Los 6 sentimientos negativos que debes conocer

Tristeza, odio, culpa… son solo algunos de los sentimientos negativos que pueden afectarnos y que hay que saber reconocer para tratarlos y hacerles frente. Los sentimientos negativos de las personas han de ser reconocidos con el fin de que no consigan instalarse en nuestra percepción general del entorno y poder frenar, así, el daño anímico y físico que pueden llegar a causarnos.

Sentirte mal ante una situación determinada es algo que ocurre a diario. Nos pasa a todos.  Lo preocupante de los sentimientos negativos llega cuando una reacción momentánea, una emoción negativa, se convierte en un sentimiento cuyas connotaciones son principalmente negativas. Así, la causa de los sentimientos negativos se encuentra en ese momento en que lo negativo se prolonga en el tiempo sin que podamos controlarlo mientras  afecta a nuestra vida cotidiana.

Por todo ello, el primer paso para hacer frente a los sentimientos negativos es identificarlos para procurar neutralizarlos y lograr que no te impidan avanzar rompiendo tu equilibrio interior y derivando incluso en dolencias físicas.

¿Cuáles son los sentimientos negativos de las personas?

Son dañinos y no es fácil ponerles nombre porque algunos son una mezcla de distintas sensaciones en las que intervienen componentes diversos. La psicología avanza cada día en el mundo de los sentimientos sabiendo que es un terreno complicado.  Si te sientes mal probablemente tienes arraigado un sentimiento negativo pero… ¿de cuál se trata?

La vergüenza

La vergüenza es un sentimiento negativo que nace de la percepción, autoestima o valor que tenemos sobre nosotros mismos. Cuando una persona siente vergüenza tiene dificultades para sobre llevar una situación, sobre todo en lo que al ámbito público se refiere. Además, el miedo a ser juzgado socialmente es bastante habitual en estas personas.

g-stockstudio|| Shutterstock

La culpa

Tal vez vinculada con la vergüenza el sentimiento de culpa se manifiesta en las personas cuando éstas comienzan a ser conscientes de haber perjudicado a una persona. Como consecuencia, estas personas viven en una auténtica situación de estrés. Así que un sentimiento negativo como la culpa tanto en las relaciones de pareja, como con los amigos o con la familia termina por provocar un gran sufrimiento que precisa de una adecuada para manejarlo como es debido y conseguir en la medida de lo posible que ese malestar se vaya diluyendo.

Culpabilidad en la pareja

Stokkete || Shutterstock


La envidia

Como ya sabemos hasta cierto punto la envidia sana es positiva. Pero, en sí, la envidia es un sentimiento negativo en el que una persona considera que es mejor o que está por encima de otra. Por eso, es tan importante educar a los niños en emociones para que en el futuro este fluir de sentimientos negativos no se manifieste. Porque si no se controla termina por arrastarse hasta la edad adulta. Y así sucesivamente. Una persona envidiosa también puede experimentar otro tipo de sentimientos negativos como lo son el odio e incluso la ira, entre otros. Así, la envidia es de lo más perjudicial para el estado de nuestro ser y de nuestra alma porque si en algo nos convierte es en seres destructivos cuya conducta viene determinada según algunos expertos por el deseo de poder.

TZIDO SUN || Shutterstock

Los celos

Asociados estrechamente con la envidia, los celos son los generadores de conflictos por excelencia. Y es que las personas sentimos celos cuando nos sentimos amenazados por norma general ante un estimulo que nos provoca tanto inseguridad como egoísmo. Ante un sentimiento negativo como los celos lo que debemos hacer es busca el origen del problema y has lo posible por eliminar este sentimiento destructivo que hace que la persona se encierre en una espiral de la que no siempre es fácil salir.

Kamira || Shutterstock

La frustración

La frustración es un sentimiento negativo que surge cuando no conseguimos aquello que creemos merecer. Puede encontrar su origen en algunas emociones como la tristeza. Aunque también podría vincularse con la envidia o el odio. Deshacerte de la frustración es importante para avanzar superando los obstáculos que a veces son precisamente los que impiden que logremos lo que queremos. Hay que intentar revertir esta tendencia, porque también podemos extraer cosas positivas de la tristeza, así que márcarte metas posibles y cortas en el tiempo para terminar con la prolongación de ese sentimiento negativo.

Monkey Business Images || Shutterstock

La venganza

Es uno de los sentimientos negativos más poderosos que existe y puede atraparte convirtiéndose en obsesivo de manera que afecte gravemente a tu equilibrio interior. El sentimiento de venganza puede llegar a ser un verdadero lastre que te impida disfrutar de las cosas buenas que te ofrece tu día a día, eliminando, además, cualquier buena expectativas de futuro. Y por supuesto, no hay nada mejor que emplear algunas de las estrategias para cambiar los sentimientos negativos en positivos, al final todo es cuestión de emplear nuestras habilidades más potentes y tomar decisiones que estimulen nuestro comportamiento de manera positiva.

Recuerda, si trabajamos como es debido conseguiremos cambiar percepción de estos sentimientos negativo. Todo está en tus manos. Y el primer paso ya lo has reconocido si este es tu caso. Así que ve a por ello.

Share this post

Mariola Baez

Periodista, redactora especializada en temas de salud, psicología, nutrición, belleza y fitness, con más de 10 años de experiencia escribiendo sobre estos y otros temas. Mis aficiones son viajar a lugares donde el mar esté cerca y disfrutar, siempre que pueda, de la compañía de seres de cuatro patas, preferentemente perros y gatos.

Comentarios

comentarios