Dejar de ofenderse tanto

Cómo gestionar algunos comentarios para no sentirte ofendido por todo

Vivimos en un mundo en el que todo el mundo opina de todo. La libertad de expresión ha adquirido una nueva forma y bastante curiosa, por lo que los comentarios aparecen en todos los medios. Internet, las redes sociales, los chats... cada vez es más la comunicación libre y muchas veces, cada vez ofende más.

Sin embargo, sentirse ofendidos es algo que puede darse en este contexto. En cierto modo, es una opción de cada uno, por lo que en aquellos momentos en los que veamos que pasamos más tiempo ofendidos de lo normal, es importante saber que algo podemos hacer al respecto. Porque si algo está en juego es precisamente nuestra autoestima, y hemos de ponernos manos a la obra. Tenemos que dejarnos de excusas, olvidar nuestra sensibilidad o vulnerabilidad y ver si realmente nos ofendemos por lo que dicen los demás o por los sentimientos que tenemos con nosotros mismos.

Hoy en día nos pasamos el tiempo quejándonos, por ejemplo, de cómo nos tratan los demás, de sus comentarios o sus acciones. Sin embargo, hemos de entender que no podemos solucionar o cambiar la forma de ser o de pensar de los demás, pero sí podemos gestionar ciertos comentarios para que no nos sintamos ofendidos y podamos vivir más felices y tranquilos. Por eso, si quieres mejorar céntrate en ti y deja de quejarte de los demás, por muy mal o bien que hayan hecho.

¿Por qué me ofendes?

Muchas veces nos ofendemos cuando se nos critica algo. Puede que sea algo físico, nuestro trabajo o incluso nuestra inteligencia, pero tenemos que aprender a saber de quién viene y por qué. Es normal que no te haga gracia que alguien insinúe que eres tonto, pero puede que lo haga porque sea él precisamente el que se siente tonto. Así que hay que aprender a ignorar ciertas críticas, pero sobre todo antes de ofenderte, aprende a entender que la mayoría de ofensas provienen de una falta de seguridad y no tuya, sino del que intenta ofender.


Alguien que se siente bien consigo mismo no intentará ponerte en evidencia ni ofenderte. Si bien es cierto que muchas personas ofenden sin querer, tenemos que aprender a descubrir cuando alguien quiere manipularnos. Piensa que tú debes creer en ti porque tienes más criterio sobre ti mismo que una persona que intenta herirte. Tú te conoces, y si alguien te ofende, piensa que tu criterio es mayor que el de la otra persona. Y es que no hay mejor frase que resuma todo esto que la que dice que no ofende quien quiere, sino quien puede. Y esa es la clave.

¿Por qué me ofendo?

Si eres una persona que se ofende más de la cuenta y a menudo hay situaciones que le sientan mal, puede que necesiten hacer un proceso más profundo de introspección o autonocimiento, para ver si realmente te ofendes tú mismo o son los demás. Lo primero que debes entender es que la mayoría de personas no buscan nada personal con sus comentarios, por lo que si tú te lo tomas como algo personal, probablemente sea problema tuyo.

Por otra parte, si te ofenden comentarios cada día, puede que tengas un problema contigo mismo. Puede que haya algo dentro de ti que no te guste y necesites sacarlo. Te recomendamos que pienses los motivos te ofendes por todo y si tú te culpas de algo. Porque lo importante en este vida al final es ser uno mismo sin miedo y cuando nos ofendemos por todo, puede que seamos nosotros mismos los que nos estamos ofendiendo sin darnos cuenta.

Aprende a aceptar y a soltar

No es posible que te quedes rumiando con el comentario que ha hecho tal persona durante todo el día. Puede que te haya ofendido mucho, puede que haya sido de mal gusto, pero ¿y qué? si eso ha pasado el problema es del otro, no tuyo. Es la otra persona la que ha tenido mal gusto, algo sobre lo que tú no tienes control. Por eso, aprende a soltar y ocúpate de lo único que puedes arreglar, porque de ese modo, podrás solucionarlo.

Y es que, vivimos gastando una gran cantidad de energía preocupándonos por cuestiones que no podemos solucionar. ¿Qué más dará el comentario que haya hecho esa persona esta mañana? ¿Importa tanto como para seguir pensándolo por la noche y limitarnos a hacer otras cosas, incluso pasarlo bien? Hay situaciones que no podemos controlar, gente a la que no le caemos bien y personas que nos ofenden si nosotros queremos. Acepta y suelta el control para poder disfrutar.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios