Características de la personalidad de tipo C

¿Cuál es la personalidad tipo C? Todo lo que debes saber sobre la misma

La necesidad constante de armonía y la falta de expresión ante las emociones negativas son dos de los rasgos más comunes de la personalidad tipo C, pero ¿cuáles son los rasgos de la personalidad tipo C? Hoy nos detenemos a desvelar los aspectos que definen a este tipo de personalidad.

Al igual que existe un patrón de personalidad tipo A y otro patrón de personalidad tipo B, los expertos han clasificado un tercer modelo, el tipo C. Seguro que en más de una ocasión te has cruzado con personas a las que les cuesta gestionar sus emociones y expresarlas, especialmente las más negativas. Pues bien, este es el patrón de conducta tipo C. Te contamos al detalle todo lo que debes saber sobre los rasgos principales que nos ayudan a identificarla.

Así son las personas con personalidad tipo C

Pues bien, ese tipo de personas que se pueden llegar a contiener hasta límites insospechados y que tratan de reprimir las emociones más desagradables que puede sentir el ser humano, como es por ejemplo la ira, ese es uno de los rasgos que definen a las personascon personalidad tipo C. Los expertos descubrieron en el año 1980 un nuevo patrón de personalidad, la personalidad tipo C, también conocida como "la personalidad propensa al cáncer" (consultar en referencias). Y es que, diversos estudios científicos han demostrado que la influencia del estrés que sufren las personas con personalidad tipo C, aumenta de forma exponencial las posibilidades de padecer esta enfermedad.

Pero además de esto, las personas con personalidad tipo C tienen otros muchos rasgos característicos que las definen:

1. Tendencia a la depresión

Las personas con personalidad tipo C son más propensas a padecer enfermedades como la depresión, por el simple hecho de reprimir sus emociones. Hay que tener en cuenta que las emociones tienen un papel fundamental en la vida del ser humano, ya que le ayudan a comunicarse con los demás y también le empujan a luchar por sus metas y objetivos.

2. Sentimientos de desesperanza y tristeza

Los individuos con personalidad tipo C tienden, como decíamos al principio, a ocultar sus emociones negativas, como el miedo o la tristeza, y tratan de mantener una falsa apariencia de calma positiva cuando están con los demás. Sin embargo, el hecho de ocultar las emociones, implica que este tipo de personas se sientan a menudo más tristes y desesperanzadas. De este modo, podemos llegar a imaginar cómo se pueden sentir este tipo de personas y lo complejo que es salir de ahí.

3. Elevada autocrítica

Cada tipo de personalidad es único y en este caso, las personas con personalidad tipo C son personas con una marcada tendencia a la autocrítica, es decir, a culparse a sí mismos de todo lo que les pasa, incluso a veces, a culparse por cosas que pasan a su alrededor.

4. Salud

En general, y según han demostrado algunos estudios científicos, las personas con personalidad tipo C son más propensas a padecer enfermedades, especialmente el cáncer, pero también enfermedades autoinmunes (enfermedades en las que el sistema inmunitario reacciona contra los propios tejidos).

Y es que, aunque a veces no lo creamos, existe una estrecha relación entre las cosas que le ocurren a nuestra mente y nuestro propio cuerpo. Por ello, en el caso concreto de la personalidad tipo C, la represión de las emociones y la tendencia a la depresión, puede ocasionar algunas enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario y con las células.

Por todo ello, es imprescindible tener en cuenta que una persona que sigue los patrones de esta conducta, no tiene que haber decidido ser de ese modo o actuar así, puesto que el malestar que puede sentir es muy grande. A fin de cuentas todos y cada uno de nosotros sea cual sea nuestra personalidad tenemos que aprender a gestionar nuestras emociones, a ser conscientes de lo que nos afecta y a trabajar siempre en ello, sin dejar a un lado nuestras necesidades, con la intención de gozar de una buena salud emocional.

Sentir y expresar las emociones no es una cualidad innata, sino que es algo que los seres humanos podemos llegar a aprender a lo largo de toda nuestra vida.

Fuentes consultadas:

  • Cardona, E. Jaramillo, A. Díaz, V. (2013). Relación entre la personalidad tipo C y el cáncer: estado del arte. Revista de psicoespacios. Revista Virtual de Ciencias Sociales y Humanas “Vol. 7- N 10.
  • Vinaccia, S. (2003). El Patrón de Conducta Tipo C en Pacientes con Enfermedades Crónicas.  Facultad de Psicología. Universidad San Buenaventura, Medellín. Revista Colombiana de Psiquiatría. Vol.32 no.2

Share this post

Carolina Ferreiro

Carolina Ferreiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Mi vocación es contar noticias y transmitir información útil y relevante para los demás. Escribo noticias relacionadas en medios de referencia relacionados con el empleo, cursos, orientación académica, y actualidad educativa. En el día a día disfruto con todos los temas que están relacionados con la maternidad (feliz mamá de dos hijos), la infancia y la familia. Asimismo, me interesan mucho todos los asuntos que atañen a la nuestra psicología, salud y nuestra alimentación.

Comentarios

comentarios