Tratamiento del trastorno antisocial de la personalidad

Trastorno de personalidad antisocial: qué es, síntomas y características

Cuando nos referimos, en la vida cotidiana, a la palabra antisocial, la solemos vincular a personas a las que no les gusta relacionarse. Puede que hablemos de alguien que no quiere acudir a fiestas o que prefiere sentarse solo a la hora de la comida. Lo cierto es que, este es un trastorno de personalidad que puede darse más de lo que imaginamos y si conocemos un poco del trastorno de personalidad antisocial (TPA), veremos que no tiene mucho que ver con esta concepción.

¿Qué es el trastorno de personalidad antisocial?

Hablamos de que una persona tiene un trastorno de personalidad antisocial cuando le cuesta adaptarse a las normas de una sociedad. Es decir, nos encontramos ante una persona que tiene problemas para vivir en armonía y tiene una alta tendencia por saltarse todo tipo de reglas establecidas. Si bien es cierto que hoy en día muchas personas se saltan las normas, no todas sufren este trastorno.

Dicho así, podríamos pensar que ladrones u otro tipo de embaucadores forman parte de este grupo de personas. Lo cierto es que, no todas las personas que se saltan las normas son antisociales, pues todos lo podemos hacer en algún momento.

El trastorno de la personalidad antisocial se caracteriza fundamentalmente por la violación de los derechos de los demás en favor de los propios, lo que en ocasiones puede que se manifieste mediante características propias de una persona egoísta. Se trata de un trastorno que aparece en la adolescencia y que se manifiesta en individuos que tienen poca responsabilidad y menos amabilidad.

¿Cómo identificar a una persona que sufre trastorno antisocial?

Las personas con trastorno de personalidad antisocial suelen ser encantadores. En realidad, te manipulan para aprovecharse de ti, y lo único que buscan es conseguir sus objetivos, por lo que, permanecer al lado de una de estas personas, es algo que afecta gravemente a quien toma esa decisión. Esto también les hacer parecer cínicos, pero la realidad es que sufrir este tipo de trastorno es algo muy duro.

Una de las características principales del antisocial es que es muy impulsivo. No piensa antes de actuar, sino que busca el bienestar aquí y ahora, lo que hace que pueda tener horribles consecuencias en su entorno.

A menudo las personas que sufren trastorno antisocial suelen presentar depresiones y su vía de escape suele ser la adicción, tanto al alcohol como a la droga. Otra de las señales para identificar a una persona que sufre trastorno antisocial es que son irresponsables, no se comprometen ni con un trabajo ni con una pareja, ni siquiera con un amigo, por lo que su inclusión en la sociedad se vuelve cada vez más complicada.

¿Cuál es el origen del trastorno de personalidad antisocial?

Del mismo modo que el resto de trastornos de la personalidad, no es posible establecer una causa única y clara que lleve a sufrir el trastorno de personalidad antisocial. Sin embargo, sí que podemos plantear ciertas hipótesis, que nos hagan dar con el quid de la cuestión.

Por un lado, hay que destacar el factor genético en el TPA, por lo que podría tratarse de una enfermedad heredada de padres a hijos. Además, estas personas muestran una actividad menor en la amígdala, que es esa parte del cerebro encargada de las emociones.

Por otro lado, una infancia con padres demasiado permisivos, conflictos en nuestro entorno y familias que han maltratado a la persona, pueden llevar a un individuo a establecer como objetivo principal sus objetivos y desechar los de los demás.

¿Cuál es el tratamiento para este tipo de trastorno?

Cuando una persona padece el trastorno de personalidad antisocial, debe darse cuenta que se encuentra ante una situación complicada, y por eso, la presencia de un profesional para hacer frente al TPA será la clave.

La terapia cognitiva para el TPA suele ser la más efectiva en estos casos. En ella, se aprenderá a tolerar la frustración y a ser consciente de los actos de uno mismo. Es la única forma de aprender a regularse emocionalmente y a gestionar mejor las emociones. En la misma, será esencial que el paciente entienda cómo afectan a los demás sus conductas.

Share this post

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios