Cómo olvidar algo que no quieres recordar

Algunos consejos infalibles para olvidar los malos recuerdos

En nuestra vida todos vivimos malos y buenos momentos, de hecho, algunos son tan malos que permanecen en nuestra cabeza sin que podamos echarlos. Puede que sea un desengaño amoroso, la muerte de un ser querido o una circunstancia vergonzosa. Sea lo que sea, se trata de recuerdos que nos hacen sentirnos mal cada vez que pensamos en ellos, y que queremos borrar de nuestra memoria.

Y es que, cuanto más queremos olvidar algo, más lo recordamos. Por eso, si algo nos causa dolor, lo tenemos presente todo el tiempo, se pega de forma irremediable a nuestro cerebro y no se quiere ir, haciendo que vivamos esa circunstancia repetidamente. Como esa canción que quieres que se vaya de la cabeza y tarareas todo el rato, y es que, cuanto más pensamos en lo que queremos olvidar, más permanece en nuestra mente. En nuestro interior se acumula un conjunto de sentimientos que con el tiempo pasan a ser automáticos. Por eso debemos poner en marcha algunas técnicas para olvidarnos de los malos recuerdos que llegan hasta quitarnos las ganas de vivir y la alegría.

Cómo olvidar los malos recuerdos del pasado

Por eso, obsesionarse en olvidar nuestro recuerdo puede que no sea una táctica muy eficaz. A veces hay que dejar que los pensamientos fluyan y se vayan ellos solos. Y aunque no podemos controlar los recuerdos, si que podremos cambiar la forma en la que los vemos hasta que dejen de ser tan importantes, por eso, te vamos a dar unos pasos para que consigas olvidar los malos recuerdos definitivamente.

1. El primer paso es aceptar


Puede resultar algo obvio pero a muchos nos cuesta este punto más que cualquier otro. El pensar "qué hubiera pasado si" es una pregunta que todos nos hacemos cuando vivimos una situación estresante. Nos pasamos horas dándole vueltas a cómo podríamos haber impedido ese hecho que tanto dolor nos causa y sin embargo, no tenemos en cuenta que nunca podremos volver al pasado y hay que seguir hacia delante.

Aceptar la situación, que es algo que ha pasado y que debemos seguir adelante es el único modo de darnos las claves para olvidar nuestros malos recuerdos. Si nos pasamos horas pensando en lo que pudiera haber sido y no fue, nuestro dolor emocional permanecerá y no nos desharemos de nuestro recuerdo.

2. Encuentra cómo aprender

Dicen que unas veces se gane y otras se aprende, y no es una frase de motivación ni de las que aparecen en los azucarillos. Lo cierto es que no hay verdad más verdadera que la que nos anima a aprender de nuestros errores, pues es la única forma de afrontarlos. Incluso, en los peores momentos, en aquellos en los que no hemos hecho nada sino que la vida nos ha traído una situación difícil, podemos encontrar la forma de aprender del asunto. Puede que alguien nos haya hecho mucho daño, aún así, la responsabilidad de estar bien es cosa nuestra, solo nuestra. Y es ahí, donde encontramos la fuerza para salir adelante y olvidarnos de los malos recuerdos, donde aprendemos y nos hacemos más fuertes.

3. El perdón es el mejor alivio

La culpa y la rabia nos proporcionan una energía que nos permite salir adelante en los momentos más difíciles. Sin embargo, mantenerlas demasiado tiempo puede ser perjudicial y perdonar es, a la larga, la mejor de las soluciones. Y es que, solo cuando perdonamos podemos descansar y encontrar la paz que necesitamos. No importa si la culpa es tuya o de otro, si el perdón es hacia ti mismo o hacia otra persona. Tampoco es relevante si vamos a mantener una relación con la persona a la que perdonamos o solo queremos descansar nuestro rencor y estar en paz con nosotros mismos sin odios pendientes.Así, en este caso lo más importante pare olvidar los malos recuerdos paso a paso es que la rabia desaparezca, pues mientras estas permanezca, seguiremos encadenados a ese suceso que tanto daño nos hace, y no podremos olvidar.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios