Salir del estancamiento personal

¿Estás estancado y tu vida no avanza? Esto es lo que puedes hacer

¿Alguna vez has sentido que hay algo en tu vida que no funciona pero no sabes qué es? Frustración, malestar.... incluso aunque lo sepas... ¿Sientes que has desaprovechado tu vida, que no va bien y no sabes hacia dónde ir? La verdad es que se trata de una situación más normal de lo que parece, y es que todos, en algún momento, nos hemos sentido estancados en nuestra vida.

Es una mezcla de tristeza, apatía y frustración con la que no sabemos qué hacer. Hay quien busca culpables fuera, y maldice a la lluvia, a su trabajo o a esa persona que vive a su lado. Por otro lado, hay quien no hace nada, se queda paralizado, esperando que la situación cambie por sí misma, o lo que es peor, acostumbrándose a sentirse mediocre. Si te sientes estancado te recomendamos que hagas algo para salir de la situación. Y es que, aunque en nuestra esencia de ser humano, los cambios nos supongan un esfuerzo, lo cierto es que son una oportunidad. Así que, si tu vida está estancada, aprovecha la oportunidad para cambiar y para darle un giro.

Consejos para liberarte del estancamiento personal

Si sientes que tu vida está en punto muerto y no sabes hacía dónde te debes dirigir, te recomendamos que si quieres fomentar tu desarrollo personal, dejes de echar balones fuera. No busques qué o quién tuvo la culpa, no te centres en ese momento en que tu vida se desvió o te culpes por una mala decisión. Si bien es cierto que todos nos sentimos así de mal a veces, también es verdad que solo nosotros tenemos la responsabilidad de cambiarlo. Y la buena noticia es que, siempre se puede. Así que, si quieres cambiar tu vida y dejar de sentirte frustrado, toma nota de estos consejos que te serán muy útiles.

Toma las riendas de tu vida

Como hemos dicho, la responsabilidad de acabar con la sensación de estancamiento y de cambiar tu vida es solo tuya. Ahora bien, a muchos nos pasa que no sabemos ni por dónde empezar. Por eso será bueno que hagas un ejercicio de autoconocimiento para ver qué quieres en la vida y cómo conseguirlo. A veces pensamos que queremos cosas que en realidad luego no nos hacen falta. Nos comparamos con los demás y medimos el éxito a base de bienes materiales. ¿Pero estás seguro que eso haría que te sintieras realizado? Piensa bien lo que quieres, cómo te gustaría vivir y con quién y ve a por ello. Pero piénsalo bien.

Crea hábitos saludables

A veces, cambiar ciertos hábitos nos ayuda a salir de ese estado de letargo o de la frustración en la que nos encontramos. Puede parecer absurdo, pero hay ciertos excesos que nos harán caer en un estado de tristeza del que cada vez cuesta más salir. Si te sientes frustrado o apático, no caigas en el alcohol u otras adicciones. Aunque puede parecer una vía de escape y funcione a corto plazo, a la larga solo hará que aumentar esa sensación de malestar. Te recomendamos para superar ese estancamiento personal que optes por una vida más sana, donde la dieta equilibrada y el contacto con la naturaleza estén presentes. Puede que te parezca una pérdida de tiempo, sin embargo, vivir con salud te ayudará a concentrarte más y a pensar mejor, además de tener mejor humor. Todo esto te ayudará a encontrar cómo salir de este estado de estancamiento más de lo que imaginas.

Ahorra todo lo que puedas

Aunque no se trata de algo obligatorio, si quieres cambiar de vida, tener un colchón sobre el que apoyarte te ayudará a sentirte más seguro. Por eso, si crees que es momento de variar tu rumbo, te aconsejamos que evites las deudas innecesarias y los caprichos por un tiempo, y te dediques a guardar dinero por si acaso.

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios