Cuáles son los defectos de una persona

5 defectos que todos podemos tener y sobre los que deberíamos trabajar

Una de las mayores virtudes que puede tener un ser humano es ser capaz de reconocer sus defectos. Para algunos, es complicado entender que nadie somos perfectos, que cada uno tiene su personalidad y su forma de ser, y con las exigencias del mundo de hoy en día dicha imperfección todavía más compleja de entender. Sin embargo, aprender que todos podemos hacer cosas mal, saber ver en qué fallamos e intentar trabajar sobre ello, será un arma muy poderosa que podrá dirigirnos hacia donde queramos. Precisamente de ello, es de lo que vamos a tratar en las siguientes líneas, de los principales defectos que las personas tienen y que de alguna forma compartimos.

Descubre cuáles son los peores defectos que el ser humano posee

Entre todos los defectos del ser humano, hay algunos que son más comunes que otros. La educación, la sociedad y el aprendizaje nos llevan a comportarnos de una forma poco agradable para los demás, pero también para nosotros mismos. Hemos de entender que todos tenemos ciertos sentimientos y emociones, pero en algunas personas se desarrollan más que en otras. Si quieres trabajar sobre tus defectos, te contamos cuáles son los defectos más comunes y cuánto daño nos hacen.

1. La avaricia

Esa necesidad banal de querer acumular bienes y riquezas podría jugarnos muy malas pasadas. Para empezar, el avaricioso nunca tiene suficiente, por más que acumule siempre quiere más, y es que este defecto actúa del mismo modo que una droga. Por eso, las personas avariciosas nunca estarán contentas, sino que la frustración de querer siempre más les acompañará en su días. Por otra parte, el avaricioso pretende conseguir cada vez más dinero o bienes materiales sin importarle el medio o a quien haga daño en su camino. No coopera ni colabora, lo que le convierte en un ser individualista que crea situaciones de injusticia que nada favorecen a la sociedad.

2. El rencor


El hecho de no saber perdonar y olvidar es un defecto muy común en las personas. Saber perdonar y olvidar es una de las virtudes del ser humano que más cuesta poner en práctica. Sin embargo, el rencor es mucho más poderoso y más fácil de llevar a cabo. Es normal que nos sintamos ofendidos alguna vez o que nos acordemos de esa persona que nos ha hecho daño, pero si no aprendemos a perdonar, viviremos unidos a esa circunstancia para siempre. Además, muchas personas movidas por el rencor actúan vengándose de su agresor. Que no te engañen, porque la venganza no se sirve en platos fríos, es más, esta venganza puede hacernos mucho más daño a nosotros mismos de lo que pensamos, pues querer que otra persona sufra y conseguirlo, no es algo que nos honre. Y es que, no es recomendable que nos convirtamos en personas que se sienten bien con el mal ajeno.

3. La intolerancia

Las personas intolerantes son cerradas de mente y no conciben otra realidad que la que ellos mismos se han creado. Es conveniente que entendamos que cada uno tenemos nuestras circunstancias, nuestros deseos y nuestras inquietudes, y no saber mirar más allá de nosotros mismos es algo que puede ser muy perjudicial. Esto es lo que convierte a la intolerancia en uno de los defectos más graves de toda la humanidad.

4. La agresividad

La ira es una emoción básica en el ser humano, y enfadarnos de vez en cuando no es solo habitual sino que además es recomendable. Sin embargo, cuando una persona se muestra agresiva todo el tiempo, y más cuando usa la fuerza física como método para conseguir lo que quiere, está en un grave problema. El agresivo es visto por el resto como una amenaza, algo que le dificulta las relaciones sociales y la posibilidad de vivir tranquilo y en armonía. Así que si quieres trabajar tus defectos tendrás que sacar la agresividad y los impulsos de tu vida.

5. La pereza

Y si hay algo que nos limite en el mundo y que nos haga más débiles y pusilánimes es la pereza. Es otro de los peores defectos que una persona puede tener porque na persona puede ser muy inteligente, puede tener muchas ideas y buena voluntad, pero si llegado el momento no las pone en práctica no servirán de nada. Es muy fácil dejarse llevar por la pereza, es más una vez estamos dentro es una rueda de la que cuesta salir. Sin embargo, activarte y motivarte para hacer todo aquello que te propongas dará un giro radical a tu vida.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios