Sentir decepción por alguien

Qué hacer cuando te sientes decepcionado con alguien

Una relación de pareja que no resulta como esperaba, un trabajo que no sale o un amigo que te miente. La decepción tiene muchas caras y nunca es divertida, de hecho, cuando estamos decepcionados nos sentimos demasiado mal. Dicen que el tiempo lo cura todo, y aunque en parte es cierto, una buena cura empieza por saber cómo sanarnos para que no queden cicatrices.

La decepción causa un dolor emocional que nos lleva a otros extremos. Y es que, nuestros sentimientos no solamente afectan a nuestro humor, sino que también hacen que nuestro propio organismo se resienta. Dolores de cabeza, de estómago, cansancio e incluso sequedad en la boca, son algunos de los síntomas que podemos experimentar, cuando vivimos una decepción y que conviene evitar. Por todo ello, es importante poner en marcha algunas estrategias para evitar el dolor que sentimos cuando alguien nos decepciona, antes de que entremos en un círculo sin salida.

¿Qué es la decepción?

Los psicólogos especialistas tras muchos experimentos han llegado a la conclusión de que la decepción en sí es una emoción natural del ser humano, es una sensación parecida a la tristeza pero que viene acompañada de otras emociones como sensación de pérdida de algo o alguien que no esperábamos o el dolor por ejemplo que sufrimos debido a que queríamos algo para nuestra vida y vemos que la realidad no corresponde con nuestras imaginaciones.

Si damos por hecho que necesitamos algo en nuestra vida para ser felices es fácil que surja la decepción en nuestro interior y más si no lo tenemos actualmente en nuestro poder. Esta sensación es de las peores que puede sentir una persona, ya que viene acompañada de la impotencia y un sentimiento de resentimiento de no poder arreglar la situación por uno mismo, no obstante eso, esta emoción nos puede dar mucha información acerca de lo que pensamos sobre nosotros mismos o sobre los demás, tanto a nivel personal como a nivel de actuación.

¿Cómo se origina la decepción sin que tú te enteres?

La decepción es una de las emociones que más pueden sufrir las personas durante su día a día, en un mundo en el que estamos conectados con los demás 24 horas al día, es normal que surjan problemas derivados de la constante comparación con la vida y la forma de ser de los demás. Tanto es así que la decepción surge por el hecho de no estar alineadas las expectativas y los pensamientos personales con lo que en realidad sucede en nuestra vida. Establecer expectativas muy altas cuando no estamos buscando en nuestro interior y las buscamos en los demás es muy sencillo.

Cuanto más razonadas sean las expectativas menos riesgo hay de decepcionarse, cada persona tiene una forma de actuar, de ser y de pensar y ceñirnos todos al mismo patrón es imposible, de hecho cada uno se comporta según expectativas, lo cual hace que si copiamos a los demás no hay nadie que sea original, son todos una copia de la copia anterior.

Si sufrimos constantemente decepciones puede provocarnos distorsiones a nivel cognitivo, si te encuentras en esta situación, deberías parar un rato, respirar y de una forma lógica revisar tus pensamientos y modificar tus estándares básicos pues son los que te están afectando día a día.

Tipos de decepción más comunes hoy

La decepción es una emoción que nunca es agradable, no obstante, esta puede venir a nuestra mente a través de diferentes situaciones o motivos por los que sentimos la decepción:

Sufrir decepción por motivos familiares

Dentro del sentimiento de decepción a nivel familiar podemos distinguir 2 casos muy repetidos, cuando sentimos decepción por nuestros padres o cuando estos sufren decepción por sus descendientes.

Cuando nuestros padres nos hacen sentirnos decepcionados: Esta situación de decepción se da cuando sentimos que no hemos recibido todo el cariño o caso por parte de nuestros progenitores y esto provoca que las ofensas y cicatrices de las heridas emocionales se puedan quedar con nosotros a lo largo de los años.

Llegados a este punto lo más sano es comprender que nuestros padres son humanos, y como tal, pueden equivocarse y no saber hacer bien las cosas. Es una situación muy complicada y debemos ser conscientes de que ellos también tienen sus problemas y heridas internas y debemos ser empáticos con ellos, pensando que lo hicieron todo lo mejor que podían y buscando siempre nuestro bienestar.

Cuando los hijos no cumplen las expectativas de sus padres: Vivimos en una sociedad que da mucho peso a la familia, directamente son la base de cualquier persona, el punto  inicial del que parte todo el camino. La familia parecen ser los únicos que están dispuestos a estar contigo pase lo que pase y que se convierten en ese hogar al que acudir cuando se nos rompe y falla nuestra vida. Es posible que nuestras decepciones sean más profundas si quien ha fallado nuestras expectativas es un familiar y no una persona desconocida y aún siendo enlaces o vínculos muy fuertes también se pueden llegar a romper.

De hecho, siempre son los padres los primeros que se encargan de poner muy altas las expectativas de sus hijos, creen que serán los mejores, los más guapos, los que más cobran o los que más felices son... Nuestros padres siempre tratarán de darnos lo mejor para nosotros pero han de entender que cada persona tiene su camino (el cual dista mucho del que los padres creían que era) y debe cometer sus propio errores para crecer como persona de una forma sana y duradera a largo plazo.

Por eso hay personas que cuando van a tomar una decisión que no les va a gustar a sus padres, deciden no tomarla por miedo a las posibles represalias, esto solamente provoca que cada vez sean más infelices y no sean capaces de tomar las decisiones que más alineadas van con la persona en la realmente se quieren convertir.

Sufrir una decepción entre amigos

A veces creemos que contamos con el apoyo de nuestros amigos y familiares, de repente nos fallan y esto nos provoca malestar y pensamientos de que nosotros les respetamos y les valoramos más que ellos a nosotros.

Llegar a comprender las acciones de los otros que no entendemos y nos hacen daño no es fácil, pero mas difícil se vuelve aún cuando se trata de una persona que pensábamos que era real y en la que podíamos confiar. Aún con ello, si sufrimos este tipo de situación lo mejor sería parar y respirar, contar hasta 10 y hablar del tema una vez estemos más calmados, ya que podemos llegar a expresar alguna idea que quizás no pensamos en realidad pero lo parece debido al enfado.

¿Quieres que la persona siga en tu vida o no? ¿Crees que puedes aprender alguna lección de esta situación? ¿Te merece realmente la pena mantener la relación?

La respuesta a estas preguntas te ayudará a saber si realmente hay una amistad entre vosotros o si por el contrario era todo situacional y falso.

Sufrir una decepción por tu pareja

Muchas parejas puede sentir día a día en algún momento decepción con el otro miembro, compartir la vida conlleva ver a la otra persona en todas las situaciones y saber que habrá cosas de que normal se ocultan que en este caso no se puede. No obsante eso, la decepción debido a la pareja puede ser:

Decepción generalizada: Esta decepción solamente se basa en las impresiones que tenemos cuando algo no surge como esperábamos que surgiera.

Decepción específica: Se trata de sentir decepción por ámbitos concretos o costumbres que nos nos gustan de nuestra pareja (por ejemplo no se separa del teléfono)

En base al tipo de decepción, reaccionaremos de una u otra manera. Por ello, debemos plantearnos:

¿Qué nos decepciona en concreto?: Conocer qué sientes y porque te molesta es el primer paso para lograr quitar la decepción de nuestras vidas.
¿Cómo sientes la decepción?: Ya sea que la sientas como vergüenza, tristeza o rabia, determinar cuales son tus sensaciones y como se juntan, es básico para poder enfrentarte a ellas.
¿Le has preguntado el porqué de su comportamiento?: Ponerte en el lugar de tu pareja y preguntarle por qué ha realizado la acción que te ha echo sentirte decepcionado puede ayudarte a entender que son muy pocas las ocasiones en las que las cosas se hacen por afectar al otro directamente.

Empatiza con tu pareja y habla las cosas, no hay ninguna relación que funcione de una forma sana su no hay comunicación y la posibilidad de expresar los deseos propios en cualquier ocasión.

¿Cómo superar una decepción?

Hay muchas formas diferentes de superar con éxito los problemas de decepciones, el primer paso y más importante es saber establecer límites en cuanto a conductas o situaciones que estamos dispuestos a vivir o a aceptar de nuestra pareja. Sin embargo, hay momentos en los que aún sabiendo que nos han decepcionado seguimos igualmente con la pareja, en estos caso debemos tener en cuenta:

Rehúye de suposiciones, es como si trataras de controlar la estadística y la probabilidad: Cuando sentimos que nos han decepcionado tendemos a suponer y extrapolar desde el dolor y empezar a dar cualidades a nuestra pareja negativas que en realidad no son así.

No discutir cuando aún es reciente la decepción: si creemos que en fondo no es tan malo lo que nuestra pareja ha hecho, antes de hablar sobre el tema, mejor dejar un tiempo de espacio para la calma y el pensamiento reflexivo de lo que decir y como debemos decirlo.

Evita dramatizar: Dramatizar solo aumenta la tensión y el dolor del momento, es mejor mantener la calma y desdramatizar las situaciones pues una mente fría y en calma siempre toma mejores decisiones.

Acepta como es la otra persona o seguid vuestro camino de forma separada: Tratar de que alguien cambie para poder mantener una relación no acaba bien, esto solo acaba trasmitiendo negatividad a la pareja. Si deseas seguir con tu pareja acéptala y acompáñala en caso de que quiera realizar algún cambio en su vida, no le digas tu que camino debe recorrer. Al igual que con los padres, cada persona es libre y no debemos tratar de cambiar a nadie. Más vale solo y siendo uno mismo que con pareja por ser otra persona.

Huye de los "deberías" y empieza a utilizar los "me gustaría que", cada persona es como es y debe desarrollarse según el camino que ha elegido.

Es necesario establecer unas expectativas en común, es decir, que expectativas tenemos de nuestra pareja y cuales tiene esta sobre nosotros, no partir de este punto hará que nos "imaginemos" como es la otra persona y la propia relación.

Redirige tus propias ideas y expectativas en lugar de tratar de cambiar las suyas, así como no podemos elegir cambiar las ideas de otra persona si que somos capaces de cambiar las nuestras propias en caso de tener que hacerlo porque aún con la decepción que hemos sufrido deseamos seguir con nuestra pareja.

Ante la decepción actúa: así debes asumirlo ¿Cómo nos sobreponemos antes una decepción?

Por todas estas razones es importante que aprendamos qué podemos hacer cuando estamos decepcionados. Se trata de una forma de acelerar el proceso de sanación, y no dejarlo todo al paso del tiempo. Además, así también podemos aprender de nosotros mismos y apostar por nuestro desarrollo personal. Si te sientes ahora mismo decepcionado, te proponemos algunas cosas que puedes hacer para mejorar.

Enfréntate a tus sentimientos

En cualquier decepción, lo primero que debemos hacer para sanarnos es asumirlo. A muchas personas se les ha enseñado a apartar el dolor para no sentirlo. A pesar de que esto puede funcionar en algunos momentos aislados, a la larga, esa decepción se resiente dentro de ti, y terminará por crear un malestar mucho mayor y más duradero. Si queremos sentirnos mejor, lo más adecuado es que afrontemos el problema de la decepción de cara, o, como se suele decir, hay que coger el toro por los cuernos. Es importante saber que una decepción es un sentimiento normal, que nos pasa a todos y que intentar evitarlo solo lo hará más grande. Llora, expresa tus sentimientos y acepta que te encuentras mal. Puede que incluso tengas que pasar un luto, no te asustes. Todo forma parte de el proceso de sanación.

Los 3 pasos definitivos para superar una decepción

Fuente || Shutterstock

Plantea una nueva perspectiva

Seguramente, si la decepción es reciente, no podrás mirar más allá del dolor que te ha causado. Pero una vez te des un tiempo para asimilarlo, tendrás que cambiar la perspectiva de tu problema, enfocarlo de otra forma para ver nuevas oportunidades. El caso es que, todo cambio tiene su parte buena y en toda pérdida hay una ganancia. Puede resultar complicado, pero lo cierto es que si la buscamos, podemos encontrar el lado bueno de esta decepción. Como poco, aprenderemos más sobre nosotros mismos y crearemos más tablas para superar las adversidades que nos depare la vida.

Piensa sobre el tema, fíjate en lo importante que será dentro de un mes o de un año y habla con alguien de confianza. Las decepciones de la vida se pueden superar y seguro que puedes encontrar la forma de sacar partido a esta nueva situación que se plantea en tu vida.

Traza un nuevo plan

Después de aceptar y aprender, llega el momento de actuar. Hemos de entender que la vida es como un camino, y que a veces nos equivocamos de ruta, pero eso nos hace conocer nuevos lugares y dotarnos de herramientas para lo que vendrá. En el camino para superar una decepción lo importante es moverse, por eso, actuar cuando estés preparado, será inevitable para comenzar a disfrutar nuevamente de la vida.

Pensar qué quieres hacer y establecer un plan para conseguirlo es una de las cosas que más nos motivan para seguir adelante. Y al fin y al cabo, en la vida lo más importante es seguir adelante. Por eso, te recomendamos que pienses en tus sueños y encuentres la oportunidad para hacerlo. Quizás una pareja que te ha decepcionado no te dejaba alcanzar lo que querías, y ahora has encontrado el momento.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios