Cómo superar un disgusto

Cómo superar un disgusto en 4 pasos

Desde que nacemos hasta que nos hacemos mayores podemos pasar por circunstancias que son algo desagradables. Situaciones, épocas o momentos que nos paran el corazón, nos bloquean, nos hacen pasar por un disgusto, nos enfadan o nos entristecen. De pequeños pensamos que de adultos los sabremos controlar, pero si no trabajamos en ello, se nos antojará imposible.

La inteligencia emocional nos ayuda a gestionar nuestras emociones y también algunos de nuestros sentimientos como puede ser un disgusto. Los habrá más o menos intensos y puede producirnos un dolor mayor o menor. El caso es que un disgusto es siempre un hecho devastador que nos provoca emociones que no nos gustaría sentir.

Una relación de pareja que termina, un ser querido que se marcha o un trabajo que no conseguimos. Da igual la circunstancia, el caso es que sucede algo que nos altera, nos perjudica y nos hace entrar en un grado de tristeza importante.

Sufrir un disgusto

HBRH || Shutterstock

Es importante señalar que pasar por un disgusto no es nada malo. En la vida hay cosas buenas y malas y tenemos que pasar por todas ellas. En el caso de que pasemos por un disgusto, nos ayudará a conocernos mejor a nosotros mismos y a adquirir herramientas para hacerle frente.

Los consejos definitivos para superar un disgusto

Lo más importante es que el disgusto no nos atrape. Dejarnos llevar hasta entrar en un estado de depresión no será buena idea, por ello, hay algunos pasos que podemos seguir para conseguir salir de un disgusto y volver a sentirte mejor.

1-Asumir que nos ha afectado

Uno de los mecanismos de defensa que suelen darse cuando tenemos un disgusto es ignorarlo o no reconocer que nos está afectando. Evadirse es a veces lo más sencillo, pero sentimos decirte que para una recuperación sana, tendrás que asumir el hecho de que estás pasando por una época difícil. Hacerse cargo y aceptar que te afecta, será el primer paso.


Sentirte mejor después de un disgusto

Alejandro J. de Parga || Shutterstock

Es importante que no queramos acelerar el proceso, y que nos permitamos estar más tristes o irritados. Posiblemente, nos sentiremos indignados pero la verdad es que saber qué nos pasa es esencial, y sentirnos mal forma parte de todo el entramado que supone formar parte de la raza humana.

2- Hablar de ello

No es que sea bueno estar todo el día obsesionado y no tener otro tema de conversación que eso que te ha pasado y que tan mal te ha sentado. En el lado opuesto, no hablar sobre el tema tampoco será beneficioso, es importante ser capaz de expresar nuestros sentimientos, pues como decíamos en el punto anterior, eludir el problema solo hará que empeorarlo. Si te resulta complicado hablar de ello o estás demasiado obsesionado con el tema, puede que acudir a un psicólogo te ayude a ver las cosas de otra forma. Buscar ayuda profesional siempre será bueno y te dará las herramientas necesarias para superar tus conflictos.

Hablar para superar las adversidades

YAKOBCHUK VIACHESLAV || Shutterstock

3- Aprender de lo sucedido

En toda pérdida podemos encontrar una ganancia, y en cualquier caso, un disgusto nos ayuda a conocer qué errores hemos cometido y cómo podemos mejorar en circunstancias futuras. En definitiva, un disgusto nos proporciona herramientas para conocernos mejor a nosotros mismos nos ayuda incluso a fortalecer nuestra autoestima y a encontrarnos con nosotros mismos. El hecho de pasar por situaciones difíciles en la vida nos hace más fuertes y nos ayuda a madurar y a saber responder ante otro tipo de situaciones que se nos presenten de una forma más adecuada. No importa lo madura que sea la persona, siempre se aprende algo.

La importancia de reflexionar

Kurylo Sofiya || Shutterstock

4- Olvidar y continuar adelante

Cuando ha pasado cierto tiempo y hemos asumido, analizado y aprendido de aquello que nos ha perturbado, lo mejor es que puedes seguir con tu vida y disfrutar de ella de una forma similar a la de antes de aquel disgusto. Aprender y madurar es un regalo que, aunque pueda resultar duro, a la larga siempre nos será beneficioso.

Ahora que ya conoces qué debes hacer para superar un disgusto sólo queda enfrentarte a las adversidades y mejorar día tras día como persona y por supuesto como ser.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios