Rasgos de la personalidad evitativa

Lo que debes saber del perfil de una persona evitativa y entenderla

Todos y cada uno de nosotros somos personas diferentes. Nuestra personalidad es única y no es igual a ninguna otra persona que existe en el mundo, por eso, entendernos unos a otros resulta a veces, tan complicado. Lo cierto es que, además de nuestra parte complicada también es la parte que nos define, que nos hace ser quien somos. Por eso, aprender a comprender a personas con personalidad evitativa, puede dar respuesta a muchos interrogantes.

En la vida pasamos por un sinfín de situaciones que componen nuestra personalidad. Algunos viviremos circunstancias que nos hagan más dominantes y otros seremos más sumisos. Hay quien será más temeroso y quien no tendrá miedo a nada. El caso es que, cada uno somos los que somos, tanto para lo bueno como para lo malo, y si tienes a alguien cerca con este tipo de personalidad, seguro que hay algunos rasgos de la personalidad evitativa que te suenan, pero ir más allá te ayudará a entenderlo mejor, desarrollar tu empatía y a relacionarte con él.

Características de una persona evitativa

Para entender mejor cómo es una persona evitativa, vamos a hablar de algunos rasgos que la caracterizan. ¿Estás pensando en alguien en concreto? Presta atención a estas características y compara si cuadran con la persona en la que estás pensando. Esto puede hacer que la entiendas mejor.

  • Discreta. La discreción es uno de los rasgos más característicos de este tipo de personalidad evitativa. Suele gustarles pasar desapercibidas, por eso no destacarán por llamar la atención, son también personas tímidas, tanto que puede que al principio ni las veas. Y es que, no por ser discretas significa que no sepan lograr sus objetivos, como el de esconderse.
  • Sensibles. Sí, las personas evitativas viven las experiencias de una manera muy intensa, por eso huyen de cualquier situación que pueda convertirse en una crítica hacia ellas. Son personas muy sensibles que no toleran nada bien el rechazo, por eso, en muchas ocasiones tienen miedo a ser juzgados por los demás e intentan evitar relaciones antes de que las rechacen.
  • Indecisas. Al esconderse y huir de críticas, suelen tener problemas para enfrentarse a sus defectos, lo que les lleva a tener una baja autoestima. A las personas evitativas les importa mucho la opinión de los demás y no saben actuar sin algún refuerzo, por lo que la indecisión forma parte natural de su personalidad.
  • Poco sociables. A pesar de ser cordiales y muy amables, los grandes grupos de desconocidos las aterran. No es que no les guste estar con gente, es que tienen miedo a sentirse rechazadas y lo evitan a toda costa.
  • Familiares. Huyen de lo nuevo y prefieren lo malo conocido, por así decirlo. Las personas evitativas se sienten cómodas en situaciones que ya conocen con personas que ya conocen. Todo lo novedoso les asusta.

¿Cuáles son las causas de este tipo de personalidad?

Para poder ir más allá, es preciso encontrar cuáles son las causas del trastorno de personalidad evitativa porque esto nos ayudará a encontrar la forma de relacionarnos, de comprender y de ayudar a estas personas para dar luz a estas circunstancias. Y es que, tanto si es un caso ajeno, como si es el nuestro propio, tener una base para conocer los desencadenantes nos ayudará a mejorar la calidad de vida. Con todo ello, podremos ponernos en manos de especialistas y psicólogos que nos ayuden a encontrar la mejor terapia.

De acuerdo con lo expertos, no hay una causa clara que justifique la personalidad evitativa. No obstante, podemos achacarlo a cualquier episodio en el que alguien se haya sentido aislado o rechazado y tenga miedo a volver a padecerlo. También puede ser una causa los abusos que se sufren de niños o situaciones donde se hayan visto humillados y avergonzados ante mucha gente, ya sea en el ámbito familiar o escolar.

De este modo, la persona evitativa tendrá un miedo enorme a estar en situaciones que le recuerden a esa experiencia pasada que tanto teme. Así, se desarrolla cada vez más miedo y una intolerancia a ser criticados o rechazados, que les hace permanecer inmóviles.

Share this post

Mamen Palanca

Mamen Palanca

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Amplia experiencia en el campo de la redacción de artículos y reportajes de diferentes temáticas, destacando la psicología. Por este motivo, actualmente continúa su formación académica cursando los estudios de Grado en Psicología por la UNED, motivo por el cuál es una apasionada del campo de desarrollo personal y la gestión emocional.

Comentarios

comentarios