autoestima baja es lo que nos hace sentirnos inseguros y esto también nos hace cerrarnos a los demás, por miedo a no ser suficientes hacia otras personas o directamente por miedo a que nos hagan daño.

Miedo a que te fallen

Puede que hayas tenido una experiencia así, o puede que la hayas visto en otros, pero el miedo a que nos fallen es algo que es muy habitual. Cuando estamos vulnerables tememos que alguien se aproveche de ello y acabemos peor de lo que estamos. No obstante, es importante comenzar a confiar en aquellos que creen que valen la pena, pues si no, es imposible conectar con nadie.

Cómo empezar a abrirse a los demás

Para algunos es de lo más sencillo y para otros supone todo un mundo, sobre todo para aquellos más introvertidos. Sin embargo, el practicar y el crear unos hábitos saludables en relación al contacto con los demás podrán darte unas ventajas y una calidad de vida que no conocías.

No tengas miedo a profundizar

Muchas veces estamos rodeados de personas, les llamamos amigos pero la relación es superficial. Puede que quedes con alguien, te rías y pases el rato y eso está muy bien, pero si encuentras a alguien con quien contactas especialmente, no lo dejes escapar. Quizás encuentres un apoyo fundamental en tu vida.

Sé tú mismo

No tengas miedo a ser tal como eres, pues intentar esconderte solo hará que parezcas un tipo raro. Cada uno somos únicos y eso es lo que nos hace especiales y lo que hace que los demás tengan ganas de acercarse a nosotros, por eso, ser tú mismo es lo mejor que puedes hacer.

Pide ayuda cuando lo necesites

Todos necesitamos ayuda de vez en cuando, y muchas veces tenemos vergüenza de pedirla. Ten en cuenta que pedir lo que necesitas es humano, y además, no solo es bueno para ti, sino para la gente que te quiere, que necesita darte su ayuda tanto como tu recibirla. Tampoco te enfades si los demás no caen en que les necesitas, si no lo pides, no tienen por qué saberlo. Así que ten coraje y llama, pide ayuda cuando lo necesites porque eso te ayudará a abrirte poquito a poco a los demás, a mostrarte tal y como eres.

Share this post

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios