Pensamientos negativos que hacen daño

Estos son los pensamientos negativos que más daño nos hacen

Nuestro cerebro procesa infinidad de información cada día, pero cuando los pensamientos negativos se apoderan de nuestra mente, pueden acabar haciéndonos mucho daño. Y la realidad es que todos y cada uno de nosotros lo hace en su día a día, pero siendo conscientes de ello, podemos evitar estos pensamientos negativos porque sus consecuencias son negativas en la medida que acaban siendo perjudiciales para nuestro estado anímico.

  • ¿Has intentado adivinar el futuro en los últimos días?
  • ¿Has dramatizado de una situación que en el fondo sabías que no era trascendental?

Estas son las situaciones en las que entran en juego los pensamientos negativos, ¿te suenan? Nuestro cometido debe ser el de conocerlos con exactitud para extraerlos de nuestra vida.

Los 4 pensamientos negativos más comunes

Algo tan sencillo como generalizar una situación tiene un fuerte impacto en nuestro estado emocional. Este es un pensamiento negativo bastante común, y su impacto reside directamente en nuestra actitud con las cosas que nos pasan día a día.

Para poder atraer los pensamientos positivos a nuestra vida, es importante conocer todas las situaciones más cotidianas que ya forman parte de nuestra rutina, mediante las cuáles hemos ido desarrollando pensamientos negativos sin darnos cuenta.

Victimizarse

Cuando nos hacemos víctimas de todo lo que nos pasa, sin darnos cuenta, desencadenamos pensamientos negativos. Por ello, es importante evitar victimizarse para que este tipo de pensamientos no afloren en nuestra mente.


Descontextualizar la realidad

Kaspars Grinvalds || Shutterstock

Creer saber lo que piensan los demás

Un error común es el hecho de preocuparse demasiado por aquello que piensan los demás sobre nosotros. Sin embargo, hay que ser consciente de que nadie puede saber lo que en realidad piensan los demás sobre uno mismo. Y cuando nos obsesionamos con esta idea, entonces empiezan a llegar los pensamientos negativos. Para eliminar de nuestra vida todos los pensamientos negativos, apostemos por evitar una rumiación constante que es resultado de una realidad que ni siquiera sabemos que es cierta. Pensemos que cada persona es única y que no tiene que actuar siempre con una intención negativa o perjudicial para nosotros.

Restar valor a lo positivo

Otro de los pensamientos negativos que más daño nos pueden provocar es el restar valor a las cosas positivas que nos suceden. Cuando nos sucede algo bueno y, sin embargo, somos incapaces de valorarlo, seguiremos centrados en las cosas malas, en lo negativo. Apostemos por pensar que merecemos lo que nos ha sucedido porque nos lo hemos ganado y demos un paso más en nuestro crecimiento interno. Merecemos las cosas buenas que nos pasan. Pensemos desde una perspectiva positiva y disfrutemos del momento, de nuestro momento.

Además, es importante respetarnos ante la culpa, porque no de todo lo que sucede somos siempre culpables. Insultarse a uno mismo, no solo es un pensamiento negativo, sino que puede derivar en problemas de autoestima, la forma en la que nos hablamos a nosotros mismos es fundamental para nuestro bienestar.

Cómo pensar en positivo siempre

Rido || Shutterstock

Caer en los extremos

El hecho de ver todo blanco o negro nos transforma en personas extremistas, nos hace incapaces de ver que entre un extremo y el otro, siempre hay un punto intermedio al que nos podemos acoger. Ver la vida desde los extremos es otro de los pensamientos negativos más comunes.

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios