Cómo diferenciar un sentimiento de una emoción

Las emociones y los sentimientos: 5 diferencias básicas

Muchas veces confundimos emociones y sentimientos. Los sentimientos son fruto de una emoción, son una emoción conceptualizada que determinará nuestro estado de ánimo. Así, los sentimientos nos permiten tomar consciencia del estado anímico. En función de nuestra carga emocional, aflorarán unos sentimientos u otros. Explicado así puede parecer algo demasiado enrevesado, así que vamos a descubrir 5 diferencias básicas que te permitirán distinguir emociones y sentimientos para que puedas despejar todas tus dudas.

1- La duración

Si nuestros sentimientos son fruto de las emociones, está claro que primero llega la emoción y luego el sentimiento. Pero, ¿cuánto duran? Las emociones son pasajeras, vienen y se van, y nos duran un periodo de tiempo muy breve. En cambio, cuando hablamos de sus efectos, los sentimientos, se quedan en nuestro interior y se prolongan en el tiempo. Las emociones son instantáneas, mientras que cuando detectamos los sentimientos como el amor, el odio o la rabia su presencia en nuestro ser se puede prolongar durante días, semanas, meses o años.

2- Emociones básicas, sentimientos complejos

Otra diferencia muy importante es que las emociones son algo básico, primitivo, y los sentimientos son mucho más complejos. Una emoción es algo unidireccional, aparece de forma automática ante el estímulo que la provoca. Es algo primitivo, no podemos hacer nada con ella. En cambio, cuando desencadenan un sentimiento sí que podemos pensar y reflexionar de manera consciente sobre lo que sentimos a partir de ese sentimiento. Las emociones son rápidas, los sentimientos necesitan un tiempo para poder ser expresados, para formarse y desarrollarse.

3- El proceso creativo

Directamente relacionada con la segunda nos encontramos la tercera gran diferencia entre los sentimientos y emociones. Si estas son algo primario se crean de manera inconsciente mientras que el origen de los sentimientos siempre viene dado por un proceso consciente. Nuestros pensamientos son los que nos harán regular los sentimientos. Pero cuidado, esto no quiere decir que no podamos actuar movidos por las emociones, ya que estas pueden tener ciertos efectos sobre nuestras conductas.


4- El control y la gestión

Siendo algo primario o instintivo, las emociones se pueden gestionar aunque en el caso de los sentimientos es más complicado ocultarlos, son algo que está ahí y no hay más que hablar. Pero, de esta gestión cabe decir que los sentimientos se pueden aumentar, mantener, reducir etc. En este sentido, si reprimimos nuestras emociones podemos sufrir graves consecuencias y en el caso de nuestros sentimientos también, porque si no tomamos conciencia de ellos, cuestiones tan importantes para nuestro yo como la autoestima pueden verse gravemente resentidas, hiriéndonos a nosotros mismos.

5- El tipo de reacción que suponen

Las emociones son reacciones psicofisiológicas que, como hemos dicho anteriormente, se producen fruto de uno o varios estímulos. En cambio, los sentimientos son la interpretación de esa emoción, y si que podemos reaccionar ante ellos. Lo mismo pasa cuando nos pica una avispa. Nuestra primera reacción es el dolor, ese “¡au!” que exclamamos. Trasladado al mundo de las emociones y sentimientos, esa reacción sería la emoción. En cambio, el sentimiento sería reaccionar poniéndonos crema para rebajar la hinchazón producida por el picotazo, una reacción consciente ante el estímulo.

Hay más diferencias, como el hecho de que las emociones vienen de una en una pero nos pueden producir diversos sentimientos a la vez -miedo e ira, por ejemplo- o que los sentimientos tienen una mayor carga intelectual que las emociones, pero estos cinco son los elementos más destacados que nos permitirán diferenciar entre emociones y sentimientos.

Esto también nos ayudará en el difícil trabajo de comprender nuestras emociones y sentimientos, en especial a la hora de compartirlos con quienes nos rodean. No olvides que a la hora de compartir tus sentimientos debes ser tan específico como puedas sobre el estímulo que te los ha causado y la reacción, y no olvides que expresar tus sentimientos te hará feliz.

Pau Sisternas

Graduado en Periodismo y comunicación por la Universitat de València. Postgrado en formación del profesorado de Español como Lengua Extranjera. Periodista, blogger, community manager, apasionado del deporte y atleta en mi tiempo libre. De Valencia, intento vivir de lo que más me gusta escribiendo en blogs. Aficionado a cualquier deporte, adicto a las series, creo que las películas se disfrutan más con palomitas. Aunque suene a tópico, a mi también me gusta leer, viajar y la buena comida.

Comentarios

comentarios