Sentirte marginado

Para cuando sientes que molestas o estás de más

No es una sensación agradable, sin embargo, a todos nos puede pasar el hecho de sentir que sobramos, que estamos de más en algún momento de nuestras vidas. ¿Y por qué se produce esta incómoda sensación?

Lo que debes hacer si sientes que molestas

Sentir que no cuadramos en un determinado ambiente puede resultarnos una sensación muy frustrante. Sientes que estás fuera de tu familia, de tu círculo de amigos, de tu relación de pareja, y no puedes más… Está claro, que como seres humanos que somos, todos necesitamos experimentar la sensación de que somos amados, y ocupar un sitio concreto en un determinado lugar nos aporta una sensación de bienestar y confort inigualable en la vida.

Pero ¿qué pasa si de repente empiezas a sentir que molestas o que estás de más? Tranquilo, esta es una sensación que se puede superar. Te contamos cómo hacerlo.

No idealices el amor

Una de las principales claves para no volver a sentir que molestas o que estás de más, es dejar de idealizar el amor. Y es que, si piensas que los demás están dispuestos a dar la vida por ti, estarás creando unas altísimas expectativas sobre el resto de las personas que te rodean y, ante cualquier, desengaño, tu caída emocional y frustración serán mucho más fuertes.

Aparta tu coraza

En ocasiones, la vida nos obliga a ponernos una enorme coraza frente al sufrimiento o frente aquellas cosas que nos disgustan. Sin embargo, no es bueno llevar siempre esta coraza puesta, si no que es necesario quitársela para poder a amar a los demás.


Muchas veces, cuando sentimos que molestamos o que estamos de más no es un sentimiento real, sino que simplemente es una desagradable sensación que se deriva de llevar puesta esa enorme coraza que no deja entrar a nadie más en nuestro corazón. Apuesta por quitarte la coraza y verás como a partir de ahora, empiezas a sentir que tienes un hueco más que digno y merecido en el corazón de las personas que te rodean.

Mírate con mejores ojos

En ocasiones, podemos tener la sensación de que nadie nos quiere, de que molestamos o estamos de más en la vida de otra persona, pero lo cierto, es que somos nosotros mismos lo que antes, necesitamos mirarnos con mejores ojos. Porque, aprender a quererse no es un mito, se puede conseguir.

Y es que, cuando nos infravaloramos, es fácil sentir que estamos de más para el resto de las personas de nuestro entorno y la baja autoestima, en estos casos, puede jugarnos muy malas pasadas. Empieza a pensar que vales la pena y verás cómo esa sensación puede cambiar, empezarás a ver las cosas más claras y desecharás por completo la idea de que molestas o estás de más. Convertirte en una persona autodestructiva no te ayuda.

Controla si sufres carencias afectivas

Otra de las claves para solucionar el problema de sentirse que uno está de más o que sobra, es controlar si alrededor de nuestra vida sufrimos carencias afectivas. Y es que, al carecer de afecto, ponemos una barrera infranqueable a nuestros límites emocionales. Y sin darnos cuenta, caemos en esa desagradable sensación de autocastigo o de sentirnos que sobramos para los demás.

No hay nada mejor que aprender a amar para sentirnos que somos amados, para encontrar nuestro verdadero espacio en la vida, es necesario ponerle cara al amor. Amando y sintiéndonos amados nunca más volveremos a sentir que sobramos o que estamos de más cuando compartimos la vida con nuestros seres queridos.

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios