Ser el centro de atención

¿Qué se esconde detrás de la necesidad de ser el centro de atención?

Seguro que en más de una ocasión te has encontrado con personas que buscan ser el centro de atención allá donde van. Las personas que buscan no pasar inadvertidas y que necesitan ser el centro de atención allá donde van tienen, lo que se denomina, el trastorno histriónico de la personalidad. Así, este tipo de personalidad se caracteriza, ante todo, por tener una acentuada obsesión por el hecho de llamar la atención.

Querer ser el centro de atención, el trastorno histriónico de la personalidad

De esta forma, cuando una persona histriónica no consigue el objetivo de llamar la atención en el círculo social en el que se encuentra puede llegar, incluso, a sentirse sola/o, aburrida/o o desmoralizada/o ante el hecho de no conseguir atraer el interés de los demás. Pero en general, una persona con este tipo de trastorno de la personalidad intentará hacer lo posible para conseguir su fin.

En este sentido, es probable que intente llamar la atención de los demás a través de sus gestos, o bien a través de su forma de vestir, o buscando la exageración y el dramatismo al contar sus historias personales. Los expertos aseguran que las personas con trastorno histriónico de la personalidad son sumamente dadas a la teatralidad en todas sus acciones, y tienen también la capacidad de convertir cualquier situación cotidiana en un acontecimiento de dimensiones sumamente relevantes.

Algunas señales que permiten identificarlo

Para identificar a una persona histriónica tan solo hay que comprobar que ésta cumple con unas determinadas características. Algunas señales que caracterizan a los histriónicos son:

1. Buscan la provocación

Los histriónicos sienten la necesidad de provocar a los demás a través de diversas técnicas de seducción y provocación. Además, la seducción sexual puede llegar a ser un arma muy recurrente en este tipo de personas.

2. Son influenciables

Aunque les gusta llamar la atención, una señal muy característica de una persona histriónica es que ésta es tremendamente influenciable. Por ello, a una persona histriónica le cuesta mucho decir que no, aunque piense que eso que le proponen no es lo correcto.

3. Cambian su estado de ánimo de forma repentina

Las personas histriónicas suelen ser también muy volátiles en cuanto a su estado de ánimo se refiere. Por ello, en algunos momentos pueden sentirse plenamente felices y de repente, llegar a sentirse enfadados o frustrados sin una razón aparente.

Cómo tratar con las personas que buscan ser el centro de atención

Si tienes que tratar con una persona con trastorno histriónico de la personalidad necesitarás, en primer lugar, aceptarla como es. Y es que este tipo de personas tienen una gran dificultad para gestionar sus emociones, por lo que no le ayudarás si le tratas con compasión o reforzando su victimismo.

En este sentido, lo mejor es que le respetes como es, y que intentes recordar que se trata de una persona que tiene que hacer frente a dificultades debido a su forma de ser. Sin embargo, el hecho de que aceptes a una persona histriónica, no significa que no debas poner ciertos límites si sientes que este tipo de personalidad arrolladora está invadiendo tu intimidad.

En definitiva, para tratar con personas que padecen el trastorno histriónico de la personalidad, lo mejor es evitar entrar en juegos psicológicos y manipulaciones y, siempre que te sea posible, intenta poner cierta distancia entre estas personas y tú. Y es que las personas histriónicas tienen una tendencia muy marcada a idealizar o menospreciar a las personas que tienen en su entorno más cercano, y son también muy propensas a la inestabilidad emocional.

Fuentes consultadas:

  • Cloninger, SC. (2003). "Teorías de la Personalidad". Prentice Hall Mexico.
  • Linares, J.L. (2007): "La personalidad y sus trastornos desde una perspectiva sistémica". Clínica y Salud vol.18, nº3. Madrid

Share this post

Comentarios

comentarios