Mostrar los sentimientos

Aprender a expresar los sentimientos para ser feliz

Ser libres y capaces de expresar nuestros sentimientos es un paso indispensable para alcanzar la felicidad, uno de nuestros objetivos en la vida. Ya desde pequeñitos nos han enseñado indirectamente a reprimir nuestros sentimientos, y aunque a medida que crecemos aprendemos que no siempre podemos ocultar nuestros sentimientos y eso es una realidad.

Todavía hay quien los reprime y es incapaz de expresar sus sentimientos, lo que le impide ser feliz, además le muchos más problemas. Por eso, sabiendo que los sentimientos forman parte de nuestro estado de ánimo, vamos a aprender a expresar nuestros sentimientos en este largo recorrido hacia la felicidad.

Comportarnos según nuestras palabras

Muchas veces nuestros hechos no acompañan nuestras palabras. Decimos una con tal de quedar más o menos bien, o de escapar de una situación complicada, pero la realidad es totalmente diferente a la que dicen nuestras palabras. También podemos hacerle cumplidos a alguien y luego actuar de forma que dude de ese cumplido. Tarde o temprano la gente se dará cuenta del engaño, así que la primera forma de expresar nuestros sentimientos es con nuestras palabras. De lo contrario corremos el riesgo, entre otros factores, de padecer miedo a ser juzgado por los demás debido a esa falta de sinceridad cuando en realidad no hemos sido capaces de gestionar lo que sentíamos.

Por ejemplo, si te sientes agradecido por alguien haz que se sienta agradecido, si lo que pretendes es expresar tus sentimientos hacia tu pareja y estás enamorado completamente haz que se sienta especial cada día, comparte y apoya a tus amigos, estate siempre al lado de tus hijos... Una buena comunicación con nuestro entorno nos ayudará a expresar mejor los sentimientos. Para bien o para mal, sentiremos la necesidad de llorar, de besar o abrazar a alguien, de chillar, de cogernos de la mano... y estas también son formas de expresar tus sentimientos.


De hecho, como hemos visto la comunicación no verbal es tan importante como la verbal a la hora de manifestar lo que sentimos, ya que esos sentimientos que expresamos de viva voz deben estar acompañados de un lenguaje verbal que concuerde con ellos. Tener una buena comunicación con nuestra pareja nos ayudará a tener una relación de amor sana, una buena comunicación con nuestros hijos, padres, compañeros de trabajo, amigos etc. Todo esto nos ayudará a expresar nuestros sentimientos con mayor claridad y también disfrutar de las pequeñas cosas.

Educar para expresar los sentimientos

Pero la educación para expresar los sentimientos es algo que deben inculcarnos desde pequeños, así que si tienes hijos -o piensas tenerlos en el futuro- deberías prestar mucha atención a este aspecto. Y la mejor forma de educar a los niños es educarles en emociones, enseñarles y demostrarles que cada uno es libre de expresar lo que siente. Estamos cansados de encontrarnos con adultos incapaces de expresar sus sentimientos porque se han criado en un hogar donde los progenitores no reconocían su orgullo, callaban ante la soledad o represión o donde el propio niño no podía expresar su rabia. Y esto aunque no lo creamos termina por convertirse en uno de los peores enemigos de los pequeños, pues la autoestima del niño se verá resentida en la medida que se entristece o se ve incapaz de relacionarse con sus amigos.

También hay una serie de sentimientos que ocultamos por cuestiones sociales, ya sea para evitar conflictos, por miedo a sentirnos rechazados o incomprendidos, etc. Sin embargo esa conducta lo único que hace es dañarnos a nosotros mismos al reprimirnos, y es importante tener una autoestima fuerte para expresarlos y no acabar haciéndonos daño. La represión de los sentimientos nos puede causar serios problemas físicos, como úlceras, ansiedad, hipertensión, el síndrome del colon irritable e incluso llegar a producir infartos.

Todavía relacionado con esta presión social de la que hablábamos, está claro que sentimientos como la rabia, los celos, el enfado, la depresión o la ansiedad están conceptuados socialmente muy mal lo que nos lleva a hablar de emociones positivas o negativas. Esto hace que intentemos controlarlas, lo que provoca esa represión, cuando lo ideal es gestionar esas emociones que la sociedad nos invita a reprimir para evitar ese mal. Siendo políticamente correctos podremos gestionarlas sin reprimirlas, sin miedo a decir lo que pensamos para sentirnos bien.

En definitiva, expresar nuestros sentimientos es cuestión de mostrarnos tal y como somos, nuestro propio yo. Cada uno de los sentimientos que existen tiene su propia función, así que tenemos que descubrirla y darle el lugar que le corresponde. Hay que deshacernos de todos los miedos que nos impiden mostrar los sentimientos y sólo así conseguiremos solucionar los principales problemas que nos preocupan.

Pau Sisternas

Graduado en Periodismo y comunicación por la Universitat de València. Postgrado en formación del profesorado de Español como Lengua Extranjera. Periodista, blogger, community manager, apasionado del deporte y atleta en mi tiempo libre. De Valencia, intento vivir de lo que más me gusta escribiendo en blogs. Aficionado a cualquier deporte, adicto a las series, creo que las películas se disfrutan más con palomitas. Aunque suene a tópico, a mi también me gusta leer, viajar y la buena comida.

Comentarios

comentarios