Las emociones se desarrollan antes que los sentimientos

¿Por qué no sabemos lo que sentimos? Esta es la explicación

Existen muchas personas que aún ven la vida en blanco y negro. No piensan que hayan grises ni matices, por eso, no se pueden imaginar qué es no saber lo que sienten. Se trata de una sensación que les viene de nuevas, les atormenta y les distrae, y cuanto más la tienes en la cabeza, más complicado es llegar a saber lo que sientes, ponerle un nombre a nuestros sentimientos y dejar las confusiones a un lado.

Y es que a todos nos pasa, seamos más o menos escépticos o mucho más racionales que otros, lo cierto es que todos, en algún momento de nuestra existencia no sabemos lo que sentimos . Aunque se trata de una sensación no muy placentera, no debemos alarmarnos ni pensar que estamos locos. De hecho, cuanto más serenos estemos y más normal veamos que es lo que nos sucede, más armas tendremos para encontrar nuestra solución.

Las razones por las que a menudo no sabemos ponerle nombre a lo que sentimos

Así que, si te sientes confundido y no sabes lo que sientes, es mejor que aprendas que se trata de algo normal, y que aunque algo complicado, no quiere decir que no tenga solución. Para ayudarte, hoy te daremos algunas claves para saber por qué, a veces, no sabemos lo que sentimos. ¡Toma nota!

Cuando experimentamos una emoción por primera vez

Esta viene siendo unas de las mayores causas de confusión entre los seres humanos, y es que, cuando algo es nuevo siempre nos sentimos confusos, hasta que nos acostumbramos. Si esto es lo que te pasa no debes preocuparte demasiado, pues poco a poco irás familiriazándote con la emoción y podrás disfrutarla plenamente. Porque aunque sea negativa o positiva, una emoción es siempre una experiencia útil y única.

Si no encuentras las palabras

El lenguaje es un arma muy poderosa en los seres humanos, y es que, no solo nos podemos comunicar con otras personas, sino que también podemos darle forma a aquello que sentimos. Le ponemos nombre y lo entendemos mejor, nos queda más claro y nos evita confusiones. Sin embargo, existen ciertas situaciones en las que no encontramos palabras, no sabemos cómo expresarnos y eso nos hace confundirnos aún más. Se trata de otra de las razones por las que, a veces, no sabemos lo que sentimos. La clave para evitar estas circunstancias es ir reflexionando día tras día, porque esto nos ayudará a ponerle fin a la incapacidad para expresar los sentimientos y con el tiempo evitaremos estas circunstancias.

Cuando la emoción está en proceso

Es fácil saber si estamos contentos cuando hemos aprobado un examen o si estamos tristes porque hemos perdido a un ser querido. Se trata de emociones fácilmente reconocibles, pero qué pasa cuando todavía la emoción no ha llegado a su esplendor y no sabemos si estamos contentos o tristes. Una de las mayores confusiones que pueden surgir con respecto a saber lo que sentimos se centra en el tema fisiológico. Las emociones siempre van acompañadas de una respuesta física, por eso, es importante cuidar las emociones, porque si no reconocemos fácilmente la emoción, podemos crear otra respuesta y caer en una confusión aun mayor.

Los sentimientos encontrados

Seguramente alguna vez habrás oído esta expresión e incluso puede que la hayas utilizado. Pasa cuando te sientes contento por una parte y triste por otra. Cuando tienes ansiedad pero también te sientes feliz, cuando quieres una cosa pero también quieres otra. Es entonces cuando estás entre dos mares, que la confusión se apodera de ti. Es importante no perder la calma, y poder estar sereno para distinguir bien las emociones que luego darán paso a los sentimientos, así conseguiremos relajarnos.

Para saber cómo nos sentimos es importante relajarnos y dejar que nuestras emociones fluyan. A veces, cuanto más nos empeñamos en saber qué nos pasa, más nerviosos nos ponemos y menos oportunidades nos quedan para descubrirlo. Por eso, una de las mejores ideas que podemos tener para conectar con lo que sentimos es no intentar buscarlo. Tácticas como la meditación o el mindfulness puedes ayudarte a desconectar y hacer que nuestras emociones, simplemente se manifiesten.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios