Analizar nuestros pensamientos irracionales

Aprende a analizar tus pensamientos y déjate llevar

Todos nosotros nacemos con la capacidad de analizar y evaluar la información respecto a un tema determinado, incluso, nuestros propios pensamientos. En este sentido, no es precisamente la realidad que vivimos la que nos provoca las emociones que sentimos cada día (tristeza, alegría, ira, ansiedad...) sino más bien son nuestros pensamientos, los que generan todo ese cúmulo de emociones. Por ello, una misma realidad puede ser interpretada por cada persona de una manera diferente.

¿Qué es el pensamiento crítico?

En el siglo XVII, el célebre filósofo francés, René Descartes, decía que el ser humano tiene el deber de dudar de las informaciones, dogmas y axiomas absolutos que le rodean, hasta que por sí mismo, sea capaz de darles veracidad o, por el contrario, de ignorarlos. Esto es el pensamiento crítico, la capacidad con la que nace el ser humano para analizar y evaluar la información existente respecto a un tema determinado, intentando esclarecer la veracidad de dicha información y alcanzar una idea justificada.

Sin embargo, con nuestros propios pensamientos y percepciones subjetivas también podemos aplicar el pensamiento crítico. De hecho, es necesario utilizarlo para poder cuestionar la veracidad de cada pensamiento, siempre y cuando estas dudas se circunscriban a lo razonable, para no caer en el escepticismo.

Establece un nombre para cada pensamiento y luego gestiónalo

La manera en la que pensamos, y en la que procesamos toda la información que nos llega del entorno, la convertimos en nuestros propios esquemas mentales. Sin embargo, esto nos condiciona a la hora sentir y actuar.

A través de la terapia cognitiva podemos hacer un ejercicio práctico para establecer un nombre a cada pensamiento, de tal, forma, que después seamos capaces de gestionar ese pensamiento de la forma más adecuada.

La terapia cognitiva que descubrió el psiquiatra Aaron Beck, se trata de un tipo de psico-terapia en la cual se establece que los pensamientos, sentimientos y comportamientos se encuentran estrechamente conectados y que, por lo tanto, las personas pueden superar sus dificultades y alcanzar sus objetivos identificando y cambiando los pensamientos inútiles o incorrectos.


consejos para terminar con los pensamientos negativos

Kues || Shutterstock

Apuesta por una respuesta racional ante un sentimiento negativo

Nuestra predisposición genética nos lleva a tener pensamientos negativos constantemente. Y es que el cerebro humano está adaptado a este tipo de pensamientos para poder sobrevivir en caso de necesidad, de huída o de lucha. Sin embargo, en la sociedad en la que vivimos hoy en día, impera el estrés, y las personas tendemos a fabricar este tipo de pensamientos negativos con más frecuencia y asiduidad que antes.

Stop a la sobregenealización de los pensamientos

Tenemos una marcada tendencia a sobregeneralizar los pensamientos, o lo que es lo mismo, a tomar un hecho aislado y a pensar que a partir de ahora todo va a ser igual, haciéndolo extensible a cualquier cosa que nos vaya  ocurrir. Para frenar los pensamientos negativos hay que dejar de extender los sucesos puntuales al resto de cosas que nos vayan a suceder en adelante. En definitiva, dejar de pensar en el futuro de forma negativa.

Despídete de los juicios

Otros pensamientos que nos obstaculizan, y mucho, nuestra forma de entender correctamente las cosas, son los juicios. Y es que, hacer un juicio o poner una etiqueta, cuando tan sólo tenemos una primera impresión de lo que ha pasado, nos obstaculiza el pensamiento y nos distorsiona nuestra forma de entender adecuadamente las cosas.

Y piensa, ¿qué le dirías a un amigo que estuviera en tu lugar?

Si tuvieras que decirle a un amigo qué es lo que debe hacer para analizar sus pensamientos y dejarse llevar, probablemente, el mejor consejo le podrías dar es que cuestione la veracidad de todos sus pensamientos, y que identifique y cambie todos aquellos que le resulten inútiles, o los que perciba que son incorrectos.

Fuentes consultadas:

  • Beck, A. T., Rush, A. J., Shaw, B. F., & Emery, G. (2010). Terapia cognitiva de la depresión. Desclée de Brouwer.
  • Descartes, R. (2004). Discurso del método. Ediciones Colihue SRL.

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios