Cómo afecta tu personalidad a tu cuerpo

Tu tipo de personalidad afecta a tu salud física y emocional

Existen muchos y diversos tipos de personalidad en el mundo, y, aunque cada persona es única, todos tenemos ciertos rasgos que pueden hacer que nuestra salud se deteriore, de un modo u otro. Personas más agresivas, más espontáneas, más positivas o más egoístas. El caso es que, nuestro tipo de personalidad afecta a nuestra salud mucho más de lo que imaginamos.

No es ningún secreto que las personas más optimistas y aquellas con más pensamientos positivos son mucho más felices y sonríen más. Y es que, ver el lado bueno de las cosas puede hacer que tu humor mejore, y por tanto, que tu salud emocional sea de mayor calidad. Sin embargo, también debemos tener en cuenta que no solo nuestra salud emocional depende de nuestro estado de ánimo, sino que también debemos darnos cuenta cómo influye en nuestra salud física. Por ello, vamos a comprobar qué tipo de problemas de salud física y emocional se pueden dar como consecuencia de nuestra personalidad y forma de ser.

Personalidad, salud y emociones

Sabemos que una persona con baja autoestima puede tener tendencia a sufrir algunas. Lo contrario ocurre con alguien alegre y con inteligencia emocional. Y es que, el estrés, la ansiedad y la depresión, no solo son enfermedades emocionales, sino que pueden dar lugar a otras cosas más graves. Por eso, como ya sabemos nuestra forma de ser interviene en nuestra salud y en muchos casos como consecuencia de estas emociones negativas, lo hace de la manera más dura posible.

Cáncer, artritis, ataques cardíacos... existe una relación directa entre la personalidad y nuestra salud física, por lo que es importante que conozcamos las consecuencias y que cuidemos nuestra salud emocional. Teniendo cuidado podremos, no solo mejorar nuestra calidad de vida, sino también prevenirnos frente a algunas enfermedades.

Tu personalidad y el cáncer


Son ya muchos años en los que la relación entre cáncer y personalidad se hace cada vez más patente. A pesar de que hoy en día hay muchas preguntas por resolver en este sentido, también es verdad que podemos dar con ciertas afirmaciones en relación a este asunto. Por ejemplo, se ha comprobado que las personas acostumbradas a reprimir sus emociones negativas, y que son excesivamente racionales, tienen más propensión a tener cáncer. Por otra parte, dar rienda suelta a nuestra tristeza tampoco es la solución, ya que, la depresión y la desesperanza también se relacionan directamente con esta enfermedad.

El estrés y la artritis

El cáncer no es la única enfermedad que está generada por causas emocionales, y es que, el estrés, es un agravante de muchas patologías, pero también es la causa de diversas enfermedades. En el caso de la artritis, el hecho de vivir estresados y que eso forme parte de nuestro día a día nos hace más sensibles con respecto a estas enfermedades, es más, lo hace tanto en el principio como en el desarrollo de la enfermedad. Existen dos tipos de artritis reumatoide, la que está relacionada con el estrés y la que se encuentra desligada de el mismo. La primera suele agravarse más rápidamente, mientras que la segunda, de factor genético, tiene un comienzo más lento.

Tu personalidad y tu corazón

Y como no podía ser menos, existe un tipo de personalidad que está totalmente ligado a la posibilidad de presentar un ataque al corazón. Se trata de un tipo de personalidad que en psicología se denomina "Tipo A". Las personas pertenecientes a este grupo son personas competitivas, agresivas y muy ambiciosas.

Este patrón de conducta engloba a gente que basa su autoestima entorno al trabajo y a los logros recibidos. Suelen poner todo su empeño en prosperar y el estrés y la hostilidad forman una parte importante de su día a día. Otra de las características de estas personas, más propensas a sufrir un ataque cardíaco, es que son muy impacientes y lo quieren todo aquí y ahora. Siempre están tensos y no les gusta expresar sus sentimientos. Muy a menudo tienen problemas de insomnio y el colesterol y los triglicéridos les suben por las nubes.

Es importante que nos demos cuenta de lo mal que nos puede sentar en nuestra salud diversos comportamientos. Solo siendo conscientes podemos mejorar nuestra calidad de vida y por supuesto, alargarla.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios